UNA DENUNCIA MUY SERIA

Fue breve la matrícula de abogado de Prellezo

¿Gustavo Prellezo truchó un documento oficial para matricularse de abogado? Esto es lo que explicó el bisemanario Perfil. El ejecutor de José Luis Cabezas presentó un certificado de reincidencia que contenía datos falsos.

La matrícula de abogado de Gustavo Prellezo duró 6 días. Cuando las autoridades del Colegio de Abogados de Quilmes descubrió que su certificado de reincidencia contenía información falsa, decidió revocársela.

El 22/03, en una austera ceremonia en el Colegio de Abogados de Quilmes, la que que reportó Urgente24, el ex efectivo de la Policía Bonaerense juró y obtuvo su matrícula para ejercer en esa jurisdicción.

Sin embargo, el 28/03, la junta directiva de la institución decidió revocársela debido a que la documentación que presentó el ejecutor de Cabezas faltaba a la verdad.

“Entre los requisitos que exige la ley para matricularse se requiere un certificado de reincidencia en el cual conste que no exista una sentencia firme condenatoria en contra del interesado. Prellezo lo presentó y por eso pudo matricularse. Sin embargo, después averiguamos que la sentencia que lo condena sigue vigente y decidimos reunirno de urgencia para revocársela”, explicó el presidente del Colegio de Abogados de Quilmes, Bienvenido Rodríguez Basalo.

Rodríguez Basalo explicó al programa “Ir a más”, que conduceo Gustavo Leocata, en Radio FAN (103.9 FM) que cuando le permitieron que jurara como abogado, fue porque Prellezo había presentado un certificado de antecedentes penales que constataba que su sentencia no estaba firme. Así las cosas, el Colegio había considerado que el condenado estaba en su derecho constitucional de ejercer la profesión.

Pero en horas de la tarde pudieron confirmar que el recurso de queja que había interpuesto Prellezo había sido denegado, entonces su condena quedó firme.

“Aplicamos el mismo artículo de la ley que en su momento le permitió jurar como abogado, ahora lo aplicamos para revocarle el permiso en forma automática”, dijo Basalo. En la noche del martes la mesa directiva del Colegio quilmeño se reunió, y en forma inequívoca le revocaron el permiso para ejercer.

Basalo criticó entonces la “desactualización” del órgano estatal que emitió un certificado de antecedentes penales que no contemplaba la real situación procesal penal de Prellezo.

“No puede ser que a esta altura del siglo XXI el Estado dependa de un empleado que agarra un oficio de una canastita y lo lleva a otra dependencia para actualizar un registro; esto debería ser automático, apretar un botón y que surjan todos los antecedentes”.

“Me gustaría que me llame el director nacional de Reincidencias para que me dé una explicación”, añadió.

Cabe destacar que Prellezo no podrá ejercer como abogado, hasta que cumpla su pena, que es reclusión perpetua. Actualmente, goza de libertad condicional, pero no por ello deja de estar cumpliendo su deuda con la sociedad.

Prellezo, con un certificado de reincidencia con datos falsos, buscó la manera de burlar al mismo sistema judicial que lo condenó. En el documento oficial que presentó, necesario para matricularse, se consignaba que ya había cumplido su condena, cuando la realidad indica que la sentencia dictada por la Corte Suprema sigue firme y que Prellezo purga su pena, aunque tenga el beneficio de la libertad condicional.

“Este evento es un grave precedente ya que ahora no se puede confiar en los certificados emitidos por el Registro Nacional de Reincidencia”, opinó el presiente del Colegio de Abogados de Quilmes, Bienvenido Rodríguez Basalo. El origen del documento oficial con información errónea presentado por Prellezo sigue siendo un misterio. “Puede ser apócrifo, un error involuntario o que no estén actualizados los datos de las sentencias”, explican desde el Registro de Reincidencia.

Sin embargo, el director de dicha institución, José Miguel Guerrero, da por tierra con algunas de estas hipótesis: “Es una causa que tiene muchos años ya, por lo cual los datos están actualizados. Debió tratarse de un error de comunicación. También puede tratarse de una falsificación, pero sería algo muy arriesgado”.