FRACASO REGIONAL

La "diplomacia" venezolana pudo más y la OEA no llegó a nada

Los cancilleres de los países miembro de la OEA buscaron aprobar una resolución sobre la crisis venezolana durante 5 horas ayer. La delegación de ese país se presentó en la reunión en Washington de sorpresa. Mientras el TSJ venezolano aprobaba la convocatoria a una Constituyente sin pasar por referendo -lo que según periodistas venezolanos, convierte a su país en una "monarquía"-, los Estados Americanos fracasaron en aprobar una resolución, divididos en 2 bloques: el que busca condenar los avasallamientos sobre el estado de Derecho en Venezuela, y el que todavía brinda apoyo al Gobierno de Nicolás Maduro. Pero no todo está terminado: los cancilleres de la OEA volverán a juntarse para discutir este tema antes del 19/6.

Hoy el pueblo de Venezuela ya no es soberano, escribió la periodista Naky Soto Parra. No lo es desde ayer, cuando el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), aprobó en su sentencia nº 378, la convocatoria a una Asamblea Nacional Constituyente sin referendo. La sentencia convirtió a Venezuela en una "monarquía", escribió Soto Parra. "La demanda de interpretación de los artículos 347 y 348 de la Constitución fue resuelta por la Sala Constitucional afirmando que no es necesario, ni constitucionalmente obligante, un referéndum consultivo previo a la convocatoria de una Constituyente, porque Nicolás (Maduro) 'actúa en ejercicio de la soberanía popular'." Así, según la periodista, se llega a la figura del "rey", "acabando con la democracia protagónica, interpretando regresivamente la Constitución, imponiendo un fraude y desconociendo la soberanía de los venezolanos."

Pero el oficialismo venezolano tuvo más de una razón para festejar ayer: en este video, que muestra un fragmento del programa Con El Mazo Dando, conducido por Diosdado Cabello, transmitido anoche por VTV, puede verse a Cabello saludando en comunicación telefónica a la que presenta como la "canciller de la dignidad", Delcy Rodríguez. Acababa de terminar en Washington la reunión de cancilleres de la OEA. Venezuela se había presentado de sorpresa en la reunión, luego de haber anunciado su retirada del organismo, justamente en ocasión de que fuese pautado dicho encuentro para discutir la crisis venezolana. Dos proyectos estaban en discusión pero no se pudo aprobar ninguno. Para el chavismo, fue una victoria.

Delcy describe el curso de la reunión así, en el programa de Cabello: "Está en curso un plan de intervención. Llegó el grupo de países, llamado el grupo del G-15, con su plan de intervención y de tutelaje en Venezuela, a buscar un consenso. Y el único consenso que resultó de esta reunión, es que no hay consenso, porque frente a ese grupo de intervención, de irrespeto al derecho internacional, se impuso la voz moral y de respeto estricto a las normas internacionales del grupo de países del ALBA y del Caricom."

"El acuerdo no fue posible hoy porque la propuesta de declaración de EE.UU., México, Perú, Canadá y Panamá pedía cancelar la Asamblea Constituyente en Venezuela y era muy crítica con el Gobierno de Nicolás Maduro, mientras que la presentada por los 14 países de la Comunidad del Caribe (Caricom) no recogía esas demandas", explica el portal Runrun.es. "Los países llegaron a la reunión sin haber consensuado una propuesta común a partir de esas dos, lo que hizo imposible que en la hora de receso para negociar se redactara un texto que pudiera recabar los 23 votos necesarios, los dos tercios de los 34 Estados representados (todos los del continente menos Cuba)."

"Venezuela, que se oponía a la reunión, consideró la falta de consenso 'un gran fracaso' para el 'grupo intervencionista', en referencia a los 14 países que promovieron el encuentro – Argentina, Brasil, Canadá, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Honduras, Guatemala, México, Panamá, Paraguay, Perú y Uruguay-", completa Runrun.es. En el programa VTV, además, Delcy Rodríguez informó que Venezuela participará de la Asamblea en Cancún. Por otro lado, cuando terminó la reunión, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, salió a la calle y le dijo a un grupo de venezolanos que se manifestaban para pedir una condena de la OEA a Maduro, que su país “sigue en la agenda de la OEA”. Almagro fue recibido por el grupo al grito de “Venezuela te ama”, “gracias por luchar todos los días por Venezuela” y “sabemos que contamos siempre contigo”, relata Runrun.es.


El ALBA, el "Petrocaribe" y el Caricom

El ALBA (Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América), fundada en 2004, surgió como una idea del antecesor de Nicolás Maduro, Hugo Chávez, y sus miembros son: Venezuela, Antigua y Barbuda, Bolivia, Cuba, Dominica, Ecuador, Granada, Nicaragua, San Cristóbal y Nieves, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas y Surinam. Entre las iniciativas del ALBA, existe una llamada "Petrocaribe": establecida en 2005 y basada en acuerdos previos entre Cuba y Venezuela, explica Wikipedia, el "Petrocaribe" busca vender petróleo bajo un acuerdo financiero concesionario a 14 naciones miembro, situadas en el Caribe. Este acuerdo provee a dichas naciones importantes recursos hidrocarburíferos, de los que estos carecen en sus propios territorios. Los críticos del "Petrocaribe" lo han descrito como un "soborno" por parte de Venezuela para ganar los votos de sus beneficiarios en la OEA y otros organismos internacionales.

Por otro lado, la Comunidad del Caribe (Caricom), es una organización que aglutina a 15 naciones del Caribe y dependencias británicas, cuya sede está en Georgetown, Guyana, explica Wikipedia. Fue fundada en 1973 por el Tratado de Chaguaramas (Trinidad y Tobago) y sustituyó a la Asociación Caribeña de Librecambio que había sido creada en 1965.

El Caricom es el organismo que a pocas horas de que comenzara la 29° reunión de consulta de Ministros de Relaciones Exteriores de ayer, presentó un tercer proyecto, que se sumó a los 2 que ya se habían presentado para ser discutidos en la reunión. Los 2 proyectos previos, uno presentado por Antigua y Barbuda y otro por Estados Unidos, Perú, entre otros países, exhortaban a la cancelación de la Constituyente convocada por Maduro, atendiendo así a este y otros puntos que reclama la oposición venezolana. En cambio, el documento presentado por el Caricom, hacía caso omiso a esta demanda como a todas las de los detractores del Gobierno de Nicolás Maduro, y simplemente pedía a Venezuela reconsiderar su decisión de abandonar la OEA. Al final, fueron 2 proyectos los que estuvieron en pugna: el del Caricom y el de USA y Perú, entre otros países.

"Menos de veinticuatro horas antes del inicio de la sesión, los países miembros de la Comunidad del Caribe (CARICOM) dieron la sorpresa proponiendo un proyecto de declaración 'consensuado'. La propuesta reconoce la existencia de una crisis política, económica y social y hace un llamado al cese de la violencia, al respeto de los derechos humanos y el Estado de derecho. Sin embargo, la gran diferencia que contiene con respecto al que propuso Antigua y Barbuda unos días antes es que no contiene un llamado a retirar la iniciativa 'constituyente'", escribió el abogado venezolano especialista en Derecho Internacional y Relaciones Internacionales, Mariano de Alba, en el portal Prodavinci"El hecho de que los países del CARICOM presentaran esta declaración 'consensuada' hizo de entrada poco probable que se aprobara un texto en la reunión del 31 de mayo. Si actúan en bloque, los 14 países miembros de esa comunidad que hacen vida en la OEA tienen mucho poder para definir la viabilidad de cualquier propuesta, máxime si se tiene en cuenta que, en la instancia de la reunión de cancilleres, es necesaria una mayoría calificada para aprobar una decisión."

"Es una vergüenza para la región que la 'diplomacia' del régimen venezolano continúe siendo más efectiva que la de los demás países", twitteó de Alba. "Desde 1958, Venezuela ha desplegado una intensa diplomacia petrolera en el Caribe. A pesar de las diferencias históricas y culturales y la percepción de este país como un 'subimperialismo' regional, su presencia no solo se ha mantenido, sino que adquirió un carácter mucho más activo desde la llegada al gobierno de Hugo Chávez", escribió Andrés Serbin en la revista Nueva Sociedad, Democracia y política en América Latina, en un artículo titulado "El Caribe, Chávez y los límites de la diplomacia petrolera".

La reunión de la OEA terminó sin consensos: otra vez, la "diplomacia" venezolana pudo más y el resto de la región mira cómo el estado de Derecho se desmorona en su país vecino, sin poder siquiera elaborar una respuesta diplomática conjunta a esta crisis. Lo que los cancilleres de la OEA pautaron, al no poder consensuar una declaración sobre la crisis venezolana, fue mantener otra reunión sobre el mismo tema, a celebrarse antes de la Asamblea de Cancún, que tendrá lugar entre el 19 y el 21 de junio.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario