TRAGEDIA AÉREA

En la mira, Conmebol se defiende, pero aseguran que "tenía connivencia con LAMIA"

Un día después de la tragedia aérea de Chapecoense, las miradas se posan aún más sobre la Confederación Sudamericana de Fútbol (Conmebol), luego de que el piloto argentino Jorge Polanco asegurara que "la Conmebol tenía connivencia con LAMIA. Cotizaban más barato a los clubes. Era un negocio, montaron la empresa para eso. La Conmebol la recomienda y sugiere la compañía". Como era de esperar, desde la Confederación salieron a desmentirlo, pero las sospechas continúan.

"La Conmebol tenía connivencia con LAMIA. Cotizaban más barato a los clubes. Era un negocio, montaron la empresa para eso. La Conmebol la recomienda y sugiere la compañía", denunció este miércoles (30/11) el piloto argentino Jorge Polanco en declaraciones a la emisora de radio Late 93.1, avalando las sospechas que ya corrían en torno a la Confederación Sudamericana de Fútbol.

Cabe recordar que algunos de los clientes de LAMIA fueron el Atlético Nacional (Colombia), que debía jugar la final de la Copa Sudamericana con el club brasileño, la selección de Venezuela, o clubes como The Strongest (Bolivia), Blooming (Bolivia), Oriente Petrolero (Bolivia), Real Potosí (Bolivia). Incluso la Selección Argentina subió a la aeronave que se estrelló en Medellín.

Ante las acusaciones, el jefe de prensa de Conmebol Miguel Ortiz salió al cruce en la emisora paraguaya AM 730. Dijo que "la Conmebol no tiene nada que ver con los vuelos de los clubes".

Luego, en un comunicado oficial publicado en su página web, amplían: "entre las actividades de organización logística que la Confederación gestiona para realizar los torneos, no está incluida la coordinación de ningún tipo de transporte (aéreo, terrestre o marítimo), asi como tampoco la recomendación de proveedores de ningún tipo; por lo que desmiente los rumores que están circulando en los medios en estos momentos de tanto dolor".

La flota de la firma de capital venezolano que opera desde Bolivia es reducida: solamente posee dos aviones British-Aerospace BAe- Avro 146, con capacidad para hasta 90 pasajeros, ideales para trasladar delegaciones deportivas. Los charters de LAMIA eran económicamente muy convenientes para los clubes y combinados nacionales. Y pese al desmentido oficial, los presuntos negocios de la Conmebol hacen que la entidad quede salpicada por la tragedia.

La empresa nació en Venezuela, pero terminó radicándose en Bolivia. Y según publicó infobae, su dueño es acusado de ser un testaferro de un empresario chino acusado por corrupción.

Tras su fundación en 2009 en Mérida, Venezuela, LAMIA terminó instalándose en Bolivia, desde donde opera.

Varios fueron las promesas incumplidas por la empresa, cuyo dueño Ricardo Albacete, quien decía por ese entonces que los "clientes" serían "asociados" y que las tarifas serían planas, incluso devolviendo el dinero si finalmente en viaje no se realizaba.

No obstante las promesas realizadas, no hubo despegues en Mérida y pese a los intentos en otro estado venezolano, la aerolínea se mantuvo en tierra, según detalló Infobae.

Paralelo eso Albacete intentaba en España otros negocios. En Europa fue señalado como uno de los principales testaferros del empresario chino Sam Pa, quien fue detenido en octubre de 2015 por las autoridades de Beijing por delitos monetarios y traición al Partido Comunista Chino.

Sin lograr despegar en Venezuela, Albacete decidió trasladar los tres aviones que había logrado adquirir a Bolivia. En noviembre de 2015, la flamante empresa boliviana Lamia logró la autorización para comenzar a funcionar como "pequeño operador" aerocomercial.

Los dueños de la nueva compañía eran Marco Antonio Rocha y el piloto Miguel Quiroga, quien estaba al mando de la aeronave que cayó en Medellín y falleció en el accidente.

LAMIA se especializa en vuelos chárter para equipos de fútbol. Cuenta el general Gustavo Vargas, director de LaMia: "empezamos a volar vuelos chárter porque no pudimos crear una aerolínea aérea de vuelos regulares con destinos fijos. Por la poca economía que teníamos no pudimos hacer ese perfil. Así que nos especializamos en vuelos chárter. Empezamos en Bolivia, transportando equipos bolivianos, apoyándonos en los demás departamentos con muchas limitaciones".

"Se nos ocurrió seguir adelante con otros equipos extranjeros. Nos organizamos bien y les hacíamos seguimiento a los partidos de fútbol. Donde había un ganador y un posible juego en otro lado mandábamos nuestra oferta. Empezó a surgir nuestro primer equipo que nos contrató fue uno de Bolivia para que los lleváramos a Venezuela. Volamos, les gustó, y así seguimos operando con muchos equipos bolivianos", relató en declaraciones a El Tiempo.

Y concluyó: "ahora trabajamos con muchos equipos de Suramérica. Volamos con equipos de Paraguay, con la selección de Argentina, la ecuatoriana, con equipos de Colombia como el Nacional. Teníamos los teléfonos de la mayoría de las empresas y sabíamos cómo contactarlos".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario