CHINA Y RUSIA, OBSESIÓN DE USA

Cuestionable 'Doctrina' que nunca fue de Monroe

Para los argentinos, la 'Doctrina Monroe' es una patraña, tal como se demostró en 1982 durante la Guerra de Malvinas: USA tomó partido por el Reino Unido que ocupa ilegalmente un territorio americano, aprovechando una situación provocada por un bombardeo estadounidense a Puerto Argentino. Pero la ridícula Administración Trump reivindica el perimido concepto que ni siquiera fue de James Monroe sino de John Quincy Adams.

 

"Lima, marzo de 1822. Señor José M. Cea.
Mi querido Cea: Los periódicos traen agradables noticias para la marcha de la revolución en toda América. Parece algo confirmado que los Estados Unidos reconocen la independencia americana. Aunque no he hablado con nadie sobre este particular, voy a darle mi opinión. El presidente de la Federación de N. A., Mr. Monroe, ha dicho: se reconoce que la América es para éstos. ¡Cuidado con salir de una dominación para caer en otra! Hay que desconfiar de estos señores que muy bien aprueban la obra de nuestros campeones de liberación, sin habernos ayudado en nada: he aquí la causa de mi temor. ¿Por qué ese afán de Estados Unidos en acreditar ministros, delegados y en reconocer la independencia de América, sin molestarse ellos en nada? ¡Vaya un sistema curioso mi amigo! Yo creo que todo esto obedece a un plan combinado de antemano; y ese sería así: hacer la conquista de América, no por las armas, sino por la influencia en toda esfera. Eso sucederá, tal vez hoy no; pero mañana sí. No conviene dejarse halagar por estos dulces que los niños suelen comer con gusto, sin cuidarse de un envenenamiento".
Diego José Pedro Víctor Portales y Palazuelos,
comerciante luego ministro de Estado de Chile.


La 'Doctrina Monroe' ("América para los americanos") establecía que cualquier intervención de los europeos en América sería vista como un acto de agresión que requeriría la intervención de USA, fue elaborada por John Quincy Adams pero atribuida al presidente James Monroe en 1823 porque la presentó en su 6to. discurso al Congreso sobre el Estado de la Unión.

Monroe fue el 5to. Presidente de USA y su secretario de Estado era John Quincy Adams, quien fue el 6to. Presidente, hijo de John Adams, el 2do. Presidente, heredero de George Washington.

Pero en los días de Monroe/Adams, USA carecía de recursos militares suficientes para sostener esa afirmación. El enemigo principal era la Marina Real Británica, y la Santa Alianza (imperios austríaco, ruso y prusiano) estaba informada que la potencia naval estadounidense era bastante inferior a la británica, y que los proyectos de restablecer el absolutismo en la América española eran inviables debido a la oposición de Gran Bretaña a acompañarlos. Por eso, el desafío estadounidense ni contaba.

Fue el Presidente N°11, James Polk, quien recordó aquel discurso de Monroe el 02/12/1845 cuando intentaba fundamentar las pretensiones estadounidenses sobre Texas y el territorio de Oregon, y oponerse a supuestas maquinaciones británicas con relación a California, por entonces una provincia mexicana.

John Quincy Adams y James Monroe.

-Bien, Quincy, esto prevendrá cualquier invasión jodida invasión inglesa?
-Por lo menos hasta The Beatles...

----------------

Es necesario volver a John Quincy Adams: él integró el Partido Federalista, el Partido Demócrata-Republicano, el Partido Nacional-Republicano, el Partido Anti-Masónico y el Partido Whig. Pero no consiguió la reelección, heredándolo Andrew Jackson. Entonces, Adams fue elegido para la Cámara de Representantes donde se convirtió en el líder abolicionista antes de la aparición de Abraham Lincoln. Adams fue quien dijo que, en caso de que estallara una guerra civil, el Presidente podría abolir la esclavitud por sus poderes de guerra, derecho constitucional del Presidente. Esto fue lo que hizo Lincoln en 1863.

Esto quiere decir que la doctrina concebida por Adams, en el contexto de una proclamación de la oposición al colonialismo, respondiendo a la amenaza que suponía la restauración monárquica en Europa tras las guerras napoleónicas, nada tenía que ver con una expansión intrusiva de USA en la Región.

Sin embargo, terminó siendo la reivindicación de otro colonialismo, el estadounidense, y que trascendió el propio hemisferio. Por ejemplo, el bloqueo a Japón para la imposición del librecomercio en 2 puertos, ordenada por el entonces presidente Millard Fillmore.

Ni Donald Trump ni Rex Tillerson interpretan el ideario de John Quincy Adams, pero reivindican la 'Doctrina Monroe'.

Rex W. Tillerson y Vladimir Putin.


Ortega

“En ocasiones nos hemos olvidado de la Doctrina Monroe y lo que significó para el hemisferio. Es tan relevante hoy como lo fue entonces”, dijo Tillerson durante una sesión de preguntas y respuestas en University of Texas, en Austin (Texas, USA).

Saliendo de USA, Tillerson fue hacia Ciudad de México, en el inicio de su 1ra. gira latinoamericana hasta el 07/02, y que incluye a Argentina, Perú, Colombia y Jamaica.

Tillerson rompe con el enfoque de Barack Obama/John Kerry: en 2013, la Administración declaró desactualizada a la 'Doctrina Monroe' para encarar los vínculos con los países del hemisferio.

El fracaso de la Organización de Estados Americanos (OEA) es la demostración más concreta de que la 'Doctrina Monroe'.

"Estamos dictándole la sentencia de muerte a la Doctrina Monroe", había advertido el presidente nicaragüense Daniel Ortega cuando mandatarios de la región instalaron la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) en 2011 en Caracas (Venezuela).

Y aunque discrepen con Ortega en muchos temas, muchos mandatarios latinoamericanos estuvieron de acuerdo en esta cuestión en particular.

Para los argentinos, la 'Doctrina Monroe' es una patraña, tal como se demostró en 1982 durante la Guerra de Malvinas: USA tomó partido por el Reino Unido que ocupa ilegalmente un territorio americano propiedad de la Argentina, aprovechando una situación provocada por un bombardeo estadounidense a Puerto Argentino (El gobernador argentino Luis E. Vernet intentaba controlar la actividad de barcos balleneros y USA envió la corbeta de guerra Lexington a destruir Puerto Soledad, así comenzó todo).

Maduro y Castro

Durante su intervención, Tillerson dijo creer que habrá un cambio de gobierno en Venezuela y expresó su expectativa de que ocurra de manera pacífica, pero señaló que la política exterior estadounidense no busca reemplazar a Maduro en la Presidencia sino que su gobierno acate su Constitución y celebre elecciones justas.

“Si la cocina se calienta demasiado para él, estoy seguro de que tiene algunos amigos en Cuba que le pueden dar una linda hacienda sobre la playa y él puede tener una vida agradable allá”, indicó con sarcasmo el ex CEO de la petrolera Exxon, que abunda en negocios con Vladimir Putin, un aliado de Maduro y de los Castro Ruz.

Coincidiendo con la gira de Tillerson, su par venezolano Jorge Arreaza inició en La Habana (Cuba), una visita a varios países de la región.

Maduro y la oposición en Venezuela están negociando en República Dominicana un acuerdo para las próximas elecciones con el patrocinio de varios países. Sin embargo, el proceso está bloqueado.

Chile acaba de suspender "indefinidamente" su participación en el proceso de diálogo, por considerar que han surgido obstáculos que impiden garantizar elecciones democráticas.

La semana pasada, México —garante de la oposición junto a Chile— ya había anunciado su retiro del proceso en rechazo a la decisión de Maduro de adelantar las elecciones para antes del 30/04.

USA parece mantener su expectativa de que militares venezolanos derroquen al régimen chavista e impongan un régimen de transición.

Pero Urgente24 ha mantenido que no hay posibilidad de articular un futuro diferente en Venezuela si ese personaje no articula con China y Rusia, que tienen un gran protagonismo en el país del Partido Socialista Unido de Venezuela (Psuv).

Precisamente China y Rusia fueron temas que abordó Tillerson, alarmado por la influencia creciente de ambos países en América Latina, y motivo de su cuestionable reivindicación de la 'Doctrina Monroe'.

Tillerson se refirió a la transferencia de poder que ocurrirá en Cuba cuando Castro abandone la Presidencia en abril, y la calificó como una “oportunidad” para que la isla caribeña se encamine a “un futuro más abierto y democrático. No lo sé. Veremos”.

Barack Obama con Raúl Castro en La Habana, Cuba.

Colombia

Antes, el secretario de Estado dijo que el medio millón de venezolanos que han ingresado en meses recientes a Colombiatiene el potencial de desestabilizar” a ese país, por lo cual, para asegurar la estabilidad colombiana, explorará con el mandatario Juan Manuel Santos maneras para reimpulsar la implementación del acuerdo de paz alcanzado con la guerrilla Farc (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia), tras medio siglo en conflicto.

“Se ha estancado un poquito. Estaban avanzando bien y ahora algunas áreas que son importantes parecen haberse detenido”, dijo sin especificar.

En Colombia, el exjefe guerrillero, ahora cabeza y candidato presidencial del partido Farc, Rodrigo Londoño, conocido como 'Timochenko', aceptó responder por sus acciones durante el conflicto ante la Jurisdicción Especial de Paz (JEP), en la cual se investigarán y juzgarán a los máximos responsables de los delitos mcometidos en las confrontaciones durante más de 50 años entre el Estado y la insurgencia.

'Timochenko' firmó en la sede de la JEP, en Bogotá, el acta de compromiso en la que además acepta contar toda la verdad a las víctimas. Luego se marchó a iniciar su proselitismo en su departamento natal, Quindío.

Tillerson además defendió el reconocimiento de su gobierno a la reelección del presidente hondureño Juan Orlando Hernández pese a que los observadores electorales de la Organización de Estados Americanos (OEA) inicialmente rehusaron certificar el resultado por la existencia de irregularidades.

“Vimos las circunstancias en que ocurrió la elección. Concluimos que fue justa”, dijo Tillerson acerca del sospechoso Hernández.

Juan Manuel Santos y Timoleon Jiménez o Timochenko.

China y Rusia

Tillerson advirtió a los países de América Latina acerca de una dependencia excesiva en sus lazos económicos con China, y argumentó que la región no necesita nuevos poderes imperiales.

Es interesante que él no se haya dado por enterado que la penetración china está basada en una cooperación económica que USA no sólo a subestimado sino que se ha negado a conceder a la Región, a la que además a ha sometido a golpes de Estado y a privaciones financieras (el 'default' argentino de 2001 tiene un capítulo muy importante en Washington DC, por ejemplo).

"Hoy China se está estableciendo en América Latina. Está usando el poder económico para llevar a la región bajo su órbita; la pregunta es a qué precio", planteó el petrolero colaborador de Trump.

Tillerson dijo que ahora China es el principal socio comercial de Chile, Argentina, Brasil y Perú, y remarcó que instituciones fuertes y gobiernos responsables deben asegurar su soberanía ante "actores potencialmente predadores" que llegan a la región.

"Si bien esta relación comercial ha traído beneficios, las prácticas comerciales injustas (...) también han dañado a los sectores manufactureros de estos países, generando desempleo y menores salarios para los trabajadores", destacó.

"América Latina no necesita nuevas potencias imperiales que únicamente buscan beneficiar a su propia gente", sostuvo. Y de inmediato atacó a Rusia: "la creciente presencia rusa es alarmante también, porque continúa vendiendo armas y equipamiento militar a regímenes hostiles que ni comparten ni respetan los valores democráticos".

Es curioso que Tillerson no tuviera igual enfoque cuando multiplicaba los negocios de Exxon en Rusia.

Tillerson señaló a Venezuela y a Cuba como las 2 naciones que "ignoran el momento democrático en Latinoamérica".

"USA seguirá siendo el socio más estable, fuerte y duradero de Latinoamérica", defendió un canciller cuya continuidad se encuentra en debate en Washington DC. "Nuestra región debe estar en guardia contra los poderes lejanos que no reflejan los valores fundamentales de la región. Estados Unidos es un claro contraste a esto. (...) Nosotros buscamos socios", afirmó luego.

"El modelo de desarrollo liderado por China recuerda al pasado. No tiene que ser el futuro del hemisferio", agregó.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario