CONFLICTO

El régimen sirio recrudece violencia contra Guta, mientras USA deberá elegir entre Turquía y los kurdos

En las últimas 48 horas, el Gobierno sirio intensificó sus bombardeos en una de las últimas zonas controladas por los rebeldes en Guta del Este -sitiada desde 2013-. Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, el lunes 5/2 fallecieron al menos 30 civiles por los ataques. El martes 6/2, la cifra llegó a 78 personas. Y el miércoles 7/2, fueron 23 los civiles que perdieron la vida. En otra zona del país, Erdogan avanza contra los kurdos y USA se ve en un dilema: apoyar a su aliado en la OTAN, Turquía, o a su socio sobre el terreno en la lucha contra el ISIS, los kurdos. Rusia intenta negociar una salida al conflicto con Irán y Turquía, pero Israel le advierte sobre la presencia iraní sobre su frontera y bombardeó una facilidad militar cerca de Damasco donde, según cree Occidente, el régimen produciría sus armas químicas.

El Gobierno sirio intensificó en los últimos días sus ataques al enclave rebelde en Guta del Este, cerca de Damasco. La zona, habitada por 400.000 personas, está sitiada desde el 2013 -año en el que fue víctima de lo que se sospecha fue un ataque químico perpetuado por el Gobierno-.

Según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos, los bombardeos aéreos del miércoles 7/2 han matado a 23 civiles -incluidos 5 niños- en un área rural de la región, publicó la agencia de noticias Reuters.

El martes 6/2, según el mismo organismo, 78 personas -incluidos 19 niños- fallecieron por ataques -se cree que mislísticos- en las ciudades de Douma y Harasta, explica la BBC. La Defensa Civil Siria -cuyos rescatistas son conocidos como los Cascos Blancos- ubicaron la cifra de muertos en 80 personas.

El lunes 5/2, al menos 30 civiles habían muerto en ataques en Guta del Este, afirmó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos.

Las Naciones Unidas llamaron a un cese al fuego inmediato de 1 mes de duración, para poder entregar ayuda humanitaria y cuidados médicos a los civiles en el país.

 

La campaña del régimen de Bashar al-Assad y su principal aliado, Rusia, también ha afectado a la provincia Idlib, en el noroeste del país -la zona más grande bajo control de la oposición siria-.

El Observatorio Sirio de Derechos Humanos y medios estatales dijeron también que proyectiles disparados por los rebeldes en Guta del Este habían matado a 3 personas en áreas controladas por el Gobierno de Damasco.

El domingo a la noche, por otro lado, 17 personas en Saraqeb presentaron síntomas consistentes con haber estado expuestos a gas cloro, incluidas dificultades respiratorias, según la Unión de Organizaciones para el Cuidado Médico y el Alivio (UOSSM según sus siglas en inglés), explica la BBC.

No muy lejos de allí, el fin de semana pasado, yihadistas de una organización ex filial de Al Qaeda derribaron al jet ruso Su-25 -incidente durante el que el piloto se suicidó para evitar ser capturado, según la BBC-.

Mientras tanto, en la zona de Siria controlada por los kurdos, Turquía continúa su ofensiva para evitar que el aliado más cercano de Washington en la lucha contra el Estado Islámico, obtenga un enclave autónomo sobre su frontera. La operación "Rama de olivo" fue lanzada 3 semanas atrás y Recep Tayyip Erdogan asegura que continuará.

Turquía teme que un enclave autónomo kurdosirio sobre su frontera podría resultar una inspiración para que el Partido de los Trabajadores de Kurdistán (PKK) -que ha estado detrás de múltiples ataques terroristas en suelo turco, explica Dominique Moisi del Australian Strategic Policy Institute-, demande lo mismo.

Esta situación, explica Moisi, ha creado un dilema para Estados Unidos, que ahora deberá elegir entre su aliado oficial (Turquía) y su socio sobre el terreno (los kurdos). El Ejército estadounidense es más fiel a los kurdos, quienes han sacrificado corajudamente sus vidas en la lucha contra ISIS. Los diplomáticos y los políticos, sin embargo, favorecen más preservar las relaciones con los turcos.

El ganador de facto en este juego estratégico, según Moisi, es Vladimir Putin. Si Siria se convierte en un campo de batalla entre 2 miembros de la OTAN, Rusia obtendría enormes beneficios.

Los múltiples actores en el conflicto sirio no terminan ahí. También está Irán, que ha obtenido su propia zona de influencia, estableciendo una sólida posición militar en el sudoeste sirio, cerca de las posiciones israelíes en los Altos del Golán.

"La semana pasada, Rusia recibió a Turquía e Irán en Sochi, donde los 3 aliados continuaron sus intentos de dividirse a la Siria de posguerra. Al mismo tiempo, el Primer Ministro israelí, Benjamín Netanyahu apareció en Moscú para advertir al Presidente Vladimir Putin: Israel, aclaró, evitará que Irán establezca un punto de desembarco cerca de su frontera - por la fuerza, si es necesario", escribió Benny Avni del New York Post.

En ese sentido también hubo novedades el miércoles 7/2. Según medios estatales sirios, la defensa aérea de ese país interceptó varios misiles israelíes dirigidos hacia el complejo militar Jamraya, cerca de Damasco. Es la locación de una facilidad científica donde Occidente sospecha que Siria produce armas químicas.

Israel, que ha admitido haber llevado a cabo al menos 100 ataques clandestinos en Siria desde 2011, no ofreció comentario esta vez. Muchos de los ataques israelíes, se cree, estuvieron destinados a evitar la transferencia de armas avanzadas hacia Hezoblá, explica la BBC.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario