LABORATORIOS EXTRANJEROS

Otra vez problemas de medicamentos en el PAMI

La obra social PAMI no consigue equilibrar ni sus números ni su gestión desde hace años. En estos días, la fiscal federal Paloma Ochoa pidió enviar a juicio oral al ex titular del PAMI, Luciano Di Césare, por el supuesto cobro irregular de $1,3 millón en concepto de vacaciones no gozadas cuando se retiró del organismo con el cambio de gobierno en diciembre de 2015. Ochoa le entregó su escrito al juez federal Ariel Lijo. En el texto, la fiscal también reclamó que se abra una investigación contra Graciela Ocaña, porque también durante su gestión al frente del PAMI habría cobrado vacaciones no gozadas. También suceden otras noticias en el PAMI.

 

La Cámara de Especialidades Medicinales (CAEMe) informó que, “mantiene la confianza de que se podrá llegar a una solución satisfactoria para todas las partes, tras la decisión tomada por el PAMI de rescindir el convenio firmado con la industria farmacéutica en enero de este año”.

La institución afirmó que “estamos participando activamente de todas las reuniones, junto al resto de los actores sectoriales, con la firme convicción de llegar a una instancia que permita resolver la situación originada por la rescisión, asegurando la provisión de los medicamentos a los afiliados de PAMI”.

“Confiamos en que las autoridades comprendan que es posible darle previsibilidad a los afiliados en un marco de sustentabilidad integral de la actividad y en tal sentido ratificamos que mientras existan negociaciones, continuaremos proveyendo nuestro servicio para que los medicamentes lleguen a cada rincón del país donde haya un afiliado del PAMI”, aclaró la cámara.

CAEMe, fundada hace más de 90 años, agrupa a empresas farmacéuticas de innovación de la Argentina, Europa, Estados Unidos y Japón.

El 09/05, el Pami y las cámaras de laboratorios farmacéuticos Caeme, Cilfa y Cooperala abrieron una mesa de diálogo para renegociar el contrato por remedios, con posterioridad a un cruce de cartas documento que puso en duda la continuidad de los descuentos de medicación para los jubilados.

Sin embargo, el titular del Pami, Sergio Cassinotti, negó que existiera alguna intención para recortar beneficios a los afiliados de la obra social de los jubilados.

En ese momento, Cassinotti ratificó la cancelación del contrato anual por medicamentos, aunque aclaró que "las prestaciones tienen que continuar con la misma manera", hasta que se llegue a un nuevo convenio.

Caeme afirmó ayer que "estamos participando activamente de todas las reuniones, junto al resto de los actores sectoriales, con la firme convicción de llegar a una instancia que permita resolver la situación originada por la rescisión, asegurando la provisión de los medicamentos a los afiliados de Pami".

La Jefatura de Gabinete quiere reducir el déficit del PAMI, con un presupuesto de $ 120 mil millones: de casi $ 900 millones por mes en 2017 a “lo más cercano a 0” hacia mediados de 2018. Mario Quintana es el responsable de la iniciativa que es muy difícil que se concrete.

En la gestión de Sergio Casinotti, quien reemplazó a Carlos Regazzoni a comienzos de año, por iniciativa de Quintana, dice que lo logrará renegociando con los laboratorios proveedores por $ 35.000 millones al año, y con las clínicas y sanatorios, a los que se pasó de pagarles por prestación a hacerlo por usuario, mientras aumentan las auditorías sobre calidad del servicio.

La principal discusión en marcha es con las cámaras de laboratorios Cilfa y Cooperala (nacionales) y Caeme (extranjeros).

“Hasta comienzos de este año se venía replicando el mismo convenio que fue firmado en 1997 por el PAMI de Víctor Alderete”, recuerda Eugenio Semino, defensor de la Tercera Edad, que admite que “algo hay que hacer” con las cuentas del ente previsional porque rigen todos “arreglos entre fulleros”.

En enero, Regazzoni hizo la renovación del convenio firmado en 1997 por el PAMI de Víctor Alderete e inició una negociación que vence a fin de junio. Pero Casinotti quiere volver a revisarlo. De acuerdo a Jairo Straccia, del bisemanario Perfil, pareciera más probable que haya acuerdos por segmentos de medicamentos y no un convenio general.

Ya hubo 2 medidas que encarecieron la vida del jubilado: se redujo el número de remedios en el vademécum de los descuentos (porque según el PAMI eran remedios que hacían mal o no eran esenciales) y se restringió en unos 150 mil usuarios (según datos oficiales) el universo de quienes tenían descuentos de 100% del precio final.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario