¿Y LA RACIONALIZACIÓN?

Triaca no sale de un escándalo y provoca otro: duplicará sus secretarías

A contramano del decreto de racionalización de Mauricio Macri, su ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que aún no terminó de salir del escándalo con la excasera, está por ingresar a una nueva polémica con sus intenciones de duplicar el número de secretarías para darle más poder a hombres de su círculo. Insistirán con que la estructura implicará un ahorro pero luego deberán aclarar que lo será respecto de un presupuesto 2018 que previamente había subido para albergar nuevas reparticiones...

Desde el año pasado estaba planeada una modificación estructural del ministerio que comanda Jorge Triaca, por lo que el ministro avanzará con la misma pese a las repercusiones del caso de Sandra Heredia, la exempleada doméstica, y el decreto antinepotismo de Mauricio Macri firmado para mitigar el escándalo. 
 
Cerca de Triaca confirmaron al matutino 'Ambito Financiero' la información aunque matizaron que no implicará necesariamente un aumento de cargos políticos, al menos en términos de gasto en comparación con el previsto en el presupuesto 2018 para el Ministerio.
 
Según ese medio, el cambio más importante será la creación de 3 nuevas secretarías por debajo de Triaca: "A la de Trabajo, a cargo de Horacio Pitrau; Empleo, con Ponte, y de Seguridad Social, de Juan Carlos Paulucci, se sumarán otras tantas: una de Administración, que recaerá en Esteban Eseverri, hoy subsecretario y abogado de confianza de Triaca; otra, de Relaciones Federales, que tendrá como titular a otro actual subsecretario de la misma cartera, Lucas Aparicio, con pasos previos en el Ministerio de Transporte y antes, vinculado al gremio estatal UPCN, y una más de Igualdad de Oportunidades y Género (tal su denominación provisoria) que tendrá al frente a una mujer, aún no confirmada". 
 
Los cambios se llevarán adelante en los próximos días, y elevarían de rango a su grupo de confianza, mientras relegaría al secretario de Empleo, Miguel Ponte, un exTechint de perfil técnico. 
 
Ya la semana pasada se publicó en el 'Boletín Oficial' la resolución 944 de la cartera laboral que creó 14 nuevas coordinaciones en el área de Empleo, lo cual de alguna manera recortaría funciones a Ponte.  
 
Esas agencias pasarían a la nueva secretaría de Relaciones Federales, de Aparicio, junto con otros programas como el Repro, que distribuye subsidios para empresas en situación crítica para ponerlas a salvo -en teoría- de un quebranto y propender a su continuidad. 
 
La reconversión de delegaciones de la Secretaría de Trabajo y de gerencias de la de Empleo en "agencias" de la nueva área será el mecanismo utilizado para mostrar una aparente racionalización de la estructura de cargos políticos que, de todos modos, no implicará despidos en esas jerarquías sino, eventualmente, cargos menos estables que podrá remover una nueva administración. 
 
En fecto, en Trabajo, dicen que la nueva estructura implicará un ahorro pero luego aclaran que lo será respecto de un presupuesto 2018 que previamente había subido para cobijar nuevas reparticiones. 
 
Otro gran beneficiario del futuro esquema será Eseverri, abogado de Triaca y uno de los autores de la reforma laboral. El actual subsecretario de Planificación de Políticas Sociolaborales se vinculó fuertemente al ministro en la fundación Creer y Crecer y fue uno de sus asesores en la Cámara de Diputados, al igual que de Federico Pinedo. 
 
Mientras que un número no determinado de subsecretarías pasarán en la nueva estructura al área del jefe de Gabinete de la cartera laboral, Ernesto Leguizamón, que junto al secretario de Trabajo, Horacio Pitrau, completan el círculo de mayor confianza de Triaca. 
 
Según el medio mencionado, sus colaboradores alegan que "el reordenamiento fue pensado para un relanzamiento de la gestión con la mirada puesta en una mayor confrontación con el sindicalismo opositor. Incluso si implica pagar una vez más costos políticos tras los que demandó el despido de Heredia".
 
Decreto contra el nepotismo
 
Tristemente, la disposición de Macri no alcanza a muchos familiares de altos funcionarios, por ejemplo, primos y tíos de importantes ministros que se quedarán en el Gobierno por no tener parentesco directo. 
 
En efecto, según detalló el diario 'La Nación', son 12 los obligados a dejar su puesto antes del 28 de febrero. 
 
Ni bien se anunció el decreto, los primeros en presentar la renuncia fue el clan Triaca: la esposa, María Cecilia Loccisano, su cuñado, Martín Reta y las dos hermanas del ministro, Mariana y Lorena.
 
Sin embargo, afirman que son tantos los familiares y amigos de Triaca (y no solo de Triaca), puestos en el Gobierno, que ello es apenas una muestra de nepotismo.
 
Los funcionarios que deberán dejar sus puestos antes delo 28 de febrero son: el cuñado del ministro de Transporte, Guillermo Dietrich, Juan Pablo Álvarez Echagüe, quien estaba al frente del Instituto Argentino de Transporte; el hermano del ministro de Agroindustria, Miguel Etchevehere, Juan Diego, que estaba como delegado del Enacom en Entre Ríos; la media hermana del secretario de Presidencia, Elena Bordeu, que trabaja en Jefatura de Gabinete.
 
El hermano del jefe de Gabinete, Andrés Peña y su padre Felix, renunciaron a la Subsecretaría de Desarrollo Institucional Productivo y como asesor ad honorem del Consejo de la Producción, respectivamente.
 
También renunciaron dos hijos de ministros: Francisco Langieri, hijo de Patricia Bullrich y funcionario de Modernización y Matías Santos, nombrado jefe de asesores en el Ministerio de Turismo, que conduce su padre.
 
En tanto, el yerno de Oscar Aguad, Rodrigo de Loredo, deberá dejar la presidencia de la empresa estatal Arsat como así también la esposa de Frigerio, Victoria Costoya, que es coordinadora de Articulación de Asuntos Internacionales de Desarrollo Social.
 
La brevedad de la lista ratifica, al menos, que "Cambiemos" no trajo el cambio...

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario