CORRUPCIÓN E IMPUNIDAD

Odebrecht: Ahora todo pasa por el "Corcho"

Mientras los fiscales argentinos viajan a Brasil para avanzar en la investigación, en la Argentina, uno de los pocos países que no concretó un acuerdo para conocer quienes recibieron las coimas (de los 12 países en los que Odebrecht reconoció que pagó sobornos, solo 3 siguen con demoras, entre ellos, la Argentina), siembra dudas el 'Corcho' Rodríguez...

 
 
Vencido el plazo de seis meses que la fiscalía general de Brasil le había dado a Odebrecht para que cerrase acuerdos con los países donde cometió delitos de corrupción antes de remitir la información con fiscales, una comitiva de representantes argentinos viaja hoy a Brasilia para reunirse con sus pares en ese país.
 
La idea es avanzar en las investigaciones relacionadas con las coimas por US$35 millones que la constructora reconoció haber pagado a funcionarios argentinos para acceder a contratos de obra pública durante el kirchnerismo.
 
El viaje estará encabezado por el titular de la Procuraduría de Investigaciones Administrativas (PIA), Sergio Rodríguez, quien contará con la compañía de los fiscales Franco Picardi, Gerardo Pollicita y Carlos Stornelli.
 
En Brasilia habrá una reunión con el viceprocurador general José Bonifacio Borges de Andrada y también está previsto un encuentro con el fiscal a cargo de la oficina de cooperación internacional de la Procuración de Brasil, Vladimir Aras, un funcionario encargado de gestionar los avances entre ambos países. Entre otras cuestiones, allí se podría avanzar en la idea de conformar un equipo de trabajo binacional.
 
El encuentro se producirá un día después de levantada la cláusula de confidencialidad, vigente desde diciembre pasado, que pesa sobre los testimonios y pruebas aportados por los ex directivos de Odebrecht en calidad de "arrepentidos".
 
El capítulo argentino de la megacausa Odebrecht explotó cuando trascendió que la compañía brasileña había admitido ante la Justicia de los Estados Unidos que entre 2007 y 2014 pagó sobornos en Argentina por US$35 millones para quedarse con contratos de obra pública.
 
A partir de esa confesión, Odebrecht y la fiscalía general brasileña, a cargo de Rodrigo Janot, llegaron en diciembre a un acuerdo con fiscalías de otros 10 países implicados para que la compañía negociara con las naciones donde quería seguir operando.
 
En el caso de que se llegue a un acuerdo, se pregunta hoy el diario 'La Nación': 
 
- ¿Cuándo llegará la información a la Argentina? "Nadie puede responder eso, pero en Brasil insisten en que el proceso "inédito" llevará sus largos días, porque requiere la intervención de distintos procesos burocráticos".
 
- ¿Serán secretos los datos? "Sí. El Supremo Tribunal Federal ordenó la confidencialidad de la información por tiempo indeterminado. Esto significa que, en caso de llegar a un acuerdo, esa información sólo podrá ser utilizada por los fiscales argentinos en las causas judiciales, mal que le pese al Gobierno".
 
El mismo matutino, al igual que otros pares, apuntan ahora la información hacia el 'Corcho' Rodríguez: "Buscan determinar si actuaba como intermediario entre la empresa y funcionarios argentinos", informa:
 
"El empresario Jorge "Corcho" Rodríguez, señalado como un hombre allegado al ex ministro Julio De Vido, es investigado por la Justicia por haber realizado viajes a Brasil con el ex CEO de Odebrecht y otro ejecutivo. Buscan determinar si Rodríguez era un facilitador entre la empresa y el ex ministro de Planificación y si trabajaba como intermediario de las coimas con funcionarios argentinos.
 
En diálogo con radio Mitre el empresario dijo: "Fui asesor de Odebrecht 4 años, no fui valijero ni lobista no soy intermediario, asesoré a la compañía y desarrollamos varios proyectos".
 
El periodista de LA NACION Sergio Suppo, explicó en el piso de Terapia de Noticias: "Odebrecht a escala global tenía operadores que traficaban las coimas entre el gobierno y las empresas, Ése es el papel que le estarían atribuyendo a Jorge Rodríguez. Sería uno de los que llevaban y traían datos, informaciones, acuerdos y valijas".
 
Además, el periodista describió a este personaje: "Se hizo conocido hace más de 20 años cuando fue pareja de Susana Giménez pero fue un poco más allá: se convirtió en su socio y también en el de Rodolfo Galimberti, uno de los miembros más conspicuos de la cúpula de Montoneros en los setenta".
 
Suppo relató al panel: "En los últimos años se convirtió en un hombre muy frecuentador del ministerio más millonario que tuvo la década kirchnerista, el de Julio De Vido y así terminó un poco amigo de De Vido y otro poco miembro del grupo Odebrecht en Argentina"."
 
El diario 'Clarín' apunta en la misma dirección con una nota que luego refuerza Ricardo Roa: 
 
"El empresario Jorge “Corcho” Rodríguez, señalado como un hombre allegado al ex ministro Julio De Vido, vuelve a despertar las sospechas de la Justicia. Su nombre aparece vinculado a las tres obras que Odebrecht, la firma brasilera investigada por lavado de dinero y corrupción, obtuvo en el país durante el gobierno kirchnerista. Aunque Rodríguez se defiende y sostiene que sólo fue un “asesor” externo de la compañía, en los tres despachos donde se avanza con las denuncias contra la constructora, sospechan de su rol como posible “intermediario” entre el extinto ministerio de Planificación y Odebrecht que admitió haber pagado sobornos por 35 millones de dólares en Argentina.
 (...).
 
El ex de Susana Giménez declara como domicilio fiscal el edificio Alem 855 piso 33. Uno más abajo, el 32, es el de Odebrecht Argentina, allanada hace una semana. ¿Qué nombres importantes figuran en sus viajes? En los registros saltan dos nombres importante. El primero es Daniel Díaz, directivo de la firma brasilera e investigado como un “intermediario para el pago de sobornos”, indicaron fuentes judiciales. El segundo es Flavio Bento e Faría, entonces CEO de la compañía, y señalado como uno de los “receptores de fondos negros” cuyo nombre aparece en la información en la que Manuel Vázquez, presunto testaferro de Ricardo Jaime, reclama por mail el pago atrasado de una coima en cuotas.
 
(...) En etapa preliminar, en esta investigación de la PIA, se menciona a Rodríguez como “un nexo entre Odebrecht y De Vido”. En la causa por el gasoducto, está bajo sospecha la concesión de la obra de la ampliación durante los años 2006-2008, cuya cifra supera los 2.300 millones de dólares. La construcción de la obra fue adjudicada a las firmas Cammesa SA y Albanes SA, que en su momento sub contrataron a la empresa Odebrecht por casi 1.900 millones de dólares. Y se sospecha de la “intermediación de Rodríguez para manipular la licitación que le dieron a Odebrecht”, señalaron fuentes judiciales a Clarín.
 
Esta semana el fiscal Franco Picardi que investiga junto al juez Marcelo Martínez De Giorgi la obra del soterramiento, solicitó que se verifique si Rodríguez figura en el registro de ingresos de las distintas áreas del ministerio de Planificación Federal, entre los años 2005 y 2014. “Es importante saber si cuando se realizaron reuniones con autoridades de Odebrecht y el entonces ministerio, Rodríguez participaba de las mismas”, indicaron fuentes de la causa.
 
Una de las primeras pistas sobre el rol de Rodríguez, surgió de la investigación por enriquecimiento ilícito que recae sobre el ex secretario de obras públicas, José López. Una serie de mensajes escritos desde su celular ordenaban detener una serie de pagos dirigidos a Odebrecht en la obra del soterramiento del tren Sarmiento. Pero en el análisis de la información de los celulares secuestrados al ex funcionario K, se detectaron mensajes que mencionan al ex de Susana Giménez como un “intermediario”.
 
Además, Ernesto Selzer, presidente de la unidad ejecutora del soterramiento del Sarmiento quien reconoció que en la obra hubo “sobreprecios" también hizo referencia al "Corcho" Rodríguez. “Lo que se planteó es como un doble rol, no sólo a favor de Odebrecht sino también a favor de Planificación Federal”, indicaron en dos despachos donde comenzaron a pedir medidas prueba sobre el denominado “lobbista”."
 
Los primeros párrafos de la nota de Ricardo Roa son elocuentes: "Hay muchas cosas increíbles en el caso Odebrecht. Las que no son para nada increíbles son las coimas. Las admitió la propia empresa. Ayer Jorge Corcho Rodríguez añadió otra nota increíble. Dijo: “Me sorprendí al enterarme el tema de las coimas. Me enteré por los medios”.
 
Eso sí: reconoció que durante cuatro años fue “asesor” de Odebrecht. Como sentía o tenía que dar alguna precisión agregó: asesor de imagen y de crisis. Y justo en ésta, semejante crisis, no la asesoró."
 
Sobre el final del artículo, cuenta que "a través de su vecino de country Jorge Brito llegó a De Vido y a través de De Vido llegó a Odebrecht. Es la parte de su historia que lo lleva de nuevo ante la Justicia y que aún no tiene final. Rodríguez fue el valijero en Odebrecht de De Vido y socio de su hijo Facundo De Vido en la empresa Nelly Entertainment, con la que facturaba a la constructura.
 
Nunca tuvo relación formal ni contrato con Odebrecht. Su contacto era el director Daniel Díaz, con despacho pegado al de Benito de Faría, el aristocrático carioca presidente de la compañía acá. Después de todo esto ¿Qué tendría de extraño que el Corcho vuelva a zafar?".
 
Por su parte, Marcelo Bonelli anuncia en otro artículo que "si en un plazo de 48 horas hábiles, sin contar el fin de semana, Odebrecht no acepta un acuerdo con el Estado Argentino, la Procuración del Tesoro demandará a la constructora ante a la justicia.
 
El borrador de la denuncia ya está escrito y se va a imputar a la compañía brasileña por “daños y perjuicios” en una cifra millonaria. El monto de los reclamos excederá varias veces los 35 millones de dólares de coimas que pagó Odebrecht: podría llegar hasta 20 veces.
 
Clarín confirmó el ultimátum, que incluiría otra decisión: sacarle el registro de proveedor del Estado para participar de la obra pública. Automáticamente haría caducar y caer las obras en ejecución.
 
La iniciativa es promovida por el flamante titular de la Procuración, Bernardo Saravia Frías, y sería fruto de las truncas negociaciones que -hasta ahora- la Casa Rosada sostiene con la constructora. El último contacto de Odebrecht y la Casa Rosada fue duro. En medio de una trifulca, Frías le recordó al abogado Guido Tawil: “Vos sos el abogado de una empresas corrupta”.
 
Al final hubo cierta paz y un compromiso de Odebrecht de responder a la brevedad que asumió el enviado brasileño Edgard Rocha Silva. La dureza de los funcionarios obedece a la intransigencia de la constructora. Frías prepara la mega-denuncia para cubrir la pasividad que la Casa Rosada mantuvo hasta ahora: en un “memo” a la Jefatura de Gabinete, afirma que el Gobierno está obligado a denunciar a Odebrecht.
 
La actual administración tiene un inadmisible récord: la Argentina es uno de los pocos países que no concretó un acuerdo para conocer quienes recibieron coimas. Marcelo Odebrecht reconoció que pagó sobornos en 12 naciones. En 9 de ellas ya existen convenios y se conoce la identidad de los funcionarios corruptos. Existen sólo tres países que siguen con demoras y dilaciones.
 
Este lamentable podio de impunidad es compartido por Angola, Venezuela y la propia Argentina. (...)
 
Las dilaciones confirman que existe un lobby de políticos, sindicalistas, empresarios, jueces y también operadores oficialistas cuyo objetivo es evitar que se conozca la verdad por el pago de sobornos. Muchos de ellos también protegen a Julio De Vido.(...)"

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario