EXTRAÑO

Marcos, un sorpresivo visitante a un PRO en armas

El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, llegó sorpresivamente a la provincia de Entre Ríos para acompañar al ministro Rogelio Frigerio. Ambos inauguraron junto al gobernador Gustavo Bordet 50 viviendas en la localidad de General Ramírez. La visita de Peña sorprendió y se especula que la misma estaría más relacionada con cuestiones partidarias que por otro motivo. También se cree que la visita quizás tenga que ver con ciertos comentarios que señalaban un cierto distanciamiento entre ambos funcionarios. En la semana, dirigentes del Pro, entre ellos la viceintendenta de Paraná, habían elogiado fuertemente a la figura del ministro de Obras Públicas, a quien desde otros sectores se lo ha comenzado a criticar por la demora en las obras prometidas. Dirigentes del Pro local que responden a Frigerio habrían hecho trascender que eso ocurriría debido a “operaciones desde la Jefatura de Gabinete”. Nueva prórroga a la intervención en el distrito.

 

PARANÁ. El ministro Rogelio Frigerio llegó una vez más a la provincia de Entre Ríos para inaugurar una obra del gobierno del ex gobernador Sergio Urribarri. Pero en esta oportunidad no vino solo. Lo hizo acompañado por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, lo que causó sorpresa y todo tipo de especulaciones. Si bien la visita del ministro de Obras Públicas había sido anunciada con anticipación por el gobierno provincial, nada se sabía acerca de la visita de Peña.

Ambos funcionarios estuvieron en la localidad de General Ramírez, distante a 60 Km. de Paraná, para inaugurar junto al gobernador Gustavo Bordet, 50 viviendas para docentes de ese lugar. El hecho, si bien es significativo para Gral. Ramírez, no tenía una trascendencia tal como para que se justificara la presencia del Jefe de Gabinete. Sin ir más lejos la inauguración de la Planta Potabilizadora de Concepción del Uruguay, que se hizo hace 15 días, a lo que se le agregó la firma del convenio para la construcción de una defensa contra las inundaciones en esa ciudad, fue un suceso que bien hubiese ameritado la presencia del funcionario y a nadie le habría llamado la atención.

Por eso a muchos les llamó la atención la presencia de Peña en esta ocasión. Si bien el dirigente explicó que su visita se debió a que “tenía muchas ganas de venir a esta hermosa provincia que siempre para mí tuvo la condición de ser una de las provincias más fértiles, más bendecidas de nuestro país”, la realidad dice que, además de ello, hubo otros motivos, relacionados con la interna del Pro en la provincia, agudizada a partir de una nueva prórroga de la intervención del partido político.

Según trascendidos, Peña habría estado recibiendo ciertos informes sobre lo que ocurre en el distrito, que a su vez habrían llegado al presidente Mauricio Macri, y que motivaron esta sorpresiva visita. Peña y Frigerio habrían mantenido reuniones herméticamente cerradas con algunos dirigentes locales para tratar de conocer que es lo que está ocurriendo dentro del partido amarillo en la provincia.

Dentro del Pro, la falta de experiencia de su escasa dirigencia y la continua pelea por espacios de poder y protagonismo entre ellos, hace que muchas veces no sepan cómo enfrentar situaciones propias de la política. Esa particularidad es aprovechada por los opositores, que desde hace varios días vienen señalando al ministro Frigerio por la demora en el inicio de las obras prometidas, provocando reacciones de los dirigentes macristas que originan problemas internos.

En un partido intervenido, donde nadie puede hablar por sí mismo si antes no lo consulta con el interventor, difícilmente se puedan esperar respuestas apropiadas. Por eso ante las acusaciones contra Frigerio, sus seguidores se dejaron llevar por un rumor que comenzó a trascender en la provincia sobre cierto malestar entre el propio Frigerio y Marcos Peña, y acusaron a este por esa demora en las obras.

Para colmo el jueves 24/11 en un reportaje de la Revista Análisis a Josefina Etienot, viceintendenta de Paraná, ella expresó un exacerbado fanatismo por la figura de Frigerio, lo que alimentó las versiones.

Desde las oficinas del Concejo Deliberante, que ella preside, surgió también una versión acerca de un supuesto pedido de la UCR y de la diputada Elisa Carrió al presidente Mauricio Macri para que desplace a Marcos Peña y coloque a Frigerio en ese lugar. También desde ese lugar trascendió que todas esas elucubraciones surgen desde la oficina del Concejal del Pro, Emanuel Gainza, enfrentado con Etienot.

Gainza y Etienot se pelean por ver quién es más frigerista, pero ambos son los que han protagonizados los escándalos más grandes de la nueva gestión municipal.

Esa situación ha motivado que la vice jefa de gobierno y presidente del Concejo, haya perdido hasta la confianza de su propio bloque y provocado un profundo distanciamiento del intendente Sergio Varisco. Gainza por su parte se encuentra sospechado de hechos de corrupción muy graves realizados mediante el otorgamiento de contratos y por otras maniobras. El joven concejal mantiene un buen trato con el intendente y el resto de sus compañeros de bancada de Cambiemos, pero hay quienes aseguran que eso obedecería a ciertos “beneficios” concedidos a su favor.

Más intervención

Mientras tanto se supo que la Justicia Electoral aceptó una nueva prórroga de la intervención al distrito solicitada por el Interventor, Marcelo Sorgente, diputado nacional por la ciudad de Buenos Aires. Si bien Sorgente había asegurado que la normalización del partido se haría antes de fin de este año 2016, se originaron varios hechos que hicieron que tanto el Interventor, como el mandamás del partido, Rogelio Frigerio decidieran solicitar esa prórroga.

Los dirigentes optaron eso cuando apareció una agrupación interna decidida a enfrentar cualquier medida destinada a designar autoridades sin realizar una elección democrática de las mismas. La denominada Agrupación Alberdi puso de relieve las irregularidades existentes con los padrones del partido, acusando a las autoridades de pretender manipular los mismos, no habiendo incorporado a cientos de personas afiliados por ellos en distintos lugares de la provincia. Pero además desde la Alberdi se encargaron de señalar otras desprolijidades respecto a ciertos manejos que no se ajustan a la Carta Orgánica del partido, ni a las leyes referentes a los partidos políticos.

Por ese motivo, Sorgente y Frigerio, acompañados por el pequeño grupo de dirigentes que les responden volvieron a solicitar una nueva prórroga, la quinta desde que se produjo la intervención. No se entiende como la Justicia Electoral ha permitido que eso suceda, ya que habitualmente no se admiten más de dos pedidos de prórroga.

Desde la Agrupación Alberdi Entre Ríos señalaron que la situación obedece a que Sorgente, Frigerio y el resto de la dirigencia actual, no se animan a que haya una elección interna por temor a perder “Ellos saben muy bien que no cuentan con el desarrollo territorial necesario para enfrentarnos. Nosotros en silencio, mientras ellos se peleaban por algunos cargos, fuimos construyendo el verdadero Pro de Entre Ríos y hoy estamos en condiciones de afirmar que tenemos representación en cada rincón de la provincia, pero tenemos la convicción de que no vamos a militar para el partido, como lo hicimos en años anteriores, hasta que se normalice y se elijan democráticamente las autoridades”, señaló Graciela “Chela” Castro, una de las principales dirigentes de la agrupación.

Los alberdianos macristas indicaron también que existen numerosas irregularidades que según ellos demuestran “un profundo desinterés por poner el partido en regla”, con el solo propósito dicen “de seguir manejando las cosas a su antojo, o como decida Frigerio, que ni siquiera está afiliado al Pro”.

Castro manifestó, además: Hemos comprobado por ejemplo que, salvo tres casos, no se están realizando los aportes que señala la carta orgánica del partido deben hacer todos aquellos que en nombre del Pro ejerzan funciones legislativas o ejecutivas. También detectamos que no están aprobados los balances de los ejercicios 2014 y 2015, y nadie sabe explicar que se ha hecho con los fondos recibidos desde la Nación en esos años”.

Al respecto, una diputada provincial del Pro, le comentó off the récord a Urgente24, que el hecho de no realizar los aportes obedece a que “muchos no tienen confianza en qué se hace con esos fondos”.

En tanto la dirigente Castro expuso un solo caso como ejemplo, respecto al dinero que por ese motivo no ha ingresado a las arcas del Pro entrerriano. “El presidente de la delegación argentina en la Comisión Técnica Mixta de la represa de Salto Grande, Roberto Niez, que cobra un salario mensual equivalente a US$ 25.000, debería haber aportado desde que asumió y hasta la fecha, al cambio oficial, $ 250 mil, y cargos con salarios en dólares hay varios acá en Entre Ríos y todos son ocupados por gente del Pro”.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario