PELIGRO, EXAGERACIÓN Y PRESIONES

Kim Jong Un, un Donald Trump norcoreano

Por ahora, todo es una suma de fuegos artificiales, muchísima verborragia. La agencia estatal norcoreana KCNA citó a fuentes militares amenazando: "Nuestra reacción más dura contra USA y sus vasallos se hará de una manera tan despiadada que no permitirá que los agresores sobrevivan". Un integrante del Estado Mayor norcoreano deslizó que si Washington DC atacara, Corea del Norte embestiría contra las bases militares estadounidenses en Japón y Corea del Sur, así como la residencia presidencial en Seúl. El Pentágono ha movilizado el portaaviones USS Carl Vinson y a su grupo de ataque hacia las aguas que rodean la península coreana. Y los consejeros de Seguridad Nacional del presidente Donald Trump dicen que este sábado 15/04, Corea del Norte ejecutaría su 6ta. prueba nuclear o un nuevo lanzamiento de misiles balísticos para celebrar el 105to. aniversario del nacimiento de su fundador, Kim Il-sung, el abuelo de Kim Jong-un, el actual gobernante. Donald Trump recordó en Twitter que ha enviado a las costas coreanas "una Armada muy potente que incluye submarinos". Y que está dispuesto a resolver el problema norcoreano sin la ayuda de Beijing. ¿Es para preocuparse?

"Corea de Norte y las veleidades de Kim Jong Un no dejan de tener consecuencias no sólo en el devenir de las relaciones internacionales entre los países de la zona, sino a nivel global. Y es algo que parece no detenerse", advirtió Javier Gil Pérez, profesor de Relaciones Internacionales en la Universidad Pontificia Comillas ICAI-ICADE, hace 1 año, en abril 2016.

En aquel inicio de 2016, Corea del Norte ejecutó su 4ta. prueba nuclear y realizó con éxito el lanzamiento de misiles balísticos de alcance medio, además de publicar un video mostrando la destrucción de Washington DC, a manos de un misil de Corea del Norte, y otro similar destruyendo Seúl, capital de Corea del Sur.

Difícil no recordarlo en el ajetreado abril 2017. Corea del Norte mostró el sábado 15/04 misiles aparentemente nuevos en el 105 aniversario del nacimiento de su padre fundador, Kim Il Sung, mientras un grupo de barcos estadounidenses con capacidad nuclear se dirigía hacia la región. Los misiles parecían ser el principal elemento del gigantesco desfile, mientras el nieto de Kim, el líder Kim Jong Un, saludaba al comandante de las Fuerzas Estratégicas, la rama del ejército que supervisa el arsenal de misiles.

 

Javier Espinosa, corresponsal del diario madrileño , El Mundo desde Changbai, en China, junto al cauce del angosto río Yalu, mirando la localidad norcoreana de Hyesan -200.000 habitantes, en la provincia norteña de Ryangang-, a 100 km. de Pyunggye-ri, donde el gobierno de Pyongyang realiza todos sus ensayos nucleares desde 2006, reportó que los lugareños chinos sienten los temblores de tierra cada vez que ocurren las pruebas norcoreanas.

En septiembre 2016 también lo sintieron los habitantes de las provincias chinas de Liaoning y Jilin: un remezón de magnitud 5,3º.

La gente espera el 6to. terremoto porque es lo que dicen que comentan los norcoreanos en esa frontera. Pero también dicen: "No habrá guerra. Kim Jong Un no quiere un conflicto porque sabe que perdería el poder".

Según USA, sus fuerzas se alistan para realizar "un ataque preventivo con armas convencionales", motivo por el que han desplegado 2 destructores equipados con misiles de crucero Tomahawk en aguas de la península coreana. Uno de ellos se encuentra a una distancia de unas 300 millas náuticas (cerca de 555 kilómetros) del sitio de pruebas nucleares de Corea del Norte.

El 12/04, los estadounidenses dijeron que las autoridades norcoreanas colocaron en un túnel un dispositivo nuclear que podría ser detonado el sábado 15/04. La escalada es evidente.

El portal 38 North, que se especializa en el análisis de Corea del Norte, proporcionó imágenes de satélite del sitio de pruebas nucleares Punggye-ri hechas el 12/04. Las imágenes demuestran una actividad continua alrededor del portal norte del recinto, así como una actividad adicional en el área administrativa principal.

A juicio del experto ruso Andréi Karneev, Corea del Norte quiere canjear o interrumpir o demorar su programa nuclear a cambio de ciertas garantías a la élite gobernante. Sin embargo, en caso de que surja un conflicto armado, la propia existencia de Corea del Norte correrá peligro.

La historia

La República Popular Democrática de Corea ocupa la porción septentrional de la península de Corea, y limita al norte con China, al noreste con Rusia, al este con el mar del Japón, al sur con Corea del Sur y al oeste con la bahía de Corea y el mar Amarillo.

Su ejército en servicio activo es de 1,21 millón de soldados, el 4to. más grande en el mundo, después de China, USA e India.

La península de Corea fue gobernada por el Imperio coreano hasta que fue conquistada y colonizada por Japón después de la guerra ruso-japonesa de 1905. En 1945 -justo después de la 2da. Guerra Mundial- la península fue dividida en 2 zonas: la ocupada por la hoy ex URSS, y la ocupada por USA.

En 1948, Corea del Norte rechazó participar en las elecciones avaladas por Naciones Unidas, y nacieron 2 Gobiernos independientes que reclamaban la península entera como territorio propio. Éste fue el argumento de la guerra de Corea en 1950, que finalizó con la firma de un armisticio en 1953; aunque oficialmente, ambos países siguen en guerra porque todavía no se ha firmado un tratado de paz.

En Wikipedia se lee un compacto de aquellos incidentes posteriores a la 2da. Guerra Mundial:

"(...) ambos regímenes aspiraban por igual a unificar el país bajo su mando. Se sucedieron las provocaciones fronterizas y tanto Syngman Rhee -un veterano político exiliado en Hawái y opositor a la invasión japonesa de Corea a cargo en Seúl- como Kim Il-sung -quien había luchado desde 1932 contra los japoneses y era un líder guerrillero popular y peligroso- solicitaron apoyo para iniciar la guerra pero estadounidenses y soviéticos se negaron a concederlo en primera instancia. Finalmente Josef Stalin le prestó al líder norcoreano un respaldo limitado y condicionado a la aceptación de Mao, quien le pidió a Stalin que confirmara la versión que le llevó Kim, y furioso éste ordenó que se excluyera a los chinos de cualquier planificación militar, lo que incluía ocultarles la fecha del ataque.

La guerra estalló cuando, en la madrugada del 25/06/1950, el ejército norcoreano atravesó la frontera del paralelo 38 y en 3 días llegó a Seúl. Los estadounidenses consiguieron, gracias a que la Unión Soviética no ejerció su derecho de veto, que se aprobara el 27/06/1950 una resolución del Consejo de Seguridad en apoyo a la intervención militar internacional. Pero a fines de agosto los norcoreanos dominaban casi toda la península. Sin embargo, después del desembarco de Incheon (Operación Chromite, el 15/09/1950, un ataque anfibio de las fuerzas de Naciones Unidas, que involucró a 75.000 soldados y 261 buques de guerra), tras las líneas del cansado ejército del Norte, los estadounidenses avanzaron y tomaron Seúl 9 días después, y Pionyang el 19/10/1950, el mismo día cuandod Mao decidió intervenir.

El 'Ejército de Voluntarios del Pueblo Chino', dirigido por Peng Dehuai, infligió graves derrotas a los estadounidenses —al punto de que Douglas MacArthur llegó a proponer la utilización de armas nucleares— y recuperó Seúl el 04/01/1951. (...)":

1 mes después los estadounidenses contraatacaron, recuperaron Seúl y avanzaron hacia el paralelo 38, donde construyeron una línea fortificada de defensa. La guerra entró en una fase de estancamiento, hasta que el 27/07/1953 se firmó en Panmunjom un armisticio.

La manipulación

Según el profesor Gil, hay 2 argumentos que alimentan la belicosidad de Corea del Norte:

* es el único país comunista que no ha iniciado reformas de calado tanto en economía como en su propio sistema político. Vietnam, China y Cuba han iniciado, con mayor o menor intensidad, reformas con el objetivo de mejorar la competitividad de sus economías. Por lo tanto, Corea del Norte se encuentra aislado; y

* el líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, todavía está en un proceso de consolidación de su poder, a diferencia de su abuelo, Kim Il-sung, y su padre, Kim Jong il. Jong Un ha depositado su esperanza de consolidación en el desarrollo del programa nuclear.

Sin duda, esto es similar a lo que intentó en su momento en Irán, Mahmud Ahmadineyad.

Quienes vigilan Pyunggye-ri mediante satélites volvieron a repetir que la inusual actividad en ese complejo parecen indicar que una nueva prueba nuclear es algo inminente.

Y todos miran a China porque, de acuerdo al tratado bilateral de 1961, en vigor, ambos países se comprometieron a protegerse mutuamente. En verdad, esto fue ratificar la relación durante la Guerra de Corea (1950 a 1953). Y Beijing no tiene ningún acuerdo de este tipo con otros territorios.

Beijing se opone al desarrollo del programa atómico norcoreano, una preferencia de su aliado (la relación fue tan cercana como "los labios a los dientes", según Mao Zedong) que ha provocado una fisura en las relaciones bilaterales, que atraviesan por uno de los momentos "mas bajos de su reciente historia", según opina Lu Chao, un experto en Corea del Norte de la Academia de Ciencias Sociales de la provincia limítrofe de Liaoning.

Ya pasaron 3 años desde que Wang Hongguang, un mediático ex general, escribió un artículo de opinión en el 'Global Times' criticando a Pyongyang por su apuesta por el desarrollo de armamento atómico y reconoció que sus ensayos suponen "una seria amenaza de contaminación nuclear para la zona china fronteriza".

China se da vuelta

"También puede ocurrir que estén participando en una maniobra (de confusión) bien planificada", dicen en la frontera.

Los especialistas de la web 38North que se han basado en las imágenes de los satélites que vigilan Punggye-ri para alertar el peligro de la 6ta. prueba nuclear, dicen que existe otra opción: que Pyongyang sólo realice un ejercicio de desinformación.

"Corea del Norte entiende que el mundo les está observando e intenta manipular las informaciones sobre las actividades en Pyunggye-ri. Por ejemplo, las señales que hemos visto en los últimos días -cuando pudieron captar claras evidencias de movimientos de personal y vehículos- no se pudieron captar en las (2) pruebas de 2016. Es una actividad similar a la que captamos antes del ensayo de 2013 pero eso fue antes de que Pyongyang comprendiera que estaba siendo observada (por los satélites). Saben perfectamente que les estamos mirando. Por eso, hay que tener mucho cuidado. También puede ocurrir que estén participando en una maniobra (de confusión) bien planificada", escribió Joseph Bermudez, uno de los analistas de 38North.

El experto ruso Andréi Karneev comentó en una entrevista con la agencia Sputnik que China, USA y Rusia comparten una visión común acerca de las ambiciones atómicas de Corea del Norte, de manera que Pyongyang ya no tiene mucho margen de maniobra.

No es casualidad que los medios chinos, incluidos sitios web gubernamentales, difunden contenidos cuyo denominador común es que, dada la situación actual, quedan cada vez menos posibilidades de solucionar el problema nuclear norcoreano por la vía pacífica, y que la guerra puede hacerse inevitable si Pyongyang se obceca en su programa atómico.

En opinión de muchos analistas, al persistir en el desarrollo de su programa nuclear, Pyongyang se ha convertido en una amenaza cerca de las fronteras de China, y eso inquieta a Beijing. Es conocido que al Gobierno chino no le inquieta la ideología sino que sus necesidades las impone su seguridad nacional.

Javier Gil, profesor de Relaciones Internacionales experto en cuestiones relacionadas con Asia, advirtió: “La clave es analizar por qué Corea del Norte muestra una actitud tan agresiva hacia la comunidad internacional que incluso está produciendo un distanciamiento de su gran aliado internacional, la República Popular de China”.

Precisamente, China ha presionado rechazando 2 millones de toneladas de carbón -producto que supone el mayor ingreso de divisas para Corea del Norte- que transportaban una docena de cargueros norcoreanos, según la transportadora Dandong Chengtai, de Liaoning.

Donald Trump se alegró porque lo consideró una consecuencia de su presión sobre el mandatario chino Xi Jinping: "Han devuelto una enorme cantidad de carbón que venía de Corea del Norte. Es un gran paso. Creo que China lo está intentando y ya ha comenzado".

China

Gabriela Márdero recordó, en octubre en 2016, en EsGlobal:

"China estaba a unas horas de clausurar la Cumbre del G20, de la que orgullosamente era anfitriona la ciudad de Hangzhou, en el sureste del país, cuando se supo que su vecina Corea del Norte acababa de realizar una nueva prueba de misiles de medio alcance con capacidad nuclear. Esta vez se trató de 3 misiles tipo Nodong-1 que aterrizaron en el mar del Este, dentro de la zona de defensa aérea japonesa.

Días después Corea del Norte llevó a cabo su 5to. ensayo nuclear. Kim Jong-un, quien heredó el poder de su padre en 2011, celebraba muy a su estilo un aniversario más de la creación de la República Popular Democrática de Corea (1948) por parte de su abuelo. Los efectos de la celebración fueron recibidos en las ciudades chinas fronterizas como un sismo de 5.3º.

No fue la primera vez que el líder norcoreano aprovechó fechas de relevancia para China para atraer los reflectores mundiales sobre sí mismo. En diciembre de 2012, cuando una delegación enviada por el presidente, Xi Jinping, se encontraba en Pyongyang para entregar al recién ascendido líder norcoreano una carta de felicitación de puño y letra del Presidente chino, Kim Jong-un realizó un lanzamiento de cohete. Le siguió una prueba nuclear en febrero (la 1ra. de su gestión) durante el Año Nuevo chino y en la víspera de la celebración anual de las 2 Sesiones (máximo evento político chino).

Luego, en enero de 2016 vendría un nuevo ensayo, presumiblemente de una bomba de hidrógeno. Kim diría que estaba siguiendo los pasos de su padre, quien realizó los 2 primeros ensayos nucleares (...)".

El diario Global Times llegó a insinuar en su editorial que Beijing podría aprobar un bloqueo de combustible contra su vecino si se concreta el nuevo ensayo atómico, una medida que podría desestabilizar a las autoridades del país limítrofe ya que Corea del Norte depende de las cientos de miles de toneladas de crudo que importa desde China.

El analista chino Zhan Debin le dijo a la agencia rusa Sputnik: "De todos modos, Beijing no puede quedarse de brazos cruzados mientras en la península rige el desorden. Obviamente, China hará todo lo que esté en su mano para prevenir que el conflicto se convierta en una guerra, y no va a suministrar armas ni participará en confrontaciones armadas".

Según Debin, el objetivo de China es mantener la estabilidad en la península de Corea.

Muchos analistas pronosticaron que Corea del Norte no sobreviviría a la caída del Muro de Berlín, la URSS y el Pacto de Varsovia.

Otros afirmaron que no superaría la terrible hambruna de los años 90, y volvieron a equivocarse.

“Pero en el corto plazo no se observan alternativas internas que puedan provocar el fin del régimen”, afirmó el profesor Gil en la web EsGlobal, de la Fundación Fride.

“Los oponentes al régimen, son sistemáticamente perseguidos y encarcelados en las prisiones norcoreanas, no existe sociedad civil y la comunidad internacional ha mostrado una inmensa preocupación que nunca ha pasado a la acción más allá de la crítica sistemática a las violaciones de los derechos humanos en Corea del Norte”, subrayó el profesor .

Todos miran a China porque creen que depende de Beijing la única posibilidad de provocar un cambio en Corea del Norte. “China es el principal aliado comercial del país, su sustento político a pesar de las tensiones presentes y pasadas, y quizá China sea el único país con capacidad e influencia suficiente para propiciar y garantizar un cambio en Corea del Norte”, asegura Gil.