¿NI ABOGADA... NI PRESA?

En campaña, dicen que después del reality, Cristina quiere su 17 de Octubre

La ex presidenta tiene tiempo hasta las 13 de mañana para presentarse ante el juez Claudio Bonadio para dar cumplimiento a las medidas dispuestas por el magistrado en el marco de la causa por la venta de dólar futuro. Pero en caso de no concurrir podría ser conducida por medio de la fuerza pública. En ese marco, dicen que Cristina busca tener un "módico" 17 de Octubre, que utilizaría para su campaña electoral. Acaso, ¿no lo hizo en su video a modo de reality show este viernes? Ella dijo no tener miedo a ir presa, menos aún a ser demorada, porque ya vivió una situación parecida. Sin embargo, las fechas se mezclan, y dicen que ese dato es "tan cierto" como su título de abogada...

 

La ex presidenta Cristina Fernández tendrá tiempo hasta las 13 de mañana para presentarse ante el juez federal Claudio Bonadio a los fines de dar cumplimiento a las medidas dispuestas por el magistrado en el marco de la causa por la venta de dólar futuro; en caso de no concurrir, podría ser conducida por medio de la fuerza pública.

La saga que podría terminar con la ex presidenta siendo conducida a Comodoro Py por fuerzas policiales, dio comienzo cuando Bonadio rechazó en dos ocasiones otorgarle una prórroga a la citación e incluso le rechazó un pedido para realizar esos trámites administrativos en Santa Cruz.

Ante esa situación, el viernes último la ex mandataria no se hizo presente a las 11 en los tribunales de Comodoro Py donde debía dejar sus huellas dactilares para que estas sean adjuntadas al Registro Nacional de Reincidencia y donde además iba a ser entrevistada por una asistente social para dar forma a un estudio socioambiental, paso previo para que el juez dé inicio a los trámites de envío del expediente a juicio oral.

A esa misma hora Cristina arribaba al juzgado federal de Río Gallegos donde le hizo entrega al camarista Javiel Leal de Ibarra, de un escrito en el que explicaba que el Código Procesal prevé que esos trámites se pueden realizar en esa provincia y donde buscó dejar aclarado que se encontraba a disposición de la Justicia.

También por la mañana de ese día, Carlos Beraldi, abogado defensor de la ex presidenta, presentaba ante la Sala II de la Cámara Federal porteña un recurso de queja en el que insistía en el pedido de prorroga de la citación, acusaba a Bonadio por presunto "abuso de autoridad" y lo criticaba por tener "comportamientos caprichosos", además de pedirle a sus superiores, en este caso Eduardo Farah y Martín Irurzun, que intervengan ante lo que consideró una "arbitrariedad".

Para el letrado, en caso de que se consume "una privación ilegal calificada" de la libertad de Cristina, el hecho constituirá un "atropello".

La respuesta del juez consistió en librar otro oficio en el que fijó una nueva fecha de citación para mañana bajo apercibimiento de ley.

De ahí que si la expresidente no llega a Comodoro Py, el juez federal usará a la custodia de Cristina para detenerla, trasladarla desde Santa Cruz y llevarla a su oficina. Algo inédito en la historia política de la Argentina.

Dicen que Cristina sabe que está forzando su estrategia procesal, pero que no le importa pues, lo que pretende es que sus militantes desborden los controles de los tribunales federales y exijan a Bonadio su liberación.

Digamos que Cristina no estará presa, sólo demorada porque violó las órdenes de un juez ajustado a derecho. Así tendría una especie de 17 de octubre, día en que se produjo en Buenos Aires una gran movilización obrera y sindical que exigía la liberación del entonces coronel Juan Domingo Perón.

Eso sí, si Cristina desobedece a Bonadio el día de los ñoquis... las columnas a su nombre estarán lideradas por Hebe de Bonafini, Amado Boudou, Luis D´Elía y Máximo Kirchner, todos con causas abiertas en los tribunales porteños.

 

De todas maneras, según la agencia 'Opi Santa Cruz', la expresidenta permanecería hasta el domingo en Río Gallegos, y luego partirá hacia El Calafate, para el lunes viajar a Capital federal en el vuelo de las 19:00 como lo hace habitualmente. 

 

 

Los misterios de Cristina: ¿Ni presa ni abogada?

En el video que subió a las redes, la ex presidenta reflotó esa historia cuando fue a tocar el pianito en Río Gallegos. Aseguró que no era la primera vez que le toca dejar sus huellas dactilares. Su debut habría sido el 6 de enero de 1976, durante el gobierno de Isabel Perón. La primera vez que habló del tema fue en 2010. "Estuve presa menos de un mes durante el gobierno de Isabel Perón, en Río Gallegos, junto a Néstor Kirchner y con otro compañero que falleció y había sido el testigo de nuestro casamiento (Cacho Vázquez", dijo en una entrevista que le hizo el ex senador Daniel Filmus para el ciclo 'Presidentes de Latinoamérica'.

Según ese relato, el entonces interventor de Santa Cruz le dijo al jefe militar que no quería presos políticos. "Por suerte me otorgaron la libertad. No me hicieron nada", dijo la exmandataria entre risas.

Néstor Kirchner se había referido a ese episodio, pero lo ubicó en 1975. "En el 75, cuando se produce el golpe de Capellini, ya estábamos casados con Cristina; fuimos presos los dos", dijo en 1998.

Según el ex vicegobernador Eduardo Arnold, Cristina no estuvo detenida. En cambio, Néstor Kirchner fue arrestado apenas dos días en Río Gallegos en 1977, con Rafael Flores. Esa versión fue desarrollado en el libro 'El último peronista', del periodista Walter Curia, donde se cuenta que pasaron dos noches en la Unidad Penal N° 15 de Río Gallegos, lugar al que llegaron en sus propios medios.

Ahora Cristina insiste con la versión de enero de 1976. En su biografía, la periodista Laura Di Marco cuenta que los Kirchner habrían caído junto a Cacho Vázquez y su esposa, quien dio su testimonio para ese libro y contó los detalles.

Un dato llamativo. En la página web de Cristina no hay una sola mención sobre el episodio.

 

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario