IGNORAN LA SUSPENSIÓN

Pese a Bolivia, la OEA sesiona por la crisis en Venezuela

Como presidente rotativo del Consejo Permanente de la Organizacion de los Estados Americanos (OEA), Bolivia, aliado del régimen de Nicolás Maduro, había suspendido este lunes (03/04) la sesión extraordinaria del Consejo, solicitada por el secretario General del organismo, Luis Almagro, y convocada por 20 países de la región (entre ellos la Argentina) para hablar sobre la situación política de Venezuela. Pero esta tarde, el asesor jurídico de la OEA anunció que la sesión se realizará de todos modos, pese a Bolivia, ya que hay quórum.

La Organización de Estados Americanos (OEA) se prepara este lunes (03/04) para iniciar la sesión sobre Venezuela, que será presidida por Honduras ante la ausencia de Bolivia, actual presidente titular del Consejo Permanente.

El asesor jurídico de la OEA, Jean Michel Arrighi, explicó que la sesión puede comenzar porque hay quórum (un tercio de los 35 Estados miembros, es decir, al menos 12) y que, al no estar el presidente (Bolivia) ni el vicepresidente (Haití), le corresponde presidirla al embajador titular con más antigüedad en la organización, Leónidas Rosa Bautista, de Honduras.

A petición de México, se abrió un receso de 15 minutos para informar a todos los países que no estuvieran presentes en la sala del Consejo de que se va a llevar a cabo la reunión, que fue convocada el viernes pasado cuando la presidencia del Consejo la tenía Belice, y a solicitud de 20 países.

Una hora y media más tarde de lo previsto, el embajador de Honduras ocupó la butaca del presidente del Consejo Permanente y dio la palabra a Arrighi, que lleva 24 años como responsable jurídico de la OEA, para que expusiera sobre la legalidad de la sesión.

Arrighi apeló al artículo 37 del reglamento del Consejo, que indica que este órgano celebrará sesiones "cuando cualquier representante lo solicite por escrito" y constató que "hay quórum en la sala" para celebrarlo.

El embajador de México en la OEA, Luis Alfonso de Alba, tomó la palabra para pedir los 15 minutos de receso y expresar que la suspensión unilateral que hizo esta mañana Bolivia de la sesión es "un motivo de alta preocupación" para su país, especialmente con vistas a la Asamblea General de Ciudad de México en junio.

También pidió la palabra el embajador de Colombia en la OEA, Andrés González, para "lamentar que se den estas circunstancias" y subrayar que "la solicitud y convocatoria" de la sesión de hoy sobre los "recientes eventos" en Venezuela "son válidas".

Un grupo de al menos 20 países de la OEA sigue decidido a votar hoy una resolución en la que se declara que en Venezuela hay "una alteración inconstitucional del orden democrático" pese a que la sesión del Consejo fue suspendida por Bolivia esta mañana.

La canciller argentina, Susana Malcorra, está hoy en la OEA como representante de Mercosur para participar en la sesión sobre Venezuela y ha participado en las varias reuniones que se han llevado a cabo para lograr celebrar el encuentro hoy.

Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay declararon el sábado en una reunión de Mercosur que en Venezuela hay una "ruptura del orden constitucional" y una "intromisión sistemática" por parte del Supremo en el Parlamento.

Los 20 países que solicitaron la reunión de hoy en la OEA sobre Venezuela son Canadá, Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Estados Unidos, Guatemala, Honduras, México, Panamá, Paraguay, Perú, Santa Lucía, Jamaica, Barbados, Bahamas, Guyana, Belice y Uruguay.

Cabe destacar que Bolivia asumió la presidencia rotativa del Consejo el pasado sábado, y este lunes decidió suspender la sesión argumentando que "fue inconsulta y sin entregar información alguna a Bolivia, que se haría cargo de presidir la misma".

"Por lo tanto, Bolivia suspendió la sesión, misma que será convocada una vez realizadas las coordinaciones necesarias, en el marco la Carta de la OEA y las normas de la Organización", indica el comunicado del Ministerio de Relaciones Exteriores boliviano, según informó la agencia de noticias EFE.

El gobierno del presidente Evo Morales, un aliado del gobierno del presidente venezolano, Nicolás Maduro, rechazó asimismo "cualquier intento de mellar la dignidad" de su país y sus representantes.

"Jamás aceptaremos imposiciones ni presiones en contra de nuestra soberanía como país", añadió la Cancillería boliviana, que también expresó a los países su "predisposición" para trabajar "sobre la base del respeto y la colaboración mutua".

La sesión tenía el objeto de "considerar los recientes eventos" en Venezuela, en alusión a la decisión del Tribunal Suprema de Justicia (TSJ) de arrogarse la potestad de legislar mientras duraba la situación de "desacato" que le atribuye al Parlamento, controlado por la oposición.

Bajo intensa presión internacional y doméstica, el TSJ, controlado por el oficialismo, dio marcha atrás el sábado pasado y Maduro dio ayer por terminado el conflicto de poderes, pero la oposición no se dio por satisfecha y anunció planes para iniciarle juicio político a los magistrados de la alta corte.

"Es un abuso del ejercicio de la presidencia", dijo el embajador de México, Luis Alfonso de Alba sobre la suspensión de la sesión del Consejo, que finalmente se llevará a cabo esta tarde.