QUÉ DICEN LOS DIARIOS

Teléfono para Macri: De relación carnal a "la más cercana de la historia"

Donald Trump le atendió el teléfono a Mauricio Macri “para la posteridad” y los dos grandes exponentes de la prensa argentina no quisieron perdérselo por nada del mundo, aunque la noticia principal de sus respectivas portadas tuviera más de medio día de antigüedad y hubiese salido por todos lados en la web y medios audiovisuales en la víspera. Aunque no se sepa aún si el presidente que se sentará en el sillón estelar de la Casa Blanca el 20 de enero es un Perón, un Keynes o un ricachón excéntrico, los mercados en estos lares vendieron los bonos en moneda local se replegaron en el dólar, acicateados en parte también por el Banco Central. Magnates ambos futuros colegas presidenciales y vinculados a la plusvalía de la cuchara y el balde, así como jugaban golf e intercambiaban cheques en alguna época, ahora imaginan intercambio de visitas y una relación que deja en unidades microscópicas a las “carnales” de Menem, ya que la anuncian como “la más cercana de la historia”.

La charla telefónica entre Donald Trump y Mauricio Macri fue confirmada en un breve comunicado de la Secretaría de Comunicación Pública el lunes 14/11 a las 4 de la tarde, ampliado 20 minutos después. Para ese momento, todas las páginas web ya lo habían subido a las home pages, las radios la dieron vuelta y media en los programas vespertinos y la televisión en los noticieros.

Al día siguiente, martes 15/11 aparece como título principal de las tapas de la edición impresa de los dos principales diarios nacionales, La Nación y Clarín, a los que el organismo dependiente de la Jefatura de Gabinete les ha consagrado más de dos tercios de la pauta publicitaria oficial. 

¿Quién paga ese “delay” periodístico? ¿Será que los lectores costean de su bolsillo los $22 que les cobran en el quiosco por un papel que contiene una propuesta informativa profusamente desmenuzada en la jornada anterior por todos los medios audiovisuales? ¿O que al cliente mayor que pone el gancho en las órdenes de pago le conviene documentar en la prensa escrita que el líder electo de la gran potencia internacional le dedica un contacto directo al jefe de Estado argentino?

Destacar para los archivos una cordial conversación luego de que el fin de semana los medios revelaron un video de Macri de hace un año, en el que bromeaba con Viviana Canosa sobre la salud mental y la personalidad “exhibicionista” de quien desde el 20 de enero ocupará la Casa Blanca por voluntad del pueblo estadounidense, era una prioridad comunicacional del gobierno y así quedó registrada en el “establishment” mediático local.

La única contra fue, en todo caso, el contexto informativo: la reacción adversa que generó en los mercados especulativos domésticos, en los que el dólar cobró renovado protagonismo en las carteras de los inversores, que vendieron bonos en pesos y se pasaron al billete con el aumento del riesgo-país como termómetro de lo que se espera como mirada que tendrá hacia estos lares el nuevo mandamás global. Lo incorpora Clarín al titular on demand de la charla Trump-Macri, mientras La Nación, en un recuadrito contiguo, señala al BCRA como responsable del brote de dolarmanía de la víspera. El diálogo en sí lo enfoca en una crónica con opinión el “estadounidogólogo” columnista Martín Dinatale, por el lado de que acordaron trabajar juntos, que los dos países tendrán la relación bilateral más cercana de la historia y que se invitaron mutuamente a visitarse.

Ambos compartieron negocios inmobiliarios como empresarios, tuvieron en sus manos cheques firmados por el otro y se intercambiaron chuscos comentarios: desde tratar de chiflado a Trump a que éste dijera que los Macri (padre e hijo) no entendían nada sobre EE.UU.

El germen del éxito logrado en el poder económico (aunque en el caso de Mauricio heredado de papá Franco) plantó la semilla política que dio como fruto sendas bandas presidenciales. El denominador común ha sido su identificación con “Bob el constructor”, una de las estrellas del canal infantil de dibujos animados, lo cual se pone de manifiesto en la facilidad con que se propusieron abrazarse a las recetas keynesianas a fin de apoyar sus gestiones en las obras públicas, esto es, pagadas por los contribuyentes pero ejecutadas por empresas privadas. Subir las tasas de interés en este marco contribuye a expandir el gasto público, claro que en aquel lado del continente se financia con dólares y en éste, en dólares.

Una libre asociación de ideas conduce a Trump por las ramas ideológicas, como hacía el Tarzán de Edgar Rice Burroughs, de liana en liana, desde su coronación como magnate de las construcciones al populismo latinoamericano que abreva de lord Keynes, con lo cual la intelectualidad K cree ver en él a un nuevo Perón. Pero por el flanco izquierdo americano, el nombramiento como consejero general en el gabinete que lo acompañará de un reputado misógino racista antisemita como su jefe de campaña Stephen Bannon, antiguo Ceo de Breitbart News (un portal de noticias ultraderechista) abona los peores presagios. El jefe de ese equipo será el presidente del partido Republicano, Reince Priebus, un ícono del establishment de Washington que el estratega alteró con la revuelta populista que catapultó la candidatura de Trump. La Nación rescata el repudio que despertó en el Norte la “extraña pareja”.

# “Extrañas parejas”

Es raro pero el tradicional diario de Saguier-Mitre sacrifica resaltar en la tapa la cena de otra “extraña pareja” que concibió el frente Cambiemos, el que se proyectó al Poder Ejecutivo Nacional donde se acerca al año de permanencia: Mauricio Macri y Lilita Carrió. Y eso que la primera dama, Juliana Awada, agasajó en la residencia de Olivos a la adusta “fiscal de la República” con un toque culinario exquisito adaptado a la dieta especial de la diputada: “sopa de remolacha, el plato principal fue pollo con hierbas acompañado por ensalada de verdes con palta y verduras grilladas, en tanto que de postre hubo frutas fileteadas”, según el comunicado de prensa emitido por Presidencia. Las verduras servidas pertenecen a la huerta que Awada armó para hacerle honor a la quinta.

Se fotografiaron sonrientes y distendidos, prometiéndose un gran 2017 para los argentinos. Nada de esto se vio en las portadas de ambos diarios líderes. La Nación, empeñado en su enfoque marketiniano adereza la propuesta, además de la charla entre Macri y Trump, con el calor, medidas contra los cortes de luz, cambios en la manera de enseñar a leer y escribir, los Babasónicos en el teatro Colón, y los cadáveres que aparecieron en el barrio de Monserrat. Un menú “de manual” que intenta cubrir el “mercado de interés general” al que se dirige el matutino.

El empeño de Clarín, por su parte, pasa por el obsesivo seguimiento minuto a minuto de la corrupción habida y por haber que rodea a la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner. A la jugarreta judicial que pretendía fondear la denuncia de Nisman sobre el convenio con Irán, que la ubican en el incómodo señalamiento de traición a la patria, se agregan en la tapa una presunta vinculación de la madre con negocios ilegales con el Correo en La Plata, que La Nación rebota pero en la edición web. Es de imaginar que Cristina y sus seguidores K deben estar “caminando por las paredes” con este nuevo avance de causas contra la familia, ahora ampliado a la rama materna.

En el ojeo del día se descuelga Página 12 con la denuncia de que el gobierno eliminó el programa de créditos y descuentos a jubilados que aplicaba Anses mediante el plan Argenta, que fue reemplazado por préstamos personales que les darán los bancos seguramente tras trámites más engorrosos. Y Ámbito sale con una de las noticias más inquietantes de esta “jornada fiambre” para la gran prensa: que aumentaría 4 veces el gas desde el año que viene debido a la apelación a fórmulas semestrales de ajuste. No es un chisme suelto de medio opositor, sino que lo toma de la nueva convocatoria a audiencia pública que se centrará en la incidencia del transporte y la distribución.

El Cronista Comercial muestra un claroscuro de la economía hacia fin de año, con recuperación del consumo y caída de la producción industrial, lo que parece una dicotomía porque la menor actividad fabril trae problemas de empleo y los asalariados se retraen en sus compras. Quizá el análisis se circunscriba a las cuentas del PBI.

Menos mal que ninguno de los medios rescata en su portada el insólito anuncio que hizo el ex candidato a presidente por el FpV Daniel Scioli: que cayó la venta de preservativos. Su interpretación es que la crisis económica afecta las relaciones sexuales. Es un punto de vista. Hay otros librados a la imaginación de los más chuscos por venir el anuncio de donde viene.

Y siguiendo con las apostillas más insólitas, por ahí, perdida entre un popurrí de títulos aparece una bastante curiosa: que aumenta el presupuesto de Fútbol para Todos en $174 millones. ¿Cómo, no era que se acababa a fin de año y ya se habían adjudicado las transmisiones televisivas a dos cadenas internacionales?

Quizá se trate de la despedida económica, o una indemnización por despido, de todo un sistema estatizado en estado de descomposición: la AFA, los clubes, Bauza, la selección… La enorme luna que iluminará el estadio en San Juan difícilmente eche luz a tanto desaguisado junto.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario