SUBA DEL 25%

Paritarias: La UOM perfora el ‘techo’ del Gobierno, pero no por mucho

La Unión Obrera Metalúrgica (UOM), que conduce Antonio Caló, cerró anoche (31/5) un acuerdo salarial que implica una suba del 23% en dos tramos, más el pago de una suma no remunerativa de $4.000 que en total implica un aumento del 25% en promedio. El porcentaje supera el ‘techo’ del 20% aproximadamente que pretende la gestión Cambiemos, pero no por mucho. Por caso, Camioneros plantea una suba del 30%, la misma cifra con la que arrancó la negociación Caló. La negociación salarial metalúrgica es una de las principales referencias del sector industrial.

El acuerdo salarial alcanzado anoche (31/5) entre representantes sindicales y empresarios metalúrgicos contempla un incremento porcentual de 23% que se abonará en dos tramos, un 12% retroactivo a abril y el 11% restante desde septiembre, a lo que se agregará una suma no remunerativa de $ 4.000 que se pagará también en forma escalonada: $ 2000 en octubre y otros $ 2000 con los sueldos de febrero. En total, lo acordado supone un aumento total de los salarios para el sector del 25%, un porcentaje que supera las expectativas del Gobierno nacional que rondan el 20% aunque no por mucho. El sindicato había arrancado las negociaciones con un reclamo de aumento del 30%.

El convenio incorporó una cláusula gatillo de actualización automática del aumento si resulta superado por el IPC que releva el Indec.

De esta forma, el actual piso salarial de la actividad, denominado Ingreso Mínimo Global de Referencia (IMGR), de $ 10.852 se elevará desde abril a $ 12.155 y trepará a $ 13.349 en octubre.

La discusión con las cámaras ADIMRA (la mayoritaria, que lidera Juan Carlos Lascurain), AFAC (autopartistas), CAMIMA (pyme), Fedehogar (línea blanca), AFARTE (ensambladoras de Tierra del Fuego) y CAIAMA (aluminio) se produjo en el contexto de la mayor crisis de la actividad en los últimos años, con una pérdida de 30 mil puestos de trabajo desde la asunción de Mauricio Macri, según denunció el kirchnerista Caló, producto de la caída en las ventas locales y externas y el aumento de las importaciones.

Además de la paritaria metalúrgica, hubo otras que lograron eludir el tope sugerido por el Ejecutivo. La primera de ellas la de la Asociación Bancaria, que pactó una suba del 24,3%; luego, el gremio aceitero, con un incremento mayor que trepó al 31,6%, y la semana pasada el sindicato de Sanidad, que acordó con la industria farmacéutica y las droguerías (la rama industrial de su Convenio Colectivo de Trabajo) un piso de aumento del 23% y una garantía de que, en caso de que la inflación de este año superase el 21 por ciento, a partir de enero próximo se hará un ajuste automático de dos puntos porcentuales más que esa variación medida por el INDEC, recordó el diario Ámbito Financiero.

Con el acuerdo de ayer, ahora Caló intentará repetir el mismo porcentaje de recomposición en la discusión del convenio con la industria siderúrgica, sector representado por la Cámara del Acero, que agrupa a compañías líderes como Siderar y Siderca y Acindar, entre otros.

El diario El Cronista recuerda que en 2016, las siderúrgicas cerraron con la UOM una suba de 35%, dos puntos por encima del acuerdo con las cámaras metalúrgicas, que fijo un incremento de 33%.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario