PARECE SIRIA

La Policía paraguaya relaciona a la banda brasileña PCC con el atraco a Prosegur

Mientras todavía están detonando explosivos abandonados por los atacantes al local de Prosegur en Ciudad del Este, Paraguay, surgen varios interrogantes: ¿Por qué la empresa Prosegur guardaba US$ 40 millones en su bóveda, que era custodiada por un sólo hombre? Por otro lado, desde el ministerio de Interior admitieron que manejaban información de inteligencia acerca de la posibilidad de ataques como el perpetrado esta madrugada, pero no sabían fecha, hora y lugar exactos. ¿Qué hicieron para prevenirlo? ¿Estuvieron involucrados miembros de la Policía paraguaya en el atraco? Y quizás la pregunta más acuciante de todas y que afecta a la región entera: ¿Cómo pueden hacer los estados latinoamericanos para enfrentarse a grupos delictivos que -cada vez más- los superan en capacidad de combate y armas?

En la madrugada del lunes 24/4, un grupo comando atacó un local de la empresa Prosegur en Ciudad del Este, Paraguay, armado con fusiles, explosivos y granadas. Se habría llevado alrededor de US$ 40 millones. A su paso, los atacantes quemaron 16 vehículos para aislar la sede del atraco. Se estima que actuaron al menos 30 delincuentes de nacionalidad brasileña, o algunos brasileños y otros paraguayos.
 
El ministro del Interior de Paraguay, Lorenzo Lezcano, indicó que en febrero se había emitido una alerta sobre actividad de grupos delictivos en la zona, que estaban planenado un ataque como el perpetrado esta madrugada. “Se manejaba información pero no lugar, hora y fecha”, dijo el ministro del Interior, Lorenzo Lezcano. Desde hace un tiempo que el grupo brasileño PCC (Primeiro Comando da Capital), mencionado por la Policía paraguaya como presunto responsable del delito, según el diario paraguayo Última Hora, venía trasladando su actividad hacia Paraguay.
 
El atraco comenzó a las 00:000 del lunes, cuando los delincuentes explotaron la pared de Prosegur para ingresar. La banda utilizó poderosos explosivos para penetrar en la bóveda de Prosegur. Según la fiscal de Ciudad del Este, Liliana Denice Duarte, hubo 7 explosiones de dinamita. El jefe de policía, el comisario Juan Fernández, confirmó según el diario Vanguardia, que utilizaron al menos 5 fusiles antiaéreos, calibre punto 50, que sirven para derribar aviones. También hay informes de que había francotiradores instalados en varios sectores estratégicos de zonas aledañas. Según el jefe del Grupo Especial de Operaciones (GEO), Ever París, el grupo comando habría utilizado hasta un helicóptero.
  
Antecedentes
 
2 días atrás, la Policía paraguaya advirtió de un posible atraco de esta magnitud, situándolo en la localidad de Santa Rita, ubicada a 30 kilómetros de Ciudad del Este, que estaba siendo organizado por el PCC, informó Última Hora. Sin embargo, este hecho tomó totalmente de sorpresa a las fuerzas de seguridad, advierte el periódico.
 
En 2014, autoridades paraguayas habían encontrado un túnel en forma de "L" que pasaba por debajo del local de Prosegur e iba hacia una casa, dijo Richard Vera, el jefe de homicidios de Alto Paraná, a TN.
 
En noviembre de 2015, por otro lado, hubo en Brasil otro atraco a la empresa Prosegur que semeja bastante al de hoy: en esa ocación, una banda integrada por aproximadamente 20 hombres perpetraron un asalto a un local de Prosegur en Campinhas, Brasil, a 93 kilómetros de San Pablo. Aquella vez, el modus operandi había sido muy parecido: se realizaron explosiones de dinamita y de un transformador de potencia.
 
El PCC (Primeiro Comando da Capital o Primer Comando Capital) es una organización considerada ilegal por el Estado brasileño, surgida en los años noventa e integrada por exconvictos  y prófugos de la Justicia, principalmente del Estado de San Pablo. Roberto Coronel, de la Radio Monumental de Paraguay, explicó en conversación con TN, que el PCC es un grupo criminal altamente peligroso, dedicado al tráfico de armas y drogas y vinculado también al terrorismo. Se maneja la información de que el PCC se está, desde hace un tiempo, asentando en Paraguay.
 
 Detonando explosivos
 
Los delincuentes utlizaron entre 5 y 8 vehículos, informa Última Hora, para realizar su operativo tipo comando. 5 de ellos fueron abandonados en la localidad de Hernandarias y todos eran blindados. Al menos 3 de ellos, asegura Última Hora, tenían chapa brasileña. En el interior de una de las camionetas, se encontraron explosivos en gel y 4 cargadores de AK 47.
 
El Policía del Grupo Especial de Operaciones que hacía guardia frente al local de Prosegur, Sabino Ramón Benítez, fue acribillado en el lugar. También fue herido un policía de la División de automotores, Gegrorio Ramón Mongues Martínez, informó Vanguardia. Igualmente, resultaron heridos los civiles Juan Fernández, Vicente Ramón Vargas González y Eusebio Quiroga, quienes fueron atacados por los delincuentes al descender de un bus, explica el periódico esteño, Diario Vanguardia.
 
Los delincuentes huyeron hacia la zona norte del Alto Paraná, disparando a los transeúntes a su paso y colocando clavos "miguelitos" con el objetivo de pinchar las ruedas de los vehículos de la policía. En este momento, agentes especiales están en el lugar intentando desactivar explosivos que fueron instalados en cadena en la sede de Prosegur. El comisario Richard Vera, jefe de Homicidios de la policía de Ciudad del Este, indicó al diario ABC: "Aproximadamente cuatro bombas se encontraron alrededor de Prosegur, estamos buscando más." Por el peligro de posibles explosivos sin detonar, las clases fueron suspendidas en la zona.