MÁS TENSIÓN EN VENEZUELA

Capriles inhabilitado por 15 años convoca al sábado #8A

El gobernador del estado Miranda, Henrique Capriles, anunció que fue inhabilitado por 15 años por el ilegítimo gobierno de Nicolás Maduro. Capriles indicó que recién se le acaba de informar la medida. En días pasados, el gobernador señaló que la Contraloría le había impuesto una multa de US$ 10, “por haber reconducido el presupuesto de Miranda”. Y aunque dijo que introduciría un recurso ante el Tribunal Supremo de Justicia, advirtió que se le quería inhabilitar.

El líder opositor y ex candidato presidencial de Venezuela, Henrique Capriles, fue inhabilitado el viernes 07/04 para postularse a cargos de elección popular por 15 años, una sanción que lo descalifica para aspirar a la presidencia en el 2018.

Capriles, gobernador de Miranda, el segundo estado más poblado del país, fue sancionado por la Contraloría por seis casos, entre ellos, haber recibido donaciones de las embajadas de Gran Bretaña y Polonia, reconducir el presupuesto de su gobernación e invertir recursos en propaganda televisiva.

"A mis queridos y respetados compañeros de trabajo, sigo acá y siendo su Gobernador, llegamos con el voto del Pueblo y solo el Pueblo decide", dijo Capriles, retando la sanción que supone su separación de todo cargo público, incluso de la gobernación que dirige desde el 2008.

El abogado de 44 años aún puede apelar la sanción ante la Justicia.

-------------------

 -------------------

Un documento difundido por el equipo de Capriles, y donde se explican las irregularidades, asegura que en ninguno de los casos hay "daño patrimonial".

"Es evidente que se utiliza a la Contraloría como un mecanismo de persecución política y de amenaza a autoridades electas y líderes que oponen al actual gobierno", dice.

Venezuela atraviesa una crisis política que se profundizó la semana pasada, luego de que la Justicia se arrogó facultades legislativas, generando llamados internacionales a respetar la democracia y protestas de calle.

A pesar que el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) revirtió rápidamente parte de las polémicas sentencias, criticadas por el propio presidente Nicolás Maduro, la oposición acusa que en Venezuela continúa la "ruptura del hilo constitucional".

La inhabilitación de Capriles podría caldear los ánimos en momentos en que la oposición se prepara para tomar nuevamente las calles el sábado 08/04.

"El gobierno de Maduro ha usado sucias trampas para sacar del juego democrático uno a uno a todos sus adversarios políticos", dijo José Miguel Vivanco, director ejecutivo de la organización no gubernamental Human Rights Watch.

"Si aún queda alguna persona que cree en la fachada de democracia de Maduro, la inhabilitación de Capriles debería desmoronar esa fantasía", agregó.

En el pasado, el gobierno socialista ha inhabilitado a otros políticos de oposición.

Uno de ellos, perfilado para la presidencia, Leopoldo López, sufrió la sanción en el 2008, lo que le impidió competir contra el líder socialista Hugo Chávez en las presidenciales del 2012. En el 2014, fue encarcelado acusado de encender una ola de protestas.

Texto completo de la notificación

Comunicado

En tanto, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, instó al Gobierno de Venezuela a cesar el uso de la violencia y de otras herramientas de represión en contra de manifestantes opositores que protestan pacíficamente en defensa de la democracia y el Estado de Derecho en su país, publica la OEA en su página web.

Un manifestante muerto y decenas de heridos y detenidos es el saldo inicial de la represión del jueves 06/04, que busca sofocar el clamor por elecciones libres, la única forma de salida para un país devastado por la crisis política y el saqueo.

Las protestas del jueves produjeron más heridos y detenidos, “en forma absolutamente arbitraria e indiscriminada, como una muestra más de autoritarismo”, y el asesinato de Jairo Ortiz, de 19 años. “Este crimen debe llamar a la democracia en el país, a hacer justicia, a superar la ignominia de la cobardía de sus asesinos”, dijo.

Almagro hizo también referencia a la responsabilidad de los militares en este momento. “Se trata de un autoritarismo que se escuda en las fuerzas armadas que, lejos de actuar como las fuerzas del orden, actúan como las fuerzas de la represión y del terror. Es un autoritarismo que, en su escalada de odio y vergüenza, contagia también de odio y vergüenza a las fuerzas armadas. Este régimen autodenominado cívico-militar es el responsable no sólo de la pérdida de la Democracia y de la crítica situación alimentaria en Venezuela, es también responsable de incitar al odio mediante la represión”, subrayó.

“La protesta pacífica y el derecho a la libertad de reunión pacífica son derechos universales que debe respetar cualquier gobierno, especialmente los gobiernos democráticos”, afirmó, y añadió: “Esto revela nuevamente que en Venezuela no existe estado de derecho y que se violan metódicamente los derechos humanos”.

En su más reciente informe al Consejo Permanente sobre la situación en Venezuela, el Secretario General reveló la sistemática represión y criminalización de voces de la oposición y grupos de la sociedad civil, las detenciones arbitrarias y el uso excesivo de la fuerza contra protestas pacíficas por parte del régimen autoritario venezolano.

“La utilización de las fuerzas de seguridad del Estado para reprimir manifestaciones en favor de los derechos constitucionales y principios democráticos resulta absolutamente inaceptable y nos retrotrae a los momentos más oscuros de la historia de nuestros países”, agregó. “A la dramática situación de Venezuela no deben sumársele mártires como resultado de la violencia de Estado”.

Almagro instó a los responsables políticos que gobiernan el país a “deponer su actitud represiva, que sólo puede conducir a más aplastamiento de libertades y a situaciones de mayor dolor y duelo”.

Hizo también referencia a que “es absolutamente impropio de la institución militar plegarse al autoritarismo, sus fiscales no son acusadores de presos políticos, sus servidores no son torturadores, sus oficiales no son instrumento de la represión, sus oficiales no son la mano de la corrupción”.

Así decía Monseñor Oscar Arnulfo Romero en su más dolorosa homilía: “Yo quisiera hacer un llamamiento, de manera especial, a los hombres del ejército. Y en concreto, a las bases de la Guardia Nacional, de la policía, de los cuarteles… Hermanos, son de nuestro mismo pueblo.”

“Son palabras que creíamos aprendidas en la región. Sin embargo, la codicia del poder gubernamental venezolano y su afán de perpetuarse han dividido terriblemente a los venezolanos, y hacen que la voz del héroe salvadoreño interpele hoy nuevamente las conciencias de quienes creemos en la democracia, en las libertades civiles y en el valor y derecho de los pueblos”, dijo el Secretario General.

El líder de la OEA agregó que “resulta absolutamente necesario -bajo sus obligaciones políticas, morales y jurídicas –tanto a nivel interno como internacional- que el régimen venezolano cese inmediatamente todo acto de represión violatorio de derechos por parte de las fuerzas de seguridad del Estado y de los grupos civiles de choque que responden al oficialismo en Venezuela”.

“Hoy me veo obligado a advertir al gobierno de Venezuela que los demócratas del continente no aceptaremos pagar con sangre venezolana las deudas de democracia, libertades, prosperidad, Constitución y derechos que sus gobernantes han contraído a costillas del pueblo”, concluyó el Secretario General de la OEA, al tiempo de hacer un nuevo llamado a “elecciones, el único camino para que Venezuela tenga un Gobierno legítimo surgido del único soberano: el pueblo”.

Venezuela atraviesa una grave crisis, con la inflación más alta del mundo, recesión económica y escasez de las que la oposición culpa a Maduro. Pero el mandatario de 54 años dice que son sus adversarios los responsables por llevar a cabo una "guerra económica" contra su gobierno socialista.