PROYECTO DE LEY

Polémica por padres antivacunas: El gobierno desafía a la OMS

El proyecto de ley presentado por la diputada del PRO Paula Urroz exige que los adultos -con o sin menores a su cargo- serán libre para a la hora de cumplir o no con el Calendario Nacional de Vacunación. Esto, sin dudas, desafía a un preocupante informe de la Organización Mundial de la Salud sobre la epidemia de sarampión desatada en Europa, que apunta principalmente contra los padres que no quieren vacunar a sus hijos. La tendencia encendió alarmas en América Latina por casos en Argentina, Brasil y Chile, pero desde la vereda del frente responsabilizan al gobierno por la falta de prevención e incluso plantean la necesidad de reestructurar el sistema educativo para que los niños ingresen a las aulas a partir de los siete años. En tanto, Italia se distanció del bloque europeo y tomó recaudos con una ley que dimensiona la gravedad del hecho. Arrancó el debate.

El proyecto de ley que acaba de girar a la Comisión de Acción Social y Salud Pública, propone:  "Las personas que sean pasibles de vacunación obligatoria u opcional y quienes sean responsables por la vacuna que reciba un menor a su cargo deberán recibir previamente una información fehaciente acerca de los riesgos que la inoculación de la vacuna en cuestión implica,posibilitando la aceptación o no aceptación de ese acto médico, en cumplimiento del derecho al consentimiento informado establecido en el Capítulo III de la Ley 26.529″.

A su vez, en su artículo 3°, aclara: “En los lugares públicos y privados donde se suministren vacunas de cualquier tipo deberá exhibirse de forma visible un cuadro informativo donde se advierta sobre las contraindicaciones para la aplicación de las vacunas".

Y exige que, "En caso de presentarse efectos adversos de cualquier naturaleza, el damnificado o sus representantes legales tendrán la obligación de denunciarlos ante la Secretaría de Salud".

La iniciativa no hace más que instalar un debate en la escena mediática, dado que esta discusión ya ocupa espacios importantes en congresos de pediatría del país y el mundo.

"Nosotros no tenemos una postura anti ni pro vacunación. El problema es que en Argentina existe una ley nacional de vacunación (...) Y cada paciente debe ser mirado desde lo individual, y lo general no puede intervenir tan drásticamente. Por ejemplo, en Alemania no existe una ley de vacunación, por lo que la gente puede decidir", definen desde la Antroposofía, cuya medicina relaciona las enfermedades con eventos biográficos que influyen sobre el cuerpo, el alma y el espíritu de la persona, muy alejada de los laboratorios alopáticos y sus medicamentos.

El organismo de Naciones Unidas advierte que en Rumania se confirmaron 3.400 casos de sarampión con 17 fallecimientos desde enero de 2016 y tres genotipos del virus circulando entre sus fronteras. Francia, Alemania, Polonia, Ucrania, Suiza y sobre todo Italia, también están en la mira, con 1.038 casos detectados desde el año pasado sólo en la bota europea, lo que supone un incremento del 230% en el último tiempo. El diario The Guardian destaca que solo un 85,3% de los niños italianos de dos años fueron vacunados en el 2015.

Sin embargo, mientras avanza la charla en la Fundación San Rafael, ubicada en el barrio porteño de Núñez, la profesional que prefiere no dar a conocer su nombre, defiende su postura e incluso plantea que la vacunación no resuelve ciertas deficiencias que tiene el sistema en el que están inmersos los menores de edad.

En este sentido, asegura que “desde la medicina escolar trabajamos con jornadas en el hospital Garraham sobre porqué los niños deberían ingresar a la escuela una vez cumplidos los siete años. Esto surge desde la compresión del ser humano en diferentes etapas: primer, segundo y tercer septeño”. A su vez, cuenta que utiliza terapias como la euritmia curativa, el masaje rítmico, la psicoterapia y la equitación terapéutica.

"Recién cuando salen los dientes, hay un aspecto que ha madurado. Cuando la lateralidad ya está definida, hay un cuerpo que ha madurado que permite acceder a un conocimiento más abstracto para que lo niños partan de un pensamiento concreto", desarrolla. Esto se encuentra íntimamente relacionado con el desarrollo del cuerpo humano para enfrentar las enfermedades y avanzar sobre la prevención.

Lo cierto es que al menos 1.500 médicos -sólo en Capital Federal- aconsejan no vacunarse o, al menos, esperar el desarrollo de las enfermedades para tomar una decisión.

La pregunta que se hacen hoy los especialistas es si realmente los padres antivacunas son una solución o un problema para la sociedad. En Canadá, por ejemplo, el caso más resonante fue el de David Stephan, de 32 años y su mujer, Collet Stephan, de 35, en marzo de 2016. Según la emisora local CBC, la pareja fue imputada por negligencia con resultado de muerte después de que su bebé Ezekiel, de 19 meses, muriera cuando estaba bajo su cuidado. El nene fue víctima de una meningitis que sus padres sólo quisieron tratar con un mejunje casero, compuesto por cebolla, vinagre, ajo y jengibre, entre otros ingredientes.

Las principales razones del movimiento antivacunas están basadas en un estudio que publicó el médico británico Andrew Wakefield en la prestigiosa revista científica The Lancet en 1998. Allí, aseguró que la vacuna triple viral –que inmuniza contra el sarampión, la rubéola y las paperas– causaba autismo. Sin embargo, investigaciones posteriores demostraron que se trataba de un fraude para comercializar la medicina alternativa. De hecho, la revista retiró el artículo de sus servidores, pero desde entonces se fue propagando el movimiento antivacunas por todo el mundo. Incluso, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha mencionado tal investigación para argumentar que no son obligatorias en los menores.

Si bien en Argentina ya está legislado, la Asignación Universal por Hijo fue una herramienta fundamental para hacerla cumplir. Ante esto, Gatica Valdés destaca: "Vacunarlos es una decisión de los padres, no de los médicos. Tenemos que acompañarlos pero no es determinante porque sería reducir la mirada sobre el niño (…) Hay que ver la situación de cada niño en particular".

De todas maneras, la libertad de los seres humanos frente a su salud es un debate profundo dentro de la Unión Europa; el gobierno italiano sancionó el pasado mayo una ley que obliga a vacunar a los niños, contemplando multas que rozan los 8.300 dólares.

En tanto, el doctor Daniel Stamboulian, experto inmunólogo y director de Fundación Centro de Estudios Infectológicos (Funcei) señaló a Infobae: "Las vacunas fueron y son, después del agua potable, los elementos más importantes para la reducción de las enfermedades y muertes". Y disparó: "Los llamados 'grupos anti-vacunas' no tienen ningún sustento científico que los avale. Cuando existe una vacuna capaz de prevenir una enfermedad, es siempre mejor inmunizarse antes que padecer la infección”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario