EFECTO TRUMP EN ARGENTINA

Negro panorama para Macri con Trump: Golpe al blanqueo, financiamiento y commodities

El triunfo de Donald Trump en las elecciones de los Estados Unidos obligó a la política exterior argentina a reorientarse después de apoyar a Hillary Clinton. Pero la Administración Macri también debe tomar del nuevo contexto internacional y adecuar la política económica. Los acuerdos firmados con Obama tendrán un parate, pero los analistas también esperan otras consecuencias para los próximos años: por lo pronto un “menor éxito del blanqueo, mayor costo de financiamiento para el país y precios de los commodities más reducidos”.

Si la Cancillería argentina con Susana Malcorra debe ahora rectificar la orientación de la política exterior con el triunfo de Donald Trump en las elecciones de USA, especialmente después de haber apoyado a Hillary Clinton y los acuerdos firmados con la administración Obama, también el área económica repartida entre Prat-Gay, Sturzennegger, Lopetegui y Quintana tendrán que adaptarse al nuevo contexto internacional según lo que se espera de la agenda del nuevo mandatario estadounidense.

Ayer (9/11), el exsecretario de Finanzas Daniel Marx advirtió que "se puede esperar que esto afecte algo el comercio en forma lenta e indirecta; y, por medidas fiscales que se cree que va a tomar, pondrá más presión a la suba de tasas de mediano y largo plazo, lo cual afectará el precio de las materias primas y encarecerá el costo del financiamiento".

El director de la consultora DNI, Marcelo Elizondo, estimó: "Creo que Trump tiene una agenda de reversión de la globalización productiva, pero será más moderada que lo previsto, porque en el partido republicano tiene una influencia muy grande el libre comercio".

"Si la Argentina quiere seguir con su agenda de integración, deberá pensar en otros actores que no sean Estados Unidos o Europa. Y, además, ya no será tan cómodo conseguir financiamiento, que en este programa económico es un pilar fundamental", aseguró.

En esa línea, un informe de FyEConsult, que dirige el Licenciado Hernán Hirsch, advierte también algunos puntos a tener en cuenta para el Gobierno nacional:

1. La consolidación de la incipiente tendencia proteccionista, lo cual va a prolongar la dinámica actual de retracción del volumen de comercio mundial.

2. Un aumento de las tasas de interés de la Fed e incremento de la prima de riesgo países de los emergentes. Un fortalecimiento del dólar con ligera caída de los precios de los commodities agrícolas.

Y como consecuencia de esto, FyEConsul prevé:

1. Un parate en la agenda que el Gobierno venía impulsando con la administración de Obama, que incluía una mayor integración y cooperación en materia comercial, financiera y en otras áreas (que incluían reuniones entre la AFIP y la IRS).

2. Una actitud de mayor cautela en la estrategia de inserción internacional del país frente al posible cambio de tendencia mundial. Esto debería reflejarse en un fortalecimiento de la posición en la región (Mercosur).

3. Aunque todavía es muy prematuro aventurar impactos, cabe esperar un menor éxito del blanqueo, un costo de financiamiento mayor para el país y precios de commodities más reducidos, todo lo cual NO favorecerá el escenario local de los próximos años.

Por último, y aclarando que todavía resulta prematuro aventurar un pronóstico, Hirsch concluye:

1. El Gobierno podría haber optado “por moverse” dentro de la Curva de Phillips. Es decir, resignar algo (si bien, mínimo) de inflación por crecimiento.

2. El Gobierno comenzó a impulsar medidas que “rozan” al BCRA (línea productiva).

3. En términos de tasa de interés el BCRA tiene margen para una reducción adicional.

4. En cambio, en términos de inflación esperada (19.7%) el BCRA no cuenta con espacio para imponer un sesgo entre neutro y expansivo en su política monetaria.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario