RIESGOS

Consumir moderadamente alcohol también perjudica al cerebro

Una nueva investigación afirmó que el consumo de alcohol, incluso de manera moderada, se vincula con un aumento del riesgo de daños cerebrales y del deterioro cognitivo. Los investigadores observaron que quienes consumían alcohol moderadamente tenían hasta 3 veces más posibilidades de sufrir una atrofia en el hipocampo, en comparación con las personas que no consumían.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), al año hay 3,3 millones de muertes por consumo de alcohol en todo el mundo, lo que equivale a un 5,9% del total de muertes. Además, el consumo en cantidades desmedidas puede generar más de 200 enfermedades y trastornos. Sin embargo, un nuevo estudio expone nuevas conclusiones sobre el consumo moderado. 

Una investigación publicada el 7/6 en la revista médica The British Medical Journal afirmó que el consumo de alcohol, incluso de manera moderada, se vincula con un aumento del riesgo de daños cerebrales y del deterioro cognitivo.

Los autores del estudio indicaron que muchos estudiaron las consecuencias negativas del consumo excesivo de alcohol en el cerebro, pero muy pocos se centraron en un consumo moderado.

Llegaron a esta conclusión después de analizar durante 30 años a un grupo de 550 personas que participaban en un ensayo clínico previo sobre la relación entre el estatus socioeconómico y la salud cardiovascular.

Los participantes, que tenían una edad promedio de 43 años, debieron realizarse una serie de pruebas de medición de su función cerebral y una resonancia magnética. Se tuvieron en cuenta distintos factores que podrían haber afectado a los resultados, como la edad, la actividad física o la historia médica.

Los investigadores confirmaron que un elevado consumo de alcohol durante décadas se vinculaba con un mayor riesgo de atrofia en el hipocampo. Se trata de un daño cerebral que se asocia con déficits de memoria y de las capacidades de navegación espacial.

Además observaron que quienes consumían alcohol moderadamente tenían hasta 3 veces más posibilidades de sufrir esa alteración cerebral, en comparación con las personas que no consumían. También presentaban un declive más rápido de la fluidez en el léxico.

El estudio considera que una unidad de alcohol equivale a 10 mililitros. Las 14 unidades que se consideran como un consumo moderado, corresponden a 4 pintas (de algo más de medio litro cada una) de cerveza fuerte o cinco copas de vino (175 ml) de 14 grados.

Los autores indicaron que se trata de un estudio observacional y, por lo tanto, no pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto. Sin embargo, explicaron que lo que descubrieron puede tener "importantes implicaciones potenciales" sobre la salud de un sector de la población.

El cerebro termina de madurar y formarse apróximadamente a los 30 años, sobre todo las regiones frontales y del córtex del cíngulo. Por lo tanto, el alcohol perjudica el proceso de maduración de este órgano.

La problemática que supone el consumo de alcohol en exceso y los perjucios para los consumidores también se extiende, a partir de estas nuevas conclusiones, al consumo moderado. Un informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de 2015 afirmó que, después de Europa, América tiene el 2do consumo anual más alto per cápita de alcohol. Respecto a América Latina, Chile encabeza la lista y lo sigue Argentina con un consumo anual per cápita de 9,3 litros de alcohol.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario