DISTRITO REPUBLICANO

Ni el Rusiagate ni US$ 25 millones otorgan victoria a demócratas en Georgia

El partido demócrata ha construido su agenda reciente en torno a los escándalos de Trump y el Rusiagate, pero no alcanza. La estrategia no le funcionó a Hillary Clinton cuando intentaba conseguir votos a su candidatura presidencial basándose en que lo que había del otro lado era Trump, y no le alcanzó al candidato demócrata, Jon Ossoff, el martes, para ser elegido congresista del 6º distrito de Georgia. Aquí empieza el examen de conciencia del Partido Demócrata, que ha fallado en plantear, ante todo, una estrategia económica que atraiga a los votantes perdidos.

El martes (20/6) se llevó a cabo una elección especial para elegir al congresista del 6º distrito de Georgia, al norte de Atlanta. Se enfrentaron Karen Handel, por el Partido Republicano, y Jon Ossoff, por el Demócrata. Para los republicanos, una derrota allí -se trata de una zona que han controlado durante casi 40 años- hubiese sido muy humillante. Los demócratas recaudaron US$ 25 millones, pusieron toda la carne al asador porque querían darle un golpe a Donald Trump, pero la jugada salió mal. Handel venció a Ossoff por 51,9% contra 48,1%.

Según The Economist, los comicios eran un virtual referéndum de aprobación al Presidente, Donald Trump.  En cambio para Alexander Burns y Jonathan del NYT, la victoria de Handel "mostró que los republicanos escépticos con respecto a Trump siguen sintiéndose cómodos apoyando a los candidatos convencionales de su partido."

"Karen Handel, una veterana titular republicana, superó a un diluvio de dinero liberal para ganar una elección especial a la Cámara en Georgia el martes, aunando la división en su partido entre los admiradores del Presidente Trump y aquellos que están intranquilos por su turbulenta nueva administración", escribieron Jonathan Martin y Richard Fausset del NYT. Handel, de 55 años, venció a Ossoff, de 30, un nuevo emergente político que consiguió recaudar US$ 25 millones entre progresistas que, desde distintas partes del país, quieren expresar su ira hacia Trump. "Ese fervor rápidamente elevó lo que de otra manera hubiese sido una somnolienta contienda local en un referéndum con mucho en juego sobre Trump y la campaña más cara de la historia de la Cámara."

Más de un líder demócrata salió a pronunciarse tras conocerse el resultado electoral, en una especie de reflexión autocrítica generalizada del partido. "Entre los demócratas de Washington, el revés en Georgia revivió o profundizó una multitud de quejas existentes con respecto al partido, acentuando las tensiones entre los legisladores moderados y los activistas liberales e impulsando a que algunos demócratas cuestionen el liderazgo y la estrategia política de Nancy Pelosi, líder de la minoría demócrata en la Cámara de Representantes", escribieron Burns y Martin en el NYT.

El diputado de Ohio, Tim Ryan, quien había competido con Pelosi como líder de la minoría en la Cámara este año, dijo que Pelosi es una carga pesada para los demócratas. Pero los problemas para el partido no empiezan ni terminan con su líder en la Cámara. Ryan dijo que la marca demócrata se había vuelto tan "tóxica" en gran parte del país porque los votantes veían a los demócratas como "incapaces de conectarse con los asuntos que les importan." Tajante, Ryan expresó: "Nuestra marca es peor que Trump", según el NYT.

Otros hicieron énfasis sobre la agenda que debería abordar el Partido Demócrata, en contraposición a la que ha asumido hasta ahora. Chris Murphy, senador demócrata de Connecticut, dijo según Fox News, que a veces cuando viaja en autobus, habla con la gente y "nunca están hablando de asuntos como Rusia. No están hablando, francamente, de lo que sale en las noticias por la tele a la noche." Luego, en entrevista con "Morning Joe", fue más preciso: "El hecho de que hemos pasado tanto tiempo hablando de Rusia ha sido una distracción de lo que debería ser el contraste claro entre demócratas y la agenda de Trump, que es la economía."

Lo cierto es que a pesar de que la investigación a la campaña de Trump y el Rusiagate dominan la cultura mediática y política, los demócratas están utilizando demasiadas energías en fustigar a Trump y están fracasando en conectarse con los votantes, explica Howard Kurtz de Fox News. Tim Ryan apuntó en esa dirección: "Necesitamos un mensaje económico y no creo que tengamos un mensaje económico que resuene en la clase trabajadora... En la mente de la gente, somos costeros, elitistas y estamos alejados de la realidad", dijo en entrevista según el Financial Times.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario