"MANIOBRA POLÍTICA"

Suspendido, el juez Melazo apuntó a Vidal y denuncia presiones

Apartado de su cargo por 90 días, el magistrado platense dijo este jueves que su suspensión es "una cuestión política" y que el gobierno bonaerense muestra "voluntad de escracharme" para "sacar rédito".

El juez de Garantías platense César Melazo, que fue suspendido por 90 días por el Jurado de Enjuiciamiento de Magistrados bonaerense que lo investiga por presunto mal desempeño, denunció este jueves que el gobierno de María Eugenia Vidal está detrás de la maniobra y que quieren "escracharlo".

"Realmente está preparado todo para ser una cuestión política, un panfleto político el hecho de la suspensión y de las causas. Demuestra que hay una voluntad de escracharme, de romper el nombre y el honor para sacar un rédito por parte del gobierno de la Provincia", afirmó Melazo.

En declaraciones a radio Vorterix, el magistrado dijo que inició una denuncia civil contra los senadores provinciales Jorge D´Onofrio (Frente Renovador) y Juan Pablo Allan (PRO) por impulsar su juicio político, y afirmó que nunca se presentaron a las audiencias de conciliación.

Melazo fue suspendido por 90 días en el marco de un jury que se le sigue por supuestas irregularidades cometidas en tres causas, una de ellas vinculada con el exbarrabrava kirchnerista Marcelo Mallo, exjefe de Hinchadas Unidas Argentinas (HUA).

En ese sentido, Melazo calificó de "falaz" la acusación de que dilató la detención de Mallo y aseguró que tardó "una hora y cuarto" en firmar la orden.

"Gritan y ensucian por los medios y tienen mucho dinero y muchos medios a su favor en los cuales pueden hablar ellos solos y a uno ni siquiera lo llaman para que pueda hacer su descargo", se quejó.

Y agregó: "Considero que soy un panfleto de renovación de un nombre conocido por el actuar contra el delito. Fui muy duro y muy independiente en mis decisiones a favor y en contra de la Policía, a favor y en contra del poder de turno. Pero les sirve, no tienen elementos jurídicos. Es lamentable que se lleven por delante a un juez".

El jury de enjuiciamiento analiza al juez Melazo por su desempeño en un caso de cuatrerismo ocurrido en 2002, en el que se detuvo a una banda de cuatreros, algunos de los cuales fueron liberados presumiblemente tras el pago de dinero a funcionarios judiciales.

También se lo acusa de haber demorado la detención del ex jefe de Hinchadas Unidas Argentinas y de haber sobreseído a un sindicalista acusado de coacción agravada mientras la jueza a cargo de la causa estaba de vacaciones.

El miércoles, en declaraciones a La Tecla en Vivo (Cadena Rio 88.7), Melazo había dicho que su suspensión no tenía sustento legal.

“La resolución esta muy alejada que por derecho corresponde. No tiene basamento legal. Es lamentable que el presidente de la Corte y el resto del jurado hayan votado un apartamiento preventivo, basado en un artículo nuevo de la ley de enjuiciamiento que se utiliza para causas graves y cuando el magistrado puede entorpecer la investigación. En ningún caso tengo posibilidad de serlo, a todo evento fue una falta, que estoy convencido que no lo es”, comentó el magistrado.

En este sentido, apuntó que desde el punto de vista jurídico, la resolución fue “un mamarracho". "Demuestra una voluntad política real con la cabeza del presidente de la Corte y la Gobernadora, que están presionando para que renuncie y deje un cargo”, dijo. 

“Soy un panfleto para ellos, no les importa la persona Melazo. No quieren un cargo libre, es una maniobra política. La Magistratura debería estar preocupada por el avasallamiento ante el poder judicial”, añadió.

A respecto, el abogado señaló: “No me calienta el cargo, podría haberles dicho a esos dos payasos, cenadores con “C” (Juan Pablo Allan y Jorge D’Onofrio) que tenían razón e irme a mi casa. Deberían ponerse a trabajar en serio. Pretenden hacerse conocidos masacrando a alguien”.

Por último, Melazo destacó que quien pidió el juicio político por esta causa en 2012 fue él mismo e indicó como principal responsable a la Procuradora María del Carmen Falbo. “Esto es una vergüenza. He estado mucho tiempo con gente cobarde que defienden su propia mezquindad y hacen poco honor al trabajo donde trabajan. Me da mucha angustia como abogado y juez, representar a la sociedad cuando se obra de esta manera”.

“Es muy injusto. La justicia no existe, existen los jueces. A mi me ha tocado un tribunal difícil porque no se ajustan a derecho y son unos corderos”, concluyó.

Entre las causas por lo que se lo acusa esta el posible encubrimiento del barrabrava de Quilmes, Marcelo Mallo, el sobreseimiento a Daniel Gustavo Vila (Secretario general de gremio de Carga y Descarga de camiones del Mercado Regional de La Plata), y aparentes irregularidades en una investigación judicial durante 2002, sobre un caso de cuatrerismo por el robo de 4000 chanchos y 1000 caballos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario