EN VIVO

Narcos en México: “Cortas una cabeza y salen varias más”

En las últimas 2 décadas, México capturó la atención internacional a causa de sus altos índices de violencia. Secuestros, extorsiones, homicidios dolosos y femicidios causados por personas u organizaciones privadas, agresiones por parte del Estado en desapariciones forzadas, un sistema judicial colapsado (en algunos estados la tasa de homicidios impunes es del 90%), y agresiones a la libertad de expresión. Aquí, un resumen de lo que dijeron Mael Vallejo y Paty de Obeso, en Urgente24:

Uno de los eslóganes del Presiente electo estadounidense, Donald Trump, fue: “Build a Wall” (Construye un muro), un llamado a intensificar los esfuerzos para detener la inmigración desde México a Estados Unidos. Trump, ya electo, prometió deportar a los indocumentados con antecedentes judiciales, según sus cálculos entre 2 y 3 millones de personas (dentro de los cuales se supone que muchos provienen de México).

En campaña había dicho que deportaría a los 11,3 millones de inmigrantes indocumentados (algo que analistas creen improbable dado que sería demasiado costoso de poner en práctica).

De todos modos, la noticia de la elección del candidato republicano cayó como un balde de agua fría en México, un país ya devastado por una fallida guerra contra el narcotráfico. Según Juan Paullier, de la BBC, México recibe anualmente más de US$ 25.000 millones en remesas enviadas por inmigrantes en USA -más dinero de lo que ingresa por sus exportaciones petroleras-.

Además, en 2015 México exportó bienes y servicios por US$ 316,400 millones con Estados Unidos. México y Estados Unidos negocian US$ 1 millón por minuto, asegura Paullier. Urgente24 convocó a Paty de Obeso, coordinadora del Programa México del Institute for Economics and Peace; y a Mael Vallejo, editor general del portal Animal Político, para intentar dilucidar cómo podría afectar la presidencia de Trump a su vecino, además de hacer un estado de situación del narcotráfico en México. El intercambio:

-En Estados Unidos ganó un Presidente que afirma que es mejor aislarse de México porque exporta violencia. ¿Cuáles son las consecuencias previsibles del enfoque que propone Donald Trump?

Mael: -Hay varios factores a considerar, pero dos me parecen clave: el económico y el social. Recordemos que las remesas de USA son uno de los tres principales ingresos de dinero para México y también es el principal socio comercial. Si Trump lograra cambiar el Tratado de Libre Comercio y limitar el envío de remesas, sería un problema fuerte para la economía mexicana. La otra es que de seguir las deportaciones al nivel que ha tenido Obama, o si crece este número, seguiremos teniendo cada vez más familias separadas de cada lado del muro. Por otra parte, no se entiende la violencia en México sin el tráfico de armas desde Estados Unidos y sin la demanda de drogas desde ese país.

Octavio Rivera e Ilse García en SinEmbargo.mx describieron una situación complicadísima: "Si millones de mexicanos son deportados de Estados Unidos y regresan a su país, encontrarán una Nación desgarrada por una guerra que ha dejado unos 180 mil muertos y decenas de miles de desparecidos en 10 años, de acuerdo con cifras y expertos en economía y migración. Hallarán un país con 55 millones de pobres con una economía que ha crecido un triste 2 por ciento anual en los últimos 20 años. Llegarán a un país donde la corrupción genera escándalos a diario y ha manchado con saña incluso a la Investidura Presidencial. Llegarán a un México que no estaba listo ni siquiera para los mexicanos que nunca se fueron…" ¿Qué opinas de lo que viene?

Paty: -Yo agregaría que llegarán a un país donde las cárceles están sobrepobladas y llenas de presos sin condena. Sabemos desde hace años que vivimos en una guerra fallida contra el narcotráfico, sin atender las causas que generan la violencia desde la raíz: la corrupción y un sistema de justicia colapsado. Quisiera ser optimista y pensar que lo que nos espera con Trump, nos obligará a arreglar o por lo menos reconocer nuestras propias carencias. Ya Tijuana está lleno de deportados y el país lleno de centroamericanos buscando cruzar la frontera. En México, las autoridades los tratan igual de mal que a los mexicanos en Estados Unidos. Habría que ser congruentes.

-Según el Global Terrorism Index 2016, aumentaron un 650% en las muertes debidas al terrorismo entre países desarrollados. Si bien el terrorismo no es un problema en Latinoamérica, el dominio por parte del narcotráfico de vastas áreas en las que los estados de los países están ausentes y el lavado de activos, hacen de los narcotraficantes y los terroristas, grandes aliados. ¿Qué papel juega el narcotráfico de la región como fuente de financiamiento de las organizaciones terroristas?

Paty: -En el último año, se dispararon las muertes por terrorismo en países de la OCDE, principalmente en Turquía y en Francia. Los ataques fueron en manos de grupos terroristas organizados que ahora operan alrededor del mundo. Sin embargo, en el caso de Latinoamérica y específicamente en México, las muertes por terrorismo, también están asociadas a la censura y el terror político. Un ejemplo de ello, son los ataques y asesinatos a periodistas en manos del narcotráfico. Por lo tanto, hay una correlación entre el narcotráfico y terrorismo en nuestros países. La investigación también encuentra correlaciones entre el terror político, la tortura y el encarcelamiento sin condena. 

-¿Existen vínculos entre el narcotráfico de Latinoamérica y organizaciones terroristas del Medio Oriente tales como Estado Islámico o Hezbollah? Por ejemplo, a través del financiamiento.

Paty: -No tenemos manera de comprobar esto. Sin embargo, la violencia en Latinoamérica está más asociada con el homicidio doloso con armas ilegales en nuestro país. En el mundo, mueren 13 veces más personas a causa de homicidio que de terrorismo. Además, en países desarrollados, la violencia que más nos afecta, es la que viene del estado.

-Las cárceles latinoamericanas exceden casi todas sus capacidades. Sin embargo, con más delincuentes presos, el delito no baja. ¿Por qué?

Paty: -La corrupción que a su vez genera impunidad. Las cárceles están llenas de personas que robaron una libreta o un kilo de carne, mientras los políticos que roban a manos llenas, están en las calles. Las muertes de la guerra contra el narcotráfico, colapsaron al sistema judicial y hoy en día tenemos estados donde la impunidad en homicidios es del 90%.

-¿Sirven los encarcelamientos y extradiciones de jefes narco para bajar la violencia o hace falta algo más?

Mael: -El problema es que el comportamiento de los cárteles es como el de una hidra: cortas una cabeza y salen varias más. Por ejemplo, el Gobierno logró casi desintegrar al cártel de La Familia, que se convirtió después en Los Caballeros Templarios. Cuando logró capturar a sus líderes y casi destruir su organización, nació en la misma zona el Cártel Jalisco Nueva Generación, que aprovechó ese vacío y ahora es el cártel más grande de México. El problema no se resuelve sólo capturando líderes, sino cortando los flujos financieros, lo cual no se ha realizado.

-El ex gobernador de Veracruz, Javier Duarte, lideraba una organización criminal que abusaba del Estado y de los contribuyentes. El exgobernador de Sonora, Guillermo Padrés, es presunto responsable de defraudación fiscal y operaciones con recursos de procedencia ilícita, entre otros casos de corrupción. ¿La violencia tan extendida es una de las consecuencias de la crisis de credibilidad del Estado? Es decir: ¿restituir la confianza en el Estado es indispensable para reducir la violencia, o no tiene nada que ver?

Mael: -Los niveles de impunidad en México alcanzan el 98%. Y la cifra negra de delitos que no se denuncian por falta de confianza en el sistema judicial es enorme. Ante ese panorama, quizá sea muy fácil decir: voy a cometer un delito, a fin de cuentas no sucede nada. Y cuando sí son detenidos, como comenta Paty, entran a cárceles sobrepobladas y donde muchas veces pueden continuar delinquiendo. La violencia, no sólo del crimen organizado, sí es un síntoma de la falta de credibilidad del Estado y de la indefensión de los habitantes.

-El Informe Nuevo León 2016 fue el 7mo. reporte del Instituto para la Economía y la Paz (IEP) sobre la paz en México, y el 2do. acerca de Nuevo León, basado en la metodología del Índice de Paz México (IPM). Se afirma que en los recientes 5 años, Nuevo León ha logrado importantes avances en sus niveles de reducción de la violencia y niveles de paz positiva. ¿Qué es lo que pudo conseguirse en Nuevo León que no se ha obtenido, por ejemplo, en Nayarit o Veracruz?

Mael: -Hay varios casos de éxito en los que se han recuperado zonas casi perdidas: Nuevo León, Tijuana, Ciudad Juárez, etc. Lo que se conjuntó ahí fue una sociedad civil organizada, el apoyo de las fuerzas armadas del Gobierno federal (Ejército, Marina, Policía Federal) y que hubo un político que se echó al hombro la responsabilidad. No fue fácil, porque también en esos lapsos en los que se recuperaron esas ciudades y estados, hubo muchas denuncias de violaciones a derechos humanos por parte de las autoridades. El problema es el que llamamos "efecto cucaracha": se recuperan esas zonas, pero los criminales sólo viajan a zonas cercanas y desde ahí operan.

¿Cómo los medios no pudieron ver de antemano el avance del fenómeno del narcotráfico en México?

Mael: -Respecto al problema del narcotráfico: en México hemos convivido con él desde hace muchas décadas. Les recomiendo, a los interesados, este micrositio de Animal Político (disculpen la publicidad). Ahí se puede revisar década tras década cómo ha interactuado el crimen organizado en México. Y ha sido un monstruo que ha ido creciendo de movilizar drogas a cometer delitos como secuestro, extorsión, cobro de rentas. Sí lo vimos venir pero nadie vio cómo detenerlo a tiempo. Es imposible pensar que los cárteles podían haber crecido de esa forma sin la ayuda de las autoridades. Faltó, desde siempre, un sistema judicial fuerte y autoridades que no se corrompieran.

-Sin duda medir la violencia es un ejercicio complejo pero contar con indicadores precisos y confiables se supone que ayuda a intentar pacificar la realidad social. Uds. desde el Institute for Economics and Peace lo intentan vía el Índice Global de Paz. Pero es decisivo que los indicadores se alimenten de información fidedigna y homogénea. ¿Cómo desarrollar, en sociedades que viven gran violencia, sistemas que fortalezcan la denuncia ciudadana, la transparencia y la rendición de cuentas?

Paty: -Definitivamente es un gran problema para quienes trabajamos con datos oficiales, pero no sólo para nosotros, sino para la ciudadanía que cada vez puede confiar menos en ellos y en el propio sistema de justicia. Como mencionó Mael, en México tenemos una cifra negra de 94%, la gente siente que es una pérdida de tiempo denunciar o tiene miedo. En México, tenemos la oportunidad con la Reforma de Justicia de fortalecer el proceso desde la escena de los delitos al capacitar a los policías. La única manera de mejorarlo, es revisar paso por paso y sancionar a los estados que entreguen información falsa. Hoy en día en México, hay cada vez más discrepancia entre los datos oficiales de homicidio. El Gobierno Federal tiene mucha responsabilidad en eso. Les dejo la liga al reporte completo del Indice de Terrorismo. Ahí mismo pueden encontrar todos nuestros reportes

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario