LAURA ALONSO

Cristina se llevó hasta los regalos protocolares: La denunciarían por peculado

La directora de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, contó que no hay ningún regalo ni patrimonio registrado de Cristina Fernández durante sus años como Presidente de la Nación, y que analiza "hacer una denuncia por peculado". "Los regalos son del Estado, no personales, y si alguien se lleva algo que no corresponde lo está robando", aseguró la funcionaria.

La directora de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, contó este jueves (13/04) que no hay ningún regalo ni patrimonio registrado de Cristina Fernández durante sus años como Presidente de la Nación, y que analiza "hacer una denuncia por peculado". "Los regalos son del Estado, no personales, y si alguien se lleva algo que no corresponde lo está robando", aseguró la funcionaria en diálogo con Radio Nacional.

Luego de 16 años, recientemente entró en vigencia el artículo de la ley pública que regula los obsequios que reciben los funcionarios públicos. Alonso es la encargada de hacerla cumplir en esta nueva etapa del organismo. Aseguró que están trabajando "meticulosamente" para construir el listado de regalos que "desaparecieron" durante la gestión kirchnerista.

"La presidenta viajó muchas veces y no hay un solo regalo registrado", contó la funcionaria. "Sobre los regalos del Papa Francisco, nosotros preguntamos y respondieron que no hay nada", afirmó. Alonso comentó que se lo pudo haber llevado la ex presidente o cualquier empleado público porque no le daban el cuidado y la importancia que tiene un obsequio protocolar. "El regalo es al Estado argentino mediante su jefe circunstancial", remarcó.

En diálogo con Radio Nacional, la funcionaria hizo un mensaje directo a ex mandataria. "Por ahí la presidenta está escuchando este programa y quiera devolver todos los regalos protocolares que desaparecieron de la Casa Rosada", expresó.

"No hay ningún regalo registrado ni patrimoniado y estamos analizando hacer una denuncia por peculado. Los regalos son del Estado, no personales, y si alguien se lleva algo que no corresponde lo está robando", aseguró la funcionaria.

En derecho penal se denomina peculado a la malversación de caudales públicos, un delito que consiste en la apropiación indebida del dinero perteneciente al Estado por parte de las personas que se encargan de su control y custodia. Está tipificado en el capítulo VII del Código Penal de la Nación y prevé una pena de hasta 10 años de prisión e inhabilitación absoluta para el funcionario involucrado.

El gobierno de Mauricio Macri abrió el registro e instó a sus funcionarios a cargar los datos de los obsequios que reciben. Informan que hay vinos, pañuelos de seda, libros y hasta salaminess. Para ejemplificar la importancia del nuevo rol de la oficina, Alonsó contó que Juan José Aranguren registró "dos salamines y dos frascos de dulce de leche". Sin embargo, ahora no se puede constatar ya que el sitio oficial con la lista de obsequios está caído.