EL IMPACTO

El desplome que pagaron las bolsas por no apostar a Trump

Los mercados financieros volvieron a fallar en su apuesta y ahora lo están pagando. Apostaron en contra de la opción que finalmente se impuso, esto es, apoyaron a Hillary Clinton y se mostraron muy contrarios a Donald Trump. De ahí que la victoria del candidato republicano provocó un importante shock en las Bolsas mundiales. Aunque la calma terminó por imponerse tras los primeros movimientos bruscos.

 

El Nikkei de la Bolsa de Tokio cerró con una caída del 5,36% y el Ministerio Japonés de Finanzas, el Banco de Japón (BoJ) y la Agencia de Servicios Financieros (FSA) del país asiático se reunieron de emergencia para estudiar una respuesta inmediata para lograr la estabilidad de los mercados financieros.

Volatilidad y fuertes caídas, fueron las primeras consecuencias, aunque la calma se impuso tras unos primeros movimientos muy bruscos.

Las bolsas europeas caían en promedio el 1,7%, con un máximo en el Ibex 35, que retrocedía alrededor del 2,4%, reduciendo las caídas iniciales, que eran de más del 4%.

La noche comenzaba con Trump liderando el recuento y los mercados mundiales comenzaban a sufrir. Tras cerrar la jornada del martes con una clara suba, los futuros de Wall Street se desplomaban según se iba anticipando la victoria del candidato republicano, tan inesperada como temida por la previsible imprevisibilidad del polémico magnate inmobiliario.

De hecho, los futuros del S&P 500 y del Nasdaq eran suspendidos de cotización al alcanzar el límite máximo de caída diario (5%), algo que no se veía desde la última gran sorpresa en las urnas que zarandeó a los mercados: el Brexit del pasado 23 de junio. Luego, a horas de abrir los mercados, ambos indicadores caían en torno al 3%.

La preapertura europea auguraba una reacción similar, con los futuros de los principales índices marcando desplomes de más del 4%.

"La reacción no ha sido tan mala como esperaba pero todavía es pronto", aseguraba Martin van Vliet, estratega de tipos de interés de ING. "Ciertamente, no es tan espantonso como mucha gente esperaba hace unas horas. Todo el mundo se pregunta ahora por las ramificaciones a largo plazo".

La primera y más destacada reacción en la renta variable global ha sido el desplome del Nikkei, un 5,36% que por momentos superó el 6%.

Precisamente en las divisas es donde ha habido más agitación, con fuertes caídas del dólar también frente al euro y el franco suizo, otro refugio habitual en tiempos de zozobra.

Los expertos temen la influencia que pueda tener Donald Trump en la Reserva Federal, a la que ha atacado públicamente, y la renovada volatilidad hace más difícil que lleguen subas de tipos de interés a corto plazo. Pero al igual que en la renta variable, del shock inicial se ha pasado a unas caídas más moderadas: poco más del 0,5% frente al euro cuando llegaron a rondar el 2,5%.

En el mercado de divisas, el que está siendo gran protagonista mundial es el peso mexicano, que llegó a hundirse un 15%, su peor caída en 20 años que le lleva a marcar mínimos históricos.

Durante los últimos meses, la divisa mexicana osciló con fuerza en función de las encuestas electorales estadounidenses, después de que Trump prometiese renegociar el acuerdo comercial con el país vecino y su famosa valla haya sido una de las estrellas de la campaña.

Mientras, valores considerados refugio como el oro subían con fuerza (2,44%). El petróleo, por su parte, registraba fuertes caídas al calor de la caída del dólar y la expectativa de un nuevo impulso de la industria por parte del presidente. No obstante, las caídas del crudo y las subas del oro se han ido suavizando con el paso de las horas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario