EXTREMA DERECHA, LA OPOSICIÓN

Merkel lo consiguió pero la AfD sonríe

Los 2 grandes bloques políticos de Alemania, el centroderecha de la canciller Angela Merkel (CDU/CSU), y la socialdemocracia (SPD), hoy con Martin Schulz como líder, acordaron una nueva gran coalición que gobierne la economía europea N°1. Merkel, quien ya lleva 12 años al frente del gobierno, cede una considerable cuota de poder al SPD, incluido el Ministerio de Finanzas, pero consigue su 4to. mandato consecutivo. Y el neonazi Alternativa por Alemania pasa a ser el partido N°1 de la oposición.

A las 10:37 hora de Alemania, la dirección del SPD confirmó con un mensaje de Whatsapp la noticia que había adelantado 1 hora antes Der Spiegel: "Cansados pero contentos. El acuerdo finalmente está en pie".

Poco después, trascendió que el SPD obtiene los principales ministerios en el nuevo Ejecutivo: el de Finanzas, el de Exteriores y el de Trabajo y Asuntos Sociales, según consta en la última página del borrador del acuerdo.

A la CDU de Merkel le corresponden Defensa y Economía

Su aliado bávaro, la conservadora CSU conocida por su línea dura en políticas migratorias, obtiene Interior.

Los 463.000 afiliados del SPD (socialdemocracia) deberán aprobar lo que negoció su líder Martin Schulz con Angela Merkel.

Un 'no' en el referéndum socialdemócrata desataría un terremoto político. Y serían decapitados los miembros de la dirección del SPD, con Schulz a la cabeza, muy cuestionados por la debacle electoral y por pasar de rechazar hablar con Merkel a pactar una nueva gran coalición.

El varapalo también afectaría a la canciller,por el mal resultado en las urnas y los problemas para formar gobierno. Ella debería ir a un gobierno en minoría -algo inédito de lo que ella ha renegado siempre- o convocar a comicios adelantados a los que quizá ya no se presente.

Merkel trato de formar gobierno con los liberales y los verdes. Pero tras 5 semanas de contactos en los que las cesiones estaban desangrando a todas las partes, los liberales abandonaron el barco.

La canciller se volvió hacia los socialdemócratas, que tras el batacazo en las urnas habían anunciado que serían oposición.

“Este acuerdo es la base del Gobierno estable que necesita nuestro país y que el mundo espera”, ha dicho Merkel en una conferencia de prensa conjunta con Schulz y con el líder de la CSU bávara, Horst Seehofer.

“Este acuerdo supondrá un cambio fundamental en el rumbo de Europa […] y Alemania tendrá ejercerá de nuevo un liderazgo y un papel constructivo”, ha estimado Schulz.

"Un nuevo comienzo para Europa. Una nueva dinámica para Alemania. Una nueva solidaridad para nuestro país", se titula el texto del acuerdo, en el que el fortalecimiento de Europa figura como prioridad máxima.

Cuando 24 horas antes Merkel habló de “concesiones dolorosas”, probablemente se refería a este reparto, a favor de una socialdemocracia que aún debe convencer a su militancia que el acuerdo merece la pena.

El resultado de 12 días de negociación y parte de sus noches es un documento de 177 páginas y 14 capítulos, que desgrana el programa de Gobierno para los próximos 4 años.

La Unión Europea aparece como la prioridad máxima, tal como exigía el líder del SPD y ex presidente del Parlamento Europeo, Martin Schulz: “Queremos reforzar las finanzas de la UE para que pueda acometer mejor sus tareas”, afirma el texto, en el que Alemania asegura “estar preparada para incrementar su contribución al presupuesto europeo”.

Europa espera impaciente que haya un Ejecutivo en Alemania para poner en marcha la batería de reformas con la que París y Berlín aspiran a refundar la UE.

Además de admitirse que Berlín tendrá que aumentar sus contribuciones al bloque, se habla de reformar la UE con propuestas que suenan a guiño al presidente francés, Emmanuel Macron.

El lunes 05/02, cSchulz habló del "fin de la política de la austeridad", de "más inversiones", "más medios en la lucha contra el desempleo juvenil" y un sistema de "tributación justo" para "gigantes de internet como Google, Apple, Facebook y Amazon".

También se refirió a "un presupuesto de inversiones para la eurozona" y unos "derechos laborales fuertes y un pacto social para Europa". No obstante, los conservadores han incluido también en el texto que no se van a permitir las transferencias automáticas ni la mancomunización de los riesgos y las deudas.

En general, el texto son leves retoques en el rumbo más que una agenda radical de renovación.

El pacto era la clave de la supervivencia política de Merkel, Schulz y del presidente de la bávara Unión Socialcristiana (CSU), Horst Seehofer. La buena situación económica alemana, que espera crecer este año y el que viene por encima del 2% y disfruta de niveles históricamente bajos de desempleo, tampoco invita a la audacia y la experimentación.

“Estamos a favor de un presupuesto específico para la estabilización y la convergencia social y para apoyar reformas estructurales en la zona euro, que podría ser el punto de partida para un futuro presupuesto para la zona euro”, indica el acuerdo.

El pacto de Gobierno contempla además una inversión multimillonaria en políticas sociales y educativas y pone énfasis en la ayuda a las familias.

Los partidos han pactado también un tope de entrada de refugiados –entre 180.000 y 200.000 anuales- y de sus familiares -1.000 al mes además de casos urgentes-, después de que 1,5 millón de demandantes de asilo recalara en Alemania en los últimos 2 años.
Las diferencias entre los partidos, sobre todo en materia laboral y del sistema público de salud, dos exigencias socialdemócratas fueron las más difíciles de limar y en la recta final de las negociaciones hicieron peligrar el acuerdo.

Los únicos ganadores de estos 4 meses en Alemania son los ultraderechistas de Alternativa para Alemania (AfD) y Los Verdes.

Los Verdes, porque mostraron responsabilidad de Estado y capacidad para alcanzar compromisos.

AfD, con su populismo xenófobo y nacionalista, está pescando en río revuelto. Los sondeos le otorgan ahora entre 2 y 3 puntos porcentuales más que en las elecciones se septiembre.

El acuerdo les coloca como líderes de la oposición: más visibilidad, mayor financiación y privilegios protocolarios.

Por ejemplo, serán ellos quienes repliquen en el parlamento a la canciller después de una declaración de gobierno.

También presidirán la poderosa Comisión de Presupuestos del parlamento.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario