TARIFAS Y VIOLENCIA

¡Qué bolonqui armó la AFIP! Camioneros autoconvocados

Se cumplió ayer una semana del inicio de una medida de fuerza organizada por un grupo autodenominado "Transportistas de Granos Autoconvocados" (TGA) que está generando todo tipo de problemas en las principales regiones productivas del país. Es que la medida de fuerza que aplican incluye piquetes que impiden la circulación de camiones con granos en diversas rutas del país y violentos ataques a los trabajadores camioneros que no adhieren a la protesta. Lo que reclaman es que se abone por el servicio de fletes de granos las tarifas indicativas publicadas por la Subsecretaría de Transporte Automotor de la Nación, que desde abril de 2016 ya no son obligatorias sino que funcionan simplemente como una referencia de valores del servicio que se dan en negociaciones libres y privadas entre las partes. En este marco, organizaciones empresariales del agro pidieron al Gobierno su "pronta intervención" en el conflicto. El gerente de Comunicaciones de Ciara, Andrés Alcaraz, dijo que "si bien la protesta es contra productores y acopiadores, que contratan a los camiones para hacer llegar los granos a los puertos y a las plantas industriales, la situación es crítica y puede impactar en la liquidación de divisas". En el conflicto están interviniendo el Ministerio de Seguridad de la Nación y el Ministerio de Transporte, el primero debido a los métodos violentos de protesta y el segundo, sin ofrecer nada concreto. ¿Qué hacer con las tarifas? En el fondo, un dilema que debe resolver el agente recaudador: la AFIP.

 
Tras 8 días de protesta, la agrupación Camioneros Autoconvocados sigue con las medidas de fuerza. Desde el 31 de enero los propietarios de los transporte de carga de cereales reclaman a las empresas exportadoras que respeten la tarifa sugerida de Afip y solicitan una solución al aumento del combustible y los costos.
 
En los primeros días de manifestación, los camioneros cortaron el tránsito de rutas provinciales y nacionales afectando la normal circulación de todo tipo de vehículos. Este lunes y martes las medidas de fuerza se desarrollaron a la vera de los caminos impidiendo que los camiones con cereales continúen su marcha. 
 
Diferentes entidades expresaron malestar y repudio a los hechos de violencia que sufren los transportistas que no se adhieren a la medida de fuerza. En las últimas horas, varios transportistas denunciaron que les abren las boquillas y pierden su carga.
 
 
"De este modo, en un período de baja provisión estacional porque aún no ingresó la cosecha gruesa, el principal polo agroindustrial del país está sin poder operar y, en los próximos días, al agotarse el stock mínimo de granos en los puertos, comenzarán a acumularse los buques sin posibilidad de ser cargados. Por tanto, el ingreso de divisas disminuirá", advirtieron desde el sector exportador.
 
La Sociedad Rural Argentina emitió un comunicado en el que repudia la violencia a transportistas y productores. Además, exigieron que haya justicia y control para que no se repitan este tipo de conductas contra la integridad física y el trabajo.
 
Por su parte, la Bolsa de Comercio de Rosario también condenó la violencia en las acciones de transportistas. En un comunicado expresaron: "En los últimos tres días hábiles, la cantidad de camiones en los puertos cayó un 70% si se compara los arribos con el mismo período de la semana anterior".
 
"Se desató una inusitada medida de fuerza de transportistas auto convocados de todo el país que, ejerciendo la violencia o con piquetes, impiden que circulen camiones con la materia prima de granos por las principales rutas del país, que desembocan en los puertos. Así, se encuentran virtualmente paralizadas todas las principales plantas agroindustriales y puertos exportadores de la Argentina", advirtieron a través de un comunicado la Cámara de la República Aceitera (CIARA) y el Centro de Exportaciones de Cereales (CEC).
 
"El principal polo agroindustrial del país está sin poder operar y, en los próximos días, al agotarse el stock de granos en los puertos, comenzarán a acumularse los buques sin ser cargados. Adicionalmente el ingreso de divisas disminuirá", advirtió CIARA/CEC.
 
También salió al cruce del paro de TGA la Cámara de Puertos Privados Comerciales (CPPC). "El camino para los reclamos no puede ser la violencia ni la extorsión," indicó Luis Zubizarreta, presidente de la entidad, mediante un comunicado de prensa.
 
En esta línea, en la Cámara de Biocombustibles (CARBIO) se mostraron muy preocupados por la falta de soluciones al conflicto "que producirá incumplimientos con exportaciones ya pactadas poniendo en riesgo los mercados del biocombustibles".
 
Las demandas de estos camioneros "son ajenas a la agroindustria", según señalan desde las terminales portuarias.
 
La medida de fuerza la llevan adelante los propios dueños de los camiones. Por ello, muchos productores subestimaron el poder de fuego de TGA porque se trata, en definitiva, de una agrupación informal no reconocida por la Federación de Transportadores Argentinos (FETRA).
 
Para tener una idea, a diferencia de otras organizaciones de camioneros, TGA no tiene vocero formal ni cuenta con ninguna representación institucional, sino que se coordina a través de un grupo de WhatsApp por donde van delineando los pasos a seguir.
 
El reclamo
 
Los transportistas autoconvocados nucleados en TGA vienen reclamando que se abone por el servicio de fletes de granos las tarifas indicativas publicadas por la Subsecretaría de Transporte Automotor de la Nación.
 
El tema es que desde abril de 2016 ya no es obligatorio cumplir con dicha tarifa indicativa sino que funciona simplemente como una referencia de valores del servicio que se dan en negociaciones libres y privadas entre las partes.
 
Fuentes de la cartera de Transporte dijeron al matutino porteño 'La Nación' que rechazan "una medida de fuerza irracional y violenta", y afirmaron que "los transportistas que la llevan a cabo no buscaron ningún canal de diálogo y no tienen representatividad ni dimensión del impacto y del daño que están generando. No solo son los camiones frenados, sino también los que decidieron directamente no cargar: están paralizando el comercio exterior", afirmaron.
 
En torno del puerto de Necochea había ayer unos 200 camiones estacionados en las rotondas. "Queremos que la tarifa sea una ley y esperamos que el ministro Dietrich atienda el petitorio", contó al mismo medio el camionero Juan Battilana, junto a colegas autoconvocados que participan de la protesta.
 
Según una fuente del sector acopiador, mañana, a partir de las 11, se reunirán las tres cámaras de transporte, las entidades rurales y los acopiadores con representantes de la cartera de Transporte para definir la tarifa de referencia. Hay una ley que regula el transporte de cargas: a través de mesas de diálogo, donde intervienen las partes, el Estado fija una tarifa de referencia, que es orientativa para lo que después se decida por oferta y demanda. "Establecer una tarifa fija implicaría ir al Congreso y cambiar esa ley. Para controlar esa tarifa de referencia existen mecanismos regulados de defensa, que impiden los abusos. Los autoconvocados no realizaron ninguno de estos pasos", explicaron en el ministerio que encabeza Dietrich.
 

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario