DE ACDE A UART

Derecho Laboral, obstáculo en un debate que lleva 30 años

El ministro de Trabajo, Jorge Triaca, en el XX Encuentro Anual de ACDE, afirmó: “Una de las primeras preocupaciones tienen que ver con los conflictos en el ámbito del trabajo”. En ese contexto, un dato: las demandas contra las ART, provenientes de trabajadores de pequeñas empresas creció el 150% en los últimos 6 años, a pesar de la caída de los accidentes y los fallecimientos.

El ministro de Trabajo de la Nación, Jorge Triaca, destacó que “una de las primeras preocupaciones tienen que ver con los conflictos en el ámbito del trabajo. Se parte de una premisa que es ‘el trabajador o el empleador’. Y no pensamos cómo podemos generar las sinergias entre ambos”.

Triaca lo manifestó durante el XX Encuentro Anual de ACDE (Asociación Cristiana de Dirigentes de Empresas), donde disertó sobre “Inclusión a través del trabajo digno y sustentable”.

El ministro argumentó que “1 de cada 3 argentinos está en situación de pobreza, dado que la creación de empleo se estancó en los últimos 5 años”, y por eso es necesario revisar las normas y enfoques vigentes.

En el 1er. panel, Agustín Salvia, director de Investigación del Programa Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA (Universidad Católica Argentina), había señalado: “Tenemos que poner un acento en las dirigencias. Algo hicimos mal. En algo nos equivocamos. No estuvimos a la altura. Recordemos algunas promesas, mitos, como ‘La Revolución Productiva’ ‘’La Argentina Potencia’, ‘Pobreza Cero’, entre otras”.

“Lejos de ser un país volcado al progreso, estamos ajustando hacia abajo la vara de nuestra propia evaluación. Sobra evidencia en este sentido, de una Argentina dual, con mayores desigualdades productivas, sociales, de una Argentina que no solo marchan en diferentes velocidades, sino en distintos sentidos. Esto lo muestra la cantidad de trabajadores pobres, los jóvenes excluidos, la violencia, la marginalidad…”, agregó.

“No necesitamos un nuevo mito: necesitamos hipótesis realistas. Si no actuamos a tiempo, todo puede ser peor”, sentenció.

El ministro Triaca defendió su gestión, en año electoral: “Hemos avanzado en más del 30% de los convenios en las mejoras de los procesos productivos, llevamos cerradas el 80% de las paritarias, avanzamos en mecanismos de diálogo común, para conseguir leyes nuevas. Cuando trabajamos en conjunto, conseguimos los acuerdos. Es la forma en la que podemos construir la argentina que viene”.

Ricardo Pignanelli, secretario general de SMATA (sindicato de mecánicos), apuntó: "Tenemos 40 centros de formación en todo el país. Apostamos a que si seguimos con la calidad de mano de obra, tendremos oportunidades. Sin eso, no habrá oportunidades. Todo esto es para mantener y acompañar la tecnología que se nos viene. En el mundo prueban drones que levantan una tonelada. Si no ponemos capacidad y capacitación, en 15 años nuestros hijos y nietos no tendrán posibilidades”.

“El problema lo tenemos en la micro. Allí es donde crece el ser humano. Tenemos que recuperar las PyMEs. Si somos capaces de armar una estructura para que en 10 años podamos tener 120.000 PyMEs, se acabó el problema de la Argentina. Desarrollan y crean empleo. Las PyMEs traspasan los gobiernos, que nacen familiares y luego van creciendo”, destacó.

Oscar Ghillone, Director General del INET (Instituto Nacional de Educación Tecnológica), destacó una realidad más complicada: “La barrera más grande que tenemos es que la escuela termina en una pared, pero cuando un estudiante sale, ven otra realidad totalmente diferente. La mitad de los chicos no terminan la escuela secundaria. Incluso, los que la terminan, no aprenden lo que deberían. Cuando salen a buscar trabajo, no tienen las competencias para el desarrollo productivo. De esa manera, los chicos hay que formarlos para toda la vida”.

Por otra parte, indicó que “no hay una clara proporción entre lo que pasan en la escuela y lo que vivirán después. No se integra ni articula. Seguimos viendo en el pizarrón preguntas que se responden por sí o por no. No se desarrollan las capacidades cognitivas. La educación recién ahora está incorporando estas cuestiones. Tenemos las grandes paredes que impiden el vínculo entre el mundo de la educación y el mundo del trabajo. Pero pareciera ser que no es suficiente. Hay que empujar para que esta articulación sea más eficiente”.

Mayor litigiosidad pero menos accidentes y fallecimientos

Inevitable sumar la cuestión de la industria del juicio a todo debate sobre empleo. Resulta un grave condicionante.

Al respecto, la Unión de Aseguradoras de Riesgos del Trabajo difundió el siguiente informe:

"El fenómeno de la judicialidad laboral en Argentina presenta características peculiares y propias que no se verifican en otros países, ni siquiera con economías semejantes o complementarias. No sólo por el número enorme, sino también por su incesante y sostenido crecimiento.

Desde la Reforma al Sistema de Riesgos del Trabajo realizada en 2012, la casi totalidad de los juicios que inician los trabajadores por Accidentes de Trabajo y Enfermedades Profesionales dejaron de ir contra los empleadores para re-direccionarse contra las ART. Focalizando en las pequeñas empresas (definidas como aquellas de hasta de 50 trabajadores), de las 127 mil demandas ingresadas a las ART en 2016, 39.805 provinieron de trabajadores que se desempeñan en empresas de menos de 50 trabajadores. Mientras que en 2010, se habían presentado 15.634 nuevos juicios provenientes de dicho sector.

Se observa que la tasa de judicialidad de las pequeñas empresas es un 18% superior al resto de las entidades y además el crecimiento de dicha tasa casi multiplica por 2 a la del resto de las empresas. En efecto, en los últimos 6 años, mientras la tasa de judicialidad creció 150% para las empresas de menor porte, en las medianas y mayores aumentó algo más de la mitad, 86% (cifra enorme también, por cierto). Por cada 10 mil trabajadores cubiertos, en el segmento de las chicas, se originan 156 demandas al año, mientras que en el resto, 132.

Mirando la serie se observa que entre 2010 y 2016, la tasa de litigiosidad creció de 62 a 154 juicios por cada 10 mil trabajadores cubiertos en las pequeñas y mientras que el número subió de 71 a 132 en el resto. En 2011 se presentó un “cruzamiento” entre ambas curvas de tasas de litigiosidad.

En paralelo, volvemos a advertir la contradicción de que a pesar de generarse menos accidentes y disminuir notablemente la cantidad de fallecidos, las demandas judiciales no dejan de aumentar. En el mismo sexenio, la tasa de accidentes en este segmento de empresas de hasta 50 trabajadores se redujo 6,7% y los fallecimientos cayeron 19,4%.

Pero, además, se adiciona el agravante de que en esos seis años el segmento redujo un 10% su participación en la distribución del empleo formal. Pasó de representar el 31,4% de los trabajadores en 2010, al 28,1% en el 2016. Llama poderosamente la atención que este achicamiento relativo del sector se produjo en paralelo con el crecimiento de los juicios casi en igual proporción. Las demandas pasaron de representar en 29,8 en 2010, a 31,7 en 2016. Ante esta situación es preciso analizar el vínculo entre la creciente judicialidad y la destrucción de empleo en general y de empleo registrado en particular.

¿Cuántas son hoy las pequeñas empresas?

Actualmente el Sistema registra 509 mil empresas de hasta 50 trabajadores (incluyendo a los empleadores de servicio doméstico), frente a 19.745 medianas y grandes. Este universo atomizado que emplea 96,3% de la fuerza laboral formal.

¿Cómo se corrige esta alta litigiosidad que afecta tanto al segmento más vulnerable?

Entendemos que la Nueva Ley 27.348, impulsada por el Poder Ejecutivo con acuerdo de empresarios y sindicatos y aprobada con amplia mayoría también por la oposición, irá produciendo progresivamente una merma de los juicios por cuanto prevé corregir aspectos del proceso que lo hacen más rápido y transparente, entre ellos:

* Un procedimiento administrativo previo en las Comisiones Médicas, para evaluar las dolencias de las personas,

* La regulación de honorarios de los peritos en función del trabajo realizado, es decir, desacoplar esos honorarios del porcentaje que determinara la pericia,

* La utilización de la Tabla de Evaluación de Incapacidades (Baremo) prevista en la Ley 27.348, a fin de objetivar el porcentaje de incapacidad correspondiente a cada daño y que todos los que tengan la tarea de dirimir una controversia (en sede judicial o administrativa) utilicen la misma vara para todos los trabajadores.

Pero para que lo anterior entre en vigencia, es necesario que:

* Cada una de las provincias adhiera a la Ley Nacional. En CABA por no tener justicia laboral propia aún, las modificaciones tienen absoluta vigencia. Córdoba ya adhirió, provincia de Buenos Aires tiene media sanción y Mendoza está avanzando.

* La Justicia en sus diferentes instancias valide mediante sus fallos las previsiones de la Ley que tienden a abordar las causas de fondo: que es la disparidad de criterios jurisprudenciales que retroalimenta la conflictividad."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario