'GATO ENCERRADO'

Grave: El PRO sigue evitando la promulgación de Ley de Humedales

El ambientalista entrerriano Jorge Daneri criticó duramente la propuesta del oficialismo sobre la esperada Ley de Humedales. Muy sospechosa la actitud del senador nacional Alfredo De Angeli, consideró el abogado integrante de la Fundación M´Biguá, y la organización no gubernamental Ciudadanía y Justicia Ambiental.

por JORGE DANERI 

Avanzar con el proyecto de Ley de Humedales, desde la posición expuesta en su último dictamen por el Pro en la Comisión de Agricultura, es proponer a la Cámara alta una ley que habilita la puerta mayor para la destrucción de los humedales.

Una iniciativa que viene siendo esculpida, como labrada paso a paso, con equilibrios ejemplares en la construcción de consensos, está a punto de ser cualquier cosa, menos una ley de presupuestos mínimos de protección de los humedales, habilitando conceptos de compensación y restauración de otros humedales, con tal de que se pueda avanzar con la construcción de obras y emprendimientos de cualquier naturaleza productiva, que abiertamente destruyan los servicios ecosistémicos de un sector del humedal y con proyección geométrica para su sentencia de muerte.

La propuesta PRO anula las normas complementarias y prohibitivas -que estaban en gran medida acordadas en las dos comisiones parlamentarias intervinientes- de nuevas obras, endicamientos, etc, hasta tanto no se desarrollen los procesos de ordenamiento ambiental del Delta. Es decir, como sucedió en otros casos de leyes de protección ambiental como lo son bosques nativos y glaciares. Así, mientras pasan los años y todos incumplen sus deberes públicos y privados, la máquina de la avaricia o el capitalismo salvaje, se llevará los humedales puestos con mega forestación, soja, barrios privados, algunas empresas de arenas para Fracking, o de biomasa con maderas nativas y exóticas como materia prima y más mega puertos para profundizar el modelo extractivista existente en toda la región, o la reconstitución de aquel intento oficial de conformar Arroz SA, entregando las tierras públicas del Delta a las corporaciones del agronegocio con sus puertos incluidos que nuestra sociedad supo imposibilitar.

Ahora ya no parece, sino se intenta de manera abierta y voraz, con la textura de una ley de cuidado ambiental, a posibilitar que los varones CEO de las buenas inversiones del mundo y claro, los paraísos fiscales, se instalen definitivamente en los humedales para hacer lo que se les ocurra como corresponde; y lo vienen haciendo hace más de veinte años, con sus buenas prácticas productivas del agronegocio y tantos relatos cargados de hipocresía, soberbia y negacionismo.

Ya existe un dictamen mucho más serio y coherente, acordado por una mayoría relativamente interesante en el Senado. Vamos a ver con particular atención la actitud de los senadores de Entre Ríos, relevantes actores en este debate, pues en nuestras tierras tenemos el privilegio aún, de vivir en un rincón del mundo aún sano, llamado Delta.

Nuestros senadores de la Nación, uno incluso candidato a gobernador en las últimas elecciones, señor Alfredo de Angeli. Su labor hasta ahora, resulta gravemente preocupante, su atención y consideración -en la letra fina de los textos en circulación ya mencionados- a sectores que nada tienen que ver con el espíritu y visión de la sustentabilidad social, ecológica y productiva del humedal, y este último urgente intento contra natura de agraviar este espíritu y construcción social y política, será una marca trágica en la historia política de la provincia y el país de así prosperar o imponerse. Ojalá nuestra democracia y el debate abierto, pueda frenar esta malformación lamentable y se alumbre el dictamen consensuado desde la esencia de lo que se pretende custodiar para el presente y futuro de los argentinos.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario