FÚTBOL

La importancia del deporte que mejora la atención de los niños

La práctica de un deporte abierto y con un entorno cambiante durante la niñez, como el fútbol, está “relacionada positivamente con el rendimiento en tareas de mantenimiento de la atención en el tiempo, vigilancia y la velocidad de procesamiento de estímulos". Así lo indicaron un grupo de investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Católica de Valencia (UCV) y del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada.

Florentino Huertas y Rafael Ballesterprofesores e investigadores de la Facultad de Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Católica de Valencia (UCV) (España) explicaron que practicar fútbol de manera regular durante la niñez ayuda a mejorar la atención. El estudio fue realizado en colaboración con Daniel Sanabria y Enrique Molina del Centro de Investigación Mente, Cerebro y Comportamiento (CIMCYC) de la Universidad de Granada. La práctica de un deporte abierto y con un entorno cambiante durante la niñez, como el fútbol, está “relacionada positivamente con el rendimiento en tareas de mantenimiento de la atención en el tiempo, vigilancia y la velocidad de procesamiento de estímulos".

Se trata de una investigación que es parte de una serie de estudios experimentales llevados a cabo por el investigador Rafael Ballester, dentro del programa de doctorado de Ciencias de la Salud de la UCV.

Para llegar a estas conclusiones, analizaron a niños de 11 años -varones y mujeres- y los dividieron en 3 grupos de participantes: futbolistas procedentes del Levante UD y del Valencia CF Femenino, atletas procedentes del Club de Atletismo Torrent y estudiantes del CEIP 'El Molí' de Torrent, que no practicaban deporte habitualmente. 

Se les realizó un test para conocer su condición física aeróbica, una prueba de inteligencia y un cuestionario de impulsividad. También debieron realizar una tarea de atención para evaluar la vigilancia en diferentes condiciones de presión temporal en la respuesta a estímulos.

Se observó que los 2 grupos de niños deportistas tenían una mejor condición física aeróbica que el grupo de niños no deportistas. Pero en aquellos que realizaban un deporte con un entorno cerrado y estable, como en el caso de los atletas, los mayores niveles de condición física no se asociaron a un mejor rendimiento en atención, en comparación al grupo de no deportistas.

Video

"Estos datos parecen demostrar que la práctica de cualquier tipo de actividad física regular, aunque pueda incidir positivamente sobre la condición física de los participantes, no siempre parece tener beneficios sobre el desarrollo cognitivo", indicaron los autores.

En cambio, el grupo de deportistas que practicaban un deporte con un entorno abierto y cambiante, como en el caso de los futbolistas, tuvieron un mejor rendimiento en la tarea de atención que los niños no deportistas.

Ballester indicó que el fútbol “denota una mejor habilidad para mantener la atención en el tiempo y puede estar relacionado con los requerimientos a los que se ven expuestos en el entrenamiento y la competición estos deportistas, en lo que respecta al procesamiento y respuesta rápida a estímulos que aparecen en un entorno altamente impredecible".

“En su conjunto, los hallazgos de esta investigación junto con investigaciones previas, deben alentar a las instituciones a implementar medidas para promover la practica deportiva regular durante la niñez, especialmente mediante actividades que impliquen una alta demanda de recursos perceptivos y donde haya que tomar decisiones de una forma rápida”, explicó Huertas.

Además, el fútbol promueve la socialización y permite compartir, ya que se trata de un deporte que se practica en equipo. Existen otros beneficios de practicar un deporte en la niñez como: 

-Desarrollan el placer por el ejercicio y el movimiento

-Aprenden a seguir reglas

-Mejoran el rendimiento en la escuela, el ánimo y la salud

-Ayuda a superar la timidez

-Favorece la creación y regularización de hábitos

La actividad física es fundamental para la salud de todas las personas. La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica que los niños y jóvenes de 5 a 17 años deben realizar, como mínimo, 60 minutos al día de actividad física de intensidad moderada a vigorosa. Incluso, si se realiza por más de 60 minutos, los beneficios para la salud serán mayores.

La actividad física diaria debería ser, en su mayor parte, aeróbica. Además, la OMS recomienda incorporar, como mínimo 3 veces por semana, actividades vigorosas que refuercen los músculos y huesos.

Según la OMS, la actividad física tiene los siguientes beneficios en los jóvenes:

-Ayuda a desarrollar un aparato locomotor (huesos, músculos y articulaciones) sano

-Ayuda desarrollar un sistema cardiovascular (corazón y pulmones) sano

-Ayuda a aprender a controlar el sistema neuromuscular (coordinación y control de los movimientos)

-Contribuye a mantener un peso corporal saludable

También ayuda al desarrollo social de los jóvenes y promueve la autoconfianza, la integración y la interacción social. Ayuda a que los jóvenes sigan comportamientos saludables y eviten el consumo de tabaco, alcohol y drogas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario