UTA SE ALEJÓ

Marcha 21F: Sin trenes, ahora Moyano perdió a los colectiveros

La marcha del 21 de febrero convocada por el sindicato de Camioneros no tendrá el apoyo de los ferroviarios de La Fraternidad ni de los colectiveros de la Unión de Tranviarios Automotor (UTA), que ayer confirmaron que no van a adherir a la movilización. Así, Hugo Moyano se queda sin el apoyo estratégico de los gremios del transporte, vitales en cualquier protesta sindical. Esas ausencias se suman a las de ‘Los Gordos’ y los ‘Independientes’.

Otra baja importante para Hugo Moyano en su marcha del 21 de febrero: la Unión de Tranviarios Automotor (UTA) avisó que no se adhiere a la protesta convocada por el sindicato de Camioneros. De esta forma, la movilización pierde a los ferroviarios de La Fraternidad y a los colectivos, dos gremios vitales para el éxito de cualquier paro o manifestación.

Mario Calegari, secretario de prensa de la UTA, anunció la decisión del gremio: “No vamos a participar de la movilización, vamos a trabajar normalmente”. Agregó que tanto la gente que vaya a la marcha como quienes vayan a trabajar podrán volver de la jornada en el transporte público, que funcionará normalmente.

“No adherimos, es una marcha de Camioneros y me parece muy bien, es en defensa de los derechos de su trabajo”, manifestó el dirigente.

Al ser consultado en torno a la polémica entre Moyano y el Gobierno, expresó que “el camino es el diálogo”. Y agregó: “La CGT es un lugar donde nos encontramos y cada uno tiene su opinión y manifiesta lo que le gusta y uno defiende los intereses de su propio gremio y lo lleva a tener posiciones distintas”.

"Todos los que vayan a la movilización van a poder regresar a su casa normalmente porque nosotros vamos a trabajar. No participaremos porque es una movilización de Camioneros. Me parece muy bien porque es en defensa de los derechos de su trabajo", fue la frase completa de Caligari al fundamentar su negativa.

Las bajas de los ferroviarios y colectiveros se suman a los gremios denominados los "gordos" e "independientes", que negocian con el Gobierno nacional fondos para obras sociales y la cláusula gatillo.

Por su parte, Moyano cuenta con el apoyo de la CTA y de dos jefes de la CGT: Carlos Acuña, secretario general del gremio de estaciones de servicio, y Juan Carlos Schmid, líder del Sindicato de Dragado y Balizamiento.

Por fuera de la CGT, se sumarán movimientos sociales como Barrios de Pie, CTEP y la Corriente Clasista y Combativa (CCC) y sectores de la izquierda como el Partido Obrero. Con todo, los Moyano prometen medio millón de personas en las calles.

El lugar de concentración será el cruce entre las avenidas Belgrano y 9 de julio a las tres de la tarde.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario