POR AHORA SIGUE LIBRE

Condenan al hijo de Aliverti a 4 años de prisión

El Tribunal Oral Número 6 de San Isidro condenó a 4 años de prisión a Pablo García Aliverti, el hijo del periodista Eduardo Aliverti, por haber atropellado y matado al vigilador privado Reinaldo Rodas, a quien arrastró durante más de 17 kilómetros por la autopista Panamericana en 2013. De todos modos, seguirá libre hasta que la sentencia quede firme. La querella había pedido la pena de 15 años de prisión.

El Tribunal Oral Número 6 de San Isidro condenó a 4 años de prisión a Pablo García Aliverti, el hijo del periodista Eduardo Aliverti, por haber atropellado y matado al vigilador privado Reinaldo Rodas, a quien arrastró durante más de 17 kilómetros por la autopista Panamericana en 2013. De todos modos, seguirá libre hasta que la sentencia quede firme.

Además, lo inhabilitaron para conducir por un plazo de 8 años.

Cabe destacar que la querella había pedido la pena de 15 años de prisión para él, mientras que la fiscal María Inés Domínguez, solicitó 4 años de prisión por homicidio culposo. Por su parte, la defensa del joven había pedido su absolución.

El hecho ocurrió el 16 de febrero de 2013, cuando García Aliverti conducía su auto por la Panamericana en dirección a la ciudad de Buenos Aires y atropelló a Rodas, quien se dirigía a su lugar de trabajo en bicicleta.

Tras el choque, la víctima atravesó el parabrisas y quedó muerto en el asiento del acompañante, mientras que el conductor siguió su marcha durante 17 kilómetros hasta que fue detenido en la siguiente estación de peaje. Sin embargo, el hijo del periodista quedó en libertad tras someterse a un test de alcoholemia, que arrojó que tenía 1,45 gramos de alcohol en sangre, casi el triple de lo permitido.

“Nosotros pediremos que se lo juzgue por homicidio simple, lo que implica reconocer un dolo eventual porque además de haber conducido alcoholizado lo más grotesco del hecho fue que arrastró el cuerpo de la víctima 17 kilómetros en el parabrisas”, había dicho la viuda de Rodas, Catalina Ramírez.

En su declaración, el hijo de Aliverti había alegado que entró en un "estado de shock" cuando embistió a Rodas en la Panamericana, pero que "perdió la memoria" y no declaró de dónde venía. Sólo habría tenido “un momento de lucidez que le permitió frenar en el peaje para pedir ayuda”.

"Dijo que Rodas se le avalanzó sobre el vehículo y él entró en estado de shock pero tuvo un momento de lucidez por el cual pensó que en el peaje podría encontrar ayuda", contó la fiscal.