EMPLEO EN USA

Algunos cuidados a tener en cuenta con las Visas L-1

Las visas profesionales para transferencia de ejecutivos, gerentes y empleados esenciales (visas L-1) están siendo sometidas a un mayor escrutinio en la Administración Donald Trump. El abogado Carlos Colombo se especializa en esos procedimientos y realizó algunas observaciones al respecto:

La orden ejecutiva "Comprar estadounidense, Emplear estadounidense” emitida por el presidente Donald Trump le ha causado dificultades a los inmigrantes que buscan obtener una amplia variedad de categorías de visas. Una de las últimas víctimas del enfoque de la administración Trump al proteger a los trabajadores estadounidenses (a menudo a expensas de los intereses de la industria y empresa local) es el programa de visas L-1.

La visa L-1 le permite a ciertos empleadores transferir ejecutivos, gerentes y trabajadores con conocimientos especializados entre compañías afiliadas. Deben cumplirse numerosos requisitos para calificar para una visa L-1; entre ellos, la empresa extranjera debe tener una relación calificada con una compañía de los EE.UU.

Además, en los últimos tres años antes de presentar la solicitud, el empleado-candidato debe haber trabajado continuamente para el empleador extranjero durante al menos un año en uno de las tres categorías enumeradas anteriormente.

Los ejecutivos y gerentes que ingresen a los Estados Unidos bajo una visa L-1A pueden permanecer en el país durante 7 años, junto a su familia inmediata mientras que los empleados con conocimientos especializados pueden hacerlo durante 5 años. Estas visas pueden ser renovadas, y los empleadores pueden patrocinar una residencia permanente para empleados con visas L-1A.

Mejor no exponerse a un rechazo. Más rechazos y solicitudes de evidencia bajo las nuevas políticas

Si bien el programa de visas L-1 ha sido una forma popular para que las compañías traigan a trabajadores calificados a los Estados Unidos, esta visa ha llamado la atención de la administración de Trump al considerar que los trabajadores estadounidenses son teóricamente perjudicados por empleados extranjeros que ingresan a los Estados Unidos. El programa de visa L-1B que permite traer trabajadores con conocimientos especializados es el que está recibiendo un daño más generalizado al recibir un estándar de escrutinio más estricto.

De manera similar, las solicitudes de renovación están siendo examinadas con más detalle y ya no reciben una consideración especial o particular. En su lugar, se le ha indicado a los funcionarios que evalúen con el mismo criterio a las solicitudes de extensión de visa para no inmigrantes, aun cuando no exista algún cambio esencial o estructural en la compañía o en el trabajo que desarrollan. En otras palabras, en lugar de apoyarse en la aprobación anterior como la base para otorgar una renovación, el solicitante deberá probar que califica para una visa L-1.

La política actual ha llevado a más tanto nuevas solicitudes como reclamo de renovación de visas L-1 rechazadas, así como a más pedidos de evidencia (RFE) por parte del Servicio de Inmigración de los EE. UU.

Además, Inmigración de los EE. UU. ha expandido su programa de visitas al sitio de trabajo para asegurarse de que los empleadores estén cumpliendo con los requisitos de la visa L-1 y otras visas de trabajo. Esto, sumado al criterio más estricto aplicado a las solicitudes, demuestra el aparente compromiso de la administración en reducir la cantidad de trabajadores extranjeros en los Estados Unidos.

Una meticulosa solicitud o renovación de visa L-1 todavía puede ser aprobada

Es cierto que ha habido más rechazos de solicitudes de visas para transferencia de ejecutivos, gerentes y empleados esenciales, pero estas visas todavía están siendo aprobadas. Los requisitos para este tipo de visa son estrictos y deben ser cumplidos en su totalidad para poder calificar. Es de vital importancia que todos los formularios presentados al Servicio de Inmigración de los EE. UU. sean exactos y congruentes con la evidencia que presentará.

Para la visa L-1, es indispensable que su solicitud o renovación se presente de acuerdo a lo que establece la ley federal de inmigración. Contratar a un abogado de inmigración experimentado para ayudarle a redactar y presentar su solicitud o renovación puede aumentar de manera considerable la probabilidad de que reciba una aprobación.

Si bien el intento de la administración Trump por reducir la cantidad de trabajadores extranjeros es preocupante, obtener una aprobación para ejecutivos, gerentes y empleados esenciales que requieren ser transferidos a los EE. UU. a través de su compañía, todavía puede ser logrado siempre que se preste una atención cuidadosa a las tendencias en curso y requisitos del Servicio de Inmigración de los EE. UU.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario