RUSIAGATE

Jeff Sessions, el hombre que no recordaba o no podía responder

Ayer brindó testimonio el fiscal general ante el Senado, acusado de haber mentido sobre sus encuentros con representantes rusos durante la campaña presidencial, en su audiencia de confirmación ante el Senado en enero. Pero su declaración dejó más dudas que certezas: sus respuestas estuvieron plagadas de "no puedo decir", "no recuerdo" o "sería impropio que lo dijera".

El fiscal general estadounidense, Jeff Sessions, compareció ayer (14/6) ante el Comité de Inteligencia del Senado por su supuesta implicación en la trama rusa. Durante su proceso de confirmación ante el Senado en enero, Sessions había afirmado bajo juramento que no había tenido contacto con oficiales rusos a pesar de que se había encontrado 2 veces con el embajador ruso, Sergey Kislyak, señala el diario The New York Times. El fiscal general de Estados Unidos dijo que considera una "mentira abominable y detestable" su implicación en la trama rusa.

Sin embargo, según Andrew Prokop del portal Vox, la historia detrás del testimonio de Sessions pasa más bien por las preguntas que no pudo contestar. The Economist, en su nota titulada "La amnesia del fiscal general", planteó que Jeff Sessions era todo "no puedo decir", "no diría" o "me he olvidado". "Durante 2 tensas horas el 13/6, el fiscal general, Jeff Sessions, enfrentó preguntas ante el Comité de Inteligencia del Senado sobre sus contactos con oficiales rusos durante la campaña electoral el año pasado. También fue cuestionado sobre posibles lazos entre el entorno inmediato del Presidente, Donald Trump, y el Kremlin, y su rol en el despido del exdirector del FBI, James Comey.

Pero la declaración estuvo llena de agujeros. En respuesta a numerosas preguntas, el fiscal general dijo que no se acordaba o no podía responder, explica The Economist. Insistió en que no discutiría sus conversaciones con Trump a pesar de que el Presidente no había invocado su privilegio ejecutivo para evitar dicho testimonio. Sobre la acusación específica de que se había encontrado con el embajador ruso en un evento en el hotel Mayflower en Washington por abril de 2016, Sessions dijo: "No tuve ninguna reunión privada ni recuerdo conversación alguna con los oficiales rusos en el hotel Mayflower. No fui a ninguna reunión en ese evento. Antes del discurso, fui a una recepción con mi personal que incluía al menos dos docenas de personas y el Presidente Trump. Aunque recuerdo varias conversaciones que tuve durante la recepción previa al discurso, no tengo ningún recuerdo de encontrarme o hablar con el embajador ruso ni ningún oficial ruso."

Sessions se negó a responder si había discutido con Trump sobre la investigación del FBI a la interferecia rusa en las elecciones, y le dijo al senador republicano, Marco Rubio, que no podía responder sobre el testimonio de Comey, quien había dicho que Trump pidió a todo el mundo abandonar la Oficina Oval tras una reunión el 14/2 para poder quedar a solar con el director del FBI. También erigió un muro de silencio en torno a posibles conversaciones que podría haber tenido con Trump sobre el despido de Comey, diciendo que sería "impropio" de su parte revelarlas. "¿Contenían información clasificada? No. ¿Estaba invocando el privilegio ejecutivo? No, dijo, sólo el Presidente podría invocar eso. Cuando se le recordó que Trump no lo había hecho, (Sessions) dijo, 'Estoy protegiendo el derecho del Presidente de sostenerlo si lo elige'", explicó el NYT en una editorial.

"¿Cuántas maneras existen de no responder a una pregunta bajo juramento?", se preguntó el NYT. "Pregúntenle al fiscal general Jeff Sessions. La última vez que Sessions apareció ante el Comité del Senado, durante su audiencia de confirmación en enero, dio falso testimonio", señala el artículo, que destaca que la omisión de la mención de sus encuentros con Kislyak, suscitó preguntas no sólo sobre la honestidad de Sessions, sino también sobre por qué no reveló esas reuniones en un primer lugar.

Recordemos que cuando el Washington Post reveló que Sessions se había reunido con el embajador ruso 2 veces -la nota salió publicada el 1/3-, Sessions emitió un comunicado diciendo que el artículo era falso y aclarando que él "nunca se había reunido con oficiales rusos para discutir asuntos de la campaña". Su portavoz, Sarah Isgur Flores, delineó más detalles al respecto: "Durante la audiencia de confirmación, se le preguntó por comunicaciones entre Rusia y la campaña de Trump -no sobre reuniones que mantuvo como senador y miembro del Comité de Servicios Armados del Senado-." Al día siguiente, Sessions se recusó de la investigación del FBI a la interferencia rusa en las elecciones.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario