0 STRESS

Meditación: la gran aliada de una vida tranquila

Las demandas de la vida moderna, la cantidad de actividad física y mental, el bombardeo de información más la enorme lista de todo lo que se desea hacer, llevan indefectiblemente al estrés, ansiedad o gran inquietud. Es necesario saber cómo una persona puede liberarse sin cambiar el ritmo de vida reposando la mente únicamente un par de veces al día.

La meditación, por ejemplo, en una gran herramienta. Meditar brinda el descanso más profundo de todos los descansos. Este comprobado que 20 minutos de meditación profunda equivalen a varias horas de sueño reparador. Es por eso que cuando se practica la meditación y cuanto más profundo se descansa, más dinámico se será durante la actividad y menos cansancio se tendrá en las actividades diarias. 

La meditación es una práctica en la cual el individuo entrena la mente o induce un modo de conciencia, ya sea para conseguir algún beneficio o para reconocer mentalmente un contenido sin sentirse identificado/a con ese contenido, o como un fin en sí misma.

El término meditación se refiere a un amplio espectro de prácticas que incluyen técnicas diseñadas para promover la relajación, construir energía interna o fuerza de vida y desarrollar compasión, amor, paciencia, generosidad y perdón. Una forma particularmente ambiciosa de meditación tiene como fin conseguir sostener la concentración en un punto sin esfuerzo, enfocado a habilitar en su practicante un estado de bienestar en cualquier actividad de la vida.

La meditación toma diferentes significados en diferentes contextos; ésta se ha practicado desde la antigüedad como un componente de numerosas religiones y creencias, pero la meditación no constituye una religión en sí misma. La meditación normalmente implica un esfuerzo interno para autoregular la mente de alguna forma. Normalmente se usa para concentrar la mente y aliviar determinadas condiciones de salud o psicológicas, tales como la presión alta,6 depresión, y ansiedad. Puede hacerse sentado/a, o de una forma activa —por ejemplo, los monjes budistas practican la atención en todas sus actividades del día a día como una forma de entrenamiento mental. Esta práctica tiene como fin último lograr un estado de paz total a través del control de los pensamientos y las emociones.

El cuerpo se enferma de tanto trajín, por eso el descanso se torna imprescindible. Dejar ir a la mente en la meditación es también la mejor herramienta para limpiar el disco rígido de la memoria donde se han guardado experiencias del pasado que pesan sobre los hombros y que hacen accionar y reaccionar según lo que hay grabado en aquella memoria. La memoria y la mente son vastas y alcanzan miles y miles de eventos pasados.

Se puede aprender a meditar en 3 días solo un par de horas diarias. Uno recibe un Mantra y la meditación es mucho más profunda.

La meditación debe practicarse en un lugar tranquilo y silencioso. Esto  permite enfocarse exclusivamente en esta tarea y evitar que los estímulos externos invadan la mente. Se debe buscar un lugar donde no ser interrumpido durante la meditación, ya sea durante 5 minutos o media hora. No es necesario que el lugar sea tan grande, el vestidor de una habitación o incluso una oficina pueden servir, siempre y cuando sea un lugar privado.

Antes de comenzar, es importante decidir durante cuánto tiempo se meditará. Si bien las personas que ya practican la meditación recomiendan tener sesiones de meditación de 20 minutos 2 veces al día, las personas que recién comienzan pueden meditar lapsos cortos como 5 minutos una vez al día.

También hay que estar cómodo mientras se practica este tipo de disciplina por lo que es esencial que encontrar la mejor posición. Generalmente, la meditación se practica sentándose sobre un cojín en el suelo, en posición de loto o medio loto. A menos que las piernas, cadera y espalada baja sean muy flexibles, la postura de loto tiende a doblar la espalda baja y evita que haya un equilibrio en el torso por la parte de la columna. Elegir siempre una postura que permita tener el equilibrio necesario para permanecer derecho.

Por último, puede realizarse con los ojos abiertos o cerrados, aunque como principiante lo mejor sería que intentar hacerlo con los ojos cerrados. Esto bloqueará cualquier estímulo visual externo y evitará distraerse, ya que la persona se enfocará en la tranquilidad de su mente.

¿Cómo meditar?

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario