PAPELÓN

El exabrupto del intendente: "¡Putos de mierda!"

El jefe comunal de San Jorge insultó de manera brutal al gobierno provincial por el cambio en una obra.

Muy enojado está el intendente de la localida santafecina de San Jorge con el gobierno provincial a partir del presunto cambio de traza de una obra vial.

Enrique Marucci, jefe comunal de San Jorge (a 180 km de Rosario), no reparó en las formas a la hora de mostrar su enojo en la red social Twitter: les dijo "putos de mierda" a las autoridades de la provincia.

El enojo del intendente nace del anuncio del gobierno santafecino de la licitación para realizar un camino ripiado que vincule a la localidad de Traill, vecina a San Jorge, con la ruta nacional Nº 34. Marucci pretendía que el ripio saliera desde su localidad.

Al conocer la noticia, Marucci disparó desde la red social: "Q es para el SOCIALISMO q gobierna dialogo sacar a SAN JORGE sin avisar putos de mierda no sirve para nada" (sic).

El tuit del intendente de San Jorge

Luego borró y pidió disculpas, remarcando su enojo. Pero ya era tarde, las respuestas no se hicieron esperar.

Primero le respondió el subsecretario de Políticas de Diversidad Sexual de Santa Fe, Esteban Paulón, quien planteó que "discrimina y agravia a la sociedad santafesina" y lo amenazó con radicar una denuncia en la Justicia.

"Queremos repudiar los dichos agraviantes y discriminatorios del Intendente Marucci que no sólo agravian al Gobierno de Santa Fe o el Partido Socialista, sino a la sociedad santafesina toda. Las diferencias políticas deben dirimirse a través del diálogo y con respeto, nunca con insultos que discriminan y lastiman a toda la comunidad", advirtió el funcionario.

 También respondió Enrique Estevez, presidente del Partido Socialista. "Este señor, al margen de tener un problema con el Partido Socialista y con el gobierno del Frente Progresista, tiene un problema con los derechos humanos y con el sistema democrático", señaló en declaraciones radiales. Y concluyó: "está todo el tiempo con este tipo de declaraciones que, a pesar de que luego pide disculpas, no aportan al diálogo que tenemos que tener entre los distintos niveles del Estado".

Es que el exabrupto de Marucci no es novedoso: en enero, había pedido "garrotes" para los delincuentes en medio de una ola de inseguridad que afectaba a su pueblo. "Si fuese presidente cerraría el Congreso y la Legislatura", dijo en aquella oportunidad.