NO DECLARARÁ 'ISABELITA'

Freno a la torpeza de los fiscales Wechsler, Camuña y Rovira

Justicia Legítima mantiene niveles de ridiculez importante. Intentar citar a la ex presidente María Estela Martínez de Perón por el Operativo Independencia adquiere niveles de 'boludeo' llamativo. La Corte Suprema de Justicia de la Nación puso las cosas en su lugar.

La Corte Suprema de Justicia desestimó por unanimidad los recursos de los querellantes y los fiscales Pablo Camuña y Patricio Rovira, quienes pretendían que la ex presidente fuera interrogada como testigo o imputada por haber ordenado en 1975 ese operativo, que se prolongó durante el gobierno de facto.

En un dictamen que contó con la adhesión del fiscal ante la Cámara Federal de Casación Penal, Ricardo Wechsler, Camuña y Rovira habían solicitado que la viuda del tres veces presidente argentino Juan Domingo Perón, fuera citada como “participe necesaria” de graves violaciones a los derechos humanos.

Los fiscales sostuvieron que 'Isabel' –tal el sobrenombre con el que era conocida María Estela Martínez de Perón- dio una orden cuyo cumplimiento “no controló”. En su rol de Presidente de la Nación, después de la muerte del jefe del Ejecutivo, Juan Perón, y derrocada en 1976 por el Proceso de Reorganización Nacional, que además la mantuvo prisionera durante años, ella tiene 86 años y reside en España.

 

Camuña y Rovira pertenecen al grupo Justicia Legítima, impulsado por la procuradora general, Alejandra Gils Carbó, y que respalda la reforma judicial propuesta por el gobierno nacional. Camuña llegó al Poder Judicial de la mano de la fundación Andhes, una organización vinculada a los derechos humanos que creó.

Algunos integrantes de Andhes militan en la agrupación La Cámpora, razón por la cual a Camuña se lo relacionó en algún momento con la organización juvenil kirchnerista, aunque esto luego fue desmentido por allegados al funcionario judicial.

Camuña es fiscal 'ad hoc' en las causas sobre derechos humanos, designado entonces por el ex procurador general de la Nación, Esteban Righi, quien creó el cargo paralelo para evitar que el fiscal general Antonio Gómez subrogara a Carlos Brito, el único fiscal federal de la provincia de Tucumán.

Luego, Camuña y Patricio Rovira, prosecretario en la unidad fiscal, compitieron en el concurso Nº96 para acceder a la Fiscalía 2. 

Días atrás, la funcionaria judicial y concursante Valentina García Salemi se presentó ante el juez nacional Esteban Furnari con el fin de objetar la medida cautelar que paralizó la cobertura de la Fiscalía Federal N°3 de Tucumán, entre otros despachos vacantes del Ministerio Público Fiscal de la Nacional. “Los ternados no podemos ser rehenes de las cuestiones políticas que se esconden detrás de este tipo de decisiones y de las campañas de prensa que las acompañan”, manifestó García Salemi, según el parte que envió a este diario.

La postulante ocupa el 2do. lugar del terceto para la Fiscalía N°3 (lo encabeza Agustín Chit y lo cierra Virginia Duffy mientras que Patricio Rovira integra la lista complementaria).

García Salemi -ex secretaria de Derechos Humanos de La Cámpora- fue designada en forma directa durante la gestión de Gils Carbó para desempeñarse en la Procuraduría de Trata y Explotación de Personas, y es secretaria de la Fiscalía Federal N°2 que encabeza Pablo Camuña. 

Anécdota para liquidar la mentira: Contaba el ex preso político ya fallecido Daniel Gatti, autor de El Amo del Feudo, que en 1983, cuando Ítalo Luder visitó Río Gallegos (Santa Cruz), ingresó al acto una columna de la Lista Blanca, que lideraba Néstor Kirchner, al grito de "Isabel Conducción / Lo demás es traición".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario