ELECCIONES EN FRANCIA

Alea iacta est

Ácido, conciso y directo, tal como se espera que resulte toda reflexión de un filósofo, Alberto Buela, doctorado en Paris IV-Sorbona, abordó el inicio de la campaña por el balotaje en Francia, entre Marine Le Pen, con quien probablemente simpatice él, y Emmanuel Macro, el candidato que surge como el posible próximo Presidente de la V República. Es interesante conocer todas las opiniones, siempre. Por ese motivo, aquí va la suya:

N. de la R.: Según Plutarco, Cayo Julio César pronunció la frase latina "Alea iacta est" en griego, tomada de un verso del comediógrafo Menandro, al parecer uno de los favoritos del futuro emperador. Dicen que Plutarco consideró como fuente el prólogo del libro de Historias, de Asinio Polión, cercano al César. También Suetonio atribuye la frase a Julio César en el momento que éste cruzara el río Rubicón en el norte de Italia, límite entre Italia y la Galia Cisalpina, provincia que le había asignado el Senado romano. Fue la declaración de rebeldía contra la autoridad del Senado e inicio de la larga guerra civil contra Pompeyo y los optimates (facción aristocrática de la República romana tardía)..

 

CIUDAD DE BUENOS AIRES. La suerte está echada en Francia. Le Pen, tildada por los mass media como de ultra derecha, esto es, que no se puede ser más de derecha que ella, pero que lleva como candidato a vicepresidente a un homosexual declarado y que tiene un programa político de corte social demócrata, y son los más pobres la que la votaron, sacó el 20%.

Macron el candidato socialista y progresista pero que viene de ser ministro del desastroso gobierno de Hollande y candidato puesto por la banca eternamente usuraria de los Rothschild, sacó otro 20%.

En la elección del 7 de mayo próximo el pueblo va a ser llevado, dirigido, condicionado y colonizado a votar por Macron. Y en esta tarea se van a destacar dos partícipes necesarios: los mass media y la izquierda, ambos manejados por los Rothschild y sus múltiples tentáculos.

La periodista inglesa Diana Johnstone titula la próxima elección Governance versus the people. Y así sostiene que la Gobernanza, el poder de las élites financieras transatlánticas para poner a los Estados al servicio del mercado y de la libre circulación del capital, junto con el discurso mediático de demonización de Le Pen, ya eligieron a Macron.

Francia no es los Estados Unidos en donde un mono con navaja, pero millonario y señor de su dinero, jugó todos sus bienes y venció a la candidata de la banca norteamericana. Francia está golpeada por adentro, el extrañamiento de sí misma no le permite reaccionar.

La gran sustitución de su población, el abandono de su fe cristiana, la perdida de su élan vital, todo ello nos indica que la suerte está echada y el pueblo francés será llevado de las narices a votar por el candidato de los Rothschild y todo va a seguir como hasta ahora, o peor aún.