GIRO DE 180º DE TRUMP

Del No intervencionismo a los 59 misiles a Siria

Rusia advirtió que los ataques con misiles de USA contra una base aérea siria podrían tener consecuencias "extremadamente graves", confirmando que se abrió una pugna entre Moscú y Washington DC. El Ministerio de Defensa ruso notificó al Pentágono que suspende la línea de comunicaciones usada para evitar choques occidentales en Siria, según la agencia Interfax. En tanto, el presidente Donald Trump presionó a su par chino, Xi Jinping, para que haga más por contener el programa nuclear de Corea del Norte. Aquí todo esto un poco más en profundidad:

Unos días antes del ataque químico -probablemente con gas sarín- en la ciudad siria de Khan Shaykhun, el martes 04/04, el Presidente estadounidense, Donald Trump, había dicho que sería "tonto" insistir en intentar remover al Presidente sirio, Bashar al-Assad, del poder. Hasta ese momento, la posición de Trump era que la prioridad Nº1 de Estados Unidos en Medio Oriente era derrotar al Estado Islámico. Todo indicaba que prevalecería la actitud neutral frente al conflicto sirio que había caracterizado a su antecesor, Barack Obama, solo que ahora en convergencia explícita con Rusia.

"Nuestra prioridad ya no es sentarnos y concentrarnos en que Assad salga del poder", había dicho en ese entonces Nikki Haley, embajadora de Estados Unidos ante las Naciones Unidas, mientras el secretario de Estado, Rex Tillerson, decía que dependía del "pueblo sirio" decidir el destino último de Assad.

"Los comentarios parecían finalmente indicar la convergencia de la estretegia para Siria entre Washington y Moscú, antagonistas desde hacía mucho tiempo en la cuestión siria. Assad, parecía, podía ser parte de la solución, después de todo", escribió Patrick J. McDonnell, del diario Los Angeles Times.

Todo eso cambió el 04/04, cuando se conoció la noticia de que había habido un ataque con gas químico a población civil en la ciudad Khan Shaykhun, en la provincia de Idlib -controlada por los rebeldes sirios-, que mató a por lo menos 70 personas y dejó a cientos más afectadas -muchas de ellas con dificultades serias para respirar-, según la Organización Mundial de la Salud, que cita a grupos médicos que trabajan en Siria. Ese mismo día, Trump dio una conferencia de prensa junto al rey jordano Abdullah II, en la que dijo que el ataque había "cruzado muchas líneas" y que su actitud con respecto a Siria y a Assad había cambiado. Es que según oficiales estadounidenses, los radares habían detectado aeronaves sirias en las inmediaciones de Khan Shaykhun en la mañana del ataque allí. Trump dijo ser una "persona flexible", que no se iba a aferrar a sus creencias previas si el mundo había cambiado. Haley, mientras tanto, dijo que Estados Unidos iba a llevar a cabo acciones unilaterales en Siria si las Naciones Unidas no respondía rápido ante el ataque químico.

La amenaza se concretó el jueves 06/04, cuando Estados Unidos atacó la base aérea siria de Al Shayrat con 59 misiles. Desde esta, según USA, se habría lanzado el ataque químico unos pocos días atrás. El ejército sirio dijo que 6 personas murieron en la ofensiva. Según informó el Pentágono, el comando estadounidense notificó previamente al Gobierno ruso de que se realizaría la incursión, aunque Tillerson aclaró que esto no fue para "pedir autorización" de Moscú, y fue aún más allá: dijo que Rusia o bien fue "cómplice" del régimen sirio en el ataque del 04/04, o bien actuó de manera "incompetente". En respuesta al ataque estadounidense, Rusia decretó el viernes 7/4, que un acuerdo para minimizar los riesgos de incidentes entre las aeronaves estadounidenses y rusas que operan en Siria, quedó suspendido. Se trata del memorándum de entendimiento de 2015, bajo el cual ambos países intercambiaban información sobre los vuelos de la coalición liderada por Estados Unidos contra ISIS, y los aviones rusos operando en favor del régimen de Assad. Esto, según Thomas Grove, Nour Malas y Maria Abi-Habib de The Wall Street Journal, será una complicación para la prioridad número 1 de la administración de Trump en Siria que es luchar contra el Estado Islámico.

Esta no es la primera vez que el régimen sirio, apoyado por Rusia y por Irán, es acusado por las potencias occidentales de haber lanzado ataques químicos contra la población siria. El 21/8/2013, un ataque químico en Guta -un suburbio de Damasco-, mató a 1.400 personas, según Wikipedia. En ese momento, el entonces Presidente estadounidense, Barack Obama, fue muy criticado en su país por no haber intervenido en el conflicto civil sirio, cuando se había cruzado lo que él había dicho que era una línea roja: el uso de armas químicas. (Por eso la referencia de Trump a que este nuevo ataque había "cruzado muchas líneas"). En esa ocasión, un equipo de investigación de la ONU encontró evidencia "clara y convincente" del uso del gas sarín. Un informe del Consejo de los Derechos Humanos de la ONU de 2014 concluyó que "cantidades significativas de sarín habían sido usadas en un ataque planificado e indiscriminado contra áreas civiles, causando muertes masivas." La evidencia además indicó que los perpetuadores del ataque habían tenido probablemente acceso al arsenal de armas químicas del ejército sirio, así como el know-how y equipos necesarios para manipular agentes químicos. Mientras el ejército sirio y la oposición se intercambiaban culpas por el ataque, el líder de la misión de la ONU, Åke Sellström, caracterizó a las explicaciones gubernamentales sobre la supuesta adquisición de las armas químicas por parte de los rebeldes, como poco convincentes, explica Wikipedia.

En ese momento, en lugar de emprender acciones militares, Obama aceptó un trato con Rusia para desmantelar el programa de armas químicas del régimen sirio, explica Matt Pearce, del diario LA Times.

Jerry Smith fue el jefe de operaciones de un equipo liderado por Naciones Unidas, que estaba a cargo de la supervisión de lo remoción de las reservas de sarín en Siria, tras el ataque en Guta.

Tras conocerse el ataque del martes 04/04, Smith dijo: "Esto apesta a 2013 otra vez", según el diario británico The Guardian. Además agregó: "Si te fijas en los videos, las víctimas no tienen ninguna herida física. Hay formación de espuma y pupilas puntiformes, en particular. Esto parece ser algún tipo de intoxicación por organofosfato. En teoría, un agente neurotóxico. Lo que es llamativo es que parece ser más que cloro. La toxicidad del cloro no se presta al tipo de daños y números que hemos visto."

Turquía, que es adonde fueron trasladados gran parte de las víctimas del ataque, confirmó a partir de las autopsias, que las víctimas habían estado expuestas a gases químicos. Médicos Sin Fronteras, por otro lado, dijo que posiblemente 2 tipos distintos de químicos hayan sido utilizados en el ataque -gas cloro y gas sarín-.

Se creía que la destrucción del arsenal químico sirio se había concretado en 2014. Pero este nuevo ataque lo puso en duda, a pesar de que aun no está comprobado que haya sido el régimen de Assad el responsable -dictaminar una cosa así implicaría una investigación, que aún no ha sido llevada a cabo-. Mientras Estados Unidos asegura que sí lo fue, y hasta algunos analistas afirman que el ataque no podría haber sido llevado a cabo sin la ayuda de los rusos, Vladimir Putin dijo que las acusaciones contra Assad eran "infundadas", y el ministro de Defensa ruso alegó que los aviones sirios estaban de hecho destruyendo armas químicas de los rebeldes, no utilizándolas. Dijo además que los ataques aéreos tenían como objetivo una facilidad adonde los rebeldes almacenaban munición y producían proyectiles cargados de agentes tóxicos que luego iban a ser enviados a Irak.

La versión rusa, que dice que la expansión del gas químico fue producto de un bombardeo a una facilidad en la que los rebeldes los almacenaban y utilizaban para fabricar proyectiles, fue contrastada por muchos expertos en armas. Según un artículo de Jeffrey Marcus en el diario estadounidense The New York Times, estos proclamaron que si una facilidad como esa hubiese sido atacada, la subsecuente explosión habría provocado que los químicos se consumiesen. Por otro lado, agregaron, es improbable que un agente neurotóxico como el sarín fuese almacenado en su forma activa en una facilidad tal, y además sus componentes deben ser mezclados para ser letales. Por otro lado, testigos citados por el diario, proclamaron que horas después del ataque, un hospital que estaba tratando a los heridos, también fue bombardeado.

Según la UOSSM (Union of Medical Care and Relief Organizations), casi todos los hospitales de las ciudades sirias controladas por los rebeldes, fueron bombardeadas por lo menos una vez en 2016, algunas facilidades médicas fueron atacadas hasta 25 veces, y la institución médica promedio fue bombardeada 3 veces ese año.

Por otro lado, un vocero de Putin dijo que el Presidente ruso consideraba el ataque estadounidense como un intento de distraer la atención de una cantidad enorme de pérdida de vidas civiles, causada por una ofensiva apoyada por Estados Unidos para capturar la ciudad iraquí de Mosul de manos del Estado Islámico, publicó The Washington Post.

Las armas químicas están prohibidas por el Protocolo de Ginebra de 1925, luego de que más de 90.000 soldados fueran asesinados en la 1ra. Guerra Mundial por materiales que incluían el gas cloro y el gas mostaza, explica Pearce del LA Times. Pero naciones como Estados Unidos y la Unión Soviética, almacenaban reservas de ellas igual. Una ocasión en la que fueron utilizadas fue en la guerra Irán-Irak en los años '80. En ese momento, oficiales estadounidenses reportaron por primera vez que Siria había producido su propio arsenal de armas químicas. Con la firma de la Convención de Armas Químicas internacional, en el año 1993, comenzó una nueva fase de desarme mundial. Casi todas las naciones suscribieron pero Siria no. Esto despertó mucha preocupación cuando comenzó el conflicto civil sirio en 2011, durante cuyo curso los investigadores han acusado tanto al Gobierno sirio como al Estado Islámico de haber utilizado armas químicas.

En septiembre de 2013, Estados Unidos (que se opone a Assad) y Rusia (su aliado) llegaron a un acuerdo, bajo el cual Siria reconocería sus armas químicas y facilidades ante la Organización para la Prohibición de Armas Químicas -el órgano de control global de químicos-, que procedería rápidamente a la decomisión de las facilidades y armas declaradas, explica el LA Times. Hacia fines de 2014, todas las armas químcas declaradas por Siria habían sido destruidas, junto con 24 de las 27 facilidades de producción declaradas por el país (las otras 3 aún no han sido destruidas debido a inestabilidad, según reportes de los inspectores). Sin embargo, algunos oficiales estadounidenses se mantuvieron escépticos sobre el desenlace de esta operación: aseguraban que Siria no había declarado su programa entero de armas químicas ante los inspectores.

El ataque químico y la respuesta de USA dejan muchos interrogantes abiertos. Si Assad estuvo de hecho detrás del ataque en Khan Shaykhun, la primera pregunta que surge es: ¿por qué este ataque químico ahora, si solamente días atrás se hablaba de que Bashar al-Assad estaba en su posición más fuerte en años? Por otro lado, ¿la intervención estadounidense se limitará al bombardeo a la base siria de Al Shayrat o continuará en los próximos días? ¿Está Donald Trump dispuesto a involucrarse de lleno en el conflicto sirio a partir de ahora? ¿Qué significaría esto para el futuro de las relaciones USA-Rusia? Según Joshua Landis, del Center for Middle Eastern Studies de la Universidad de Oklahoma, le dijo al LA Times, "los general estadounidenses no van a ser arrastrados al atrolladero sirio. Vivieron eso durante años en Irak y Afganistán y están hartos de ello." Daniel L. Byman, del Instituto Brookings, por otro lado, cuestiona la efectividad que podría tener un sólo ataque a una facilidad del ejército sirio -como el llevado a cabo por Trump en los últimos días- en amedrentar a Assad a no usar armas químicas.

"En una guerra civil que se ha cobrado tantas vidas, el impacto militar de un ataque con misil sobre una facilidad, es limitado, aún si es señal de un cambio profundo en la política estadounidense -escribió Byman-. Tales acciones son a menudo pintadas como 'simbólicas', pero en realidad suelen indicar debilidad, no resolución. El dictador o terrorista que recibe esto, sufre poco y a menudo parece más fuerte porque subrevivió a un ataque estadounidense y puede jactarse de su desobediencia. (...) Si el objetivo de Estados Unidos es la disuasión, como Trump sugirió en sus dichos, esto a menudo requiere acciones repetidas y sostenidas para reforzar la credibilidad-con lo que el ataque reciente debería ser sólo el principio", planta Byman.

Respecto del repentino cambio de postura de Donald Trump, Emily Rauhala, del Thw Washington Post, destacó el hecho de que coincidió con la visita del presidente chino, Xi Jinping, a USA. Mientras Trump y Jinping se sentaban a hablar de Corea del Norte, el comercio internacional y otras cuestiones, el ejército estadounidense disparó 59 misiles a una base siria en represalia al ataque químico. Fue el primer ataque directo que hace Estados Unidos contra el Gobierno de Assad desde que estalló el conflicto.

"China no quiere que el ejército de USA tome acciones unliaterales en Siria -escribió Rauhala-. Beijing ha dicho desde hace mucho que prefiere un enfoque multilateral, aunque a lo largo del curso de 6 años brutales de guerra, ha utilizado en repetidas ocasiones su poder de veto junto con Rusia, para frenar las resoluciones del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas en Siria, incluyendo un plan de diciembre de 2016 para un cese al fuego por 7 días en Alepo y, más recientemente, un llamado a aplicar sanciones por el uso de armas químicas." Al lanzar el ataque mientras Jinping se encontraba en casa, Trump podría estar queriéndole enviar un mensaje de demostración de fuerzas a su contraparte chino.

Otro punto a tener en cuenta, señala McDonnell, del LA Times, es que el impacto y consecuencias del ataque químico podría darle vida a las fuerzas rebeldes sirias, que venían perdiendo territorio, y colocan a Assad otra vez en una posición precaria. Todos los esfuerzos diplomáticos que se han venido emprendiendo terminan en la nada, y el conflicto se prolonga porque gobiernos extranjeros siguen transfiriendo armas y dinero a sus milicias favoritas. "Putin orquestó cuidadosamente un proceso de paz que logró juntar a Turquía e Irán -poderes regionales que han apoyado a lados opuestos en la guerra civil. Al mismo tiempo, el ataque con armas químicas sugiere que Assad y sus aliados iraníes no tienen ninguna intención en formar parte de un acuerdo que distribuya el poder con la oposición, indicando que el acuerdo de Putin está casi muerto", escribieron David Filipov y Dan Lamothe en The Washington Post.

Y por último, la pregunta más acuciante de todas: ¿habrá algún día justicia para las víctimas del conflicto civil sirio?