CAMBIEMOS NO CAMBIA MUCHO

¿Y por qué no cerrar el PAMI y pasar a los afiliados a las obras sociales?

El problema principal de la obra social PAMI no es la corrupción sino la ausencia de prestación médica adecuada para los afiliados. La corrupción es un tema grave pero es una cuestión administrativo, mientras que la prestación médica adecuada es el motivo de la existencia del PAMI. Por lo tanto, cuando se define el futuro de la obra social se debe garantizar la atención, y eso es difícil que suceda aún cuando hubiese transparencia y honestidad en el PAMI. Pero, ya se sabe, Cambiemos no cambia casi nada.

por EDGAR MAINHARD

El 13/05/1971, a través del decreto-ley Nº19.032, la Revolución Argentina creó el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados, origen del Programa de Atención Médica Integral (PAMI).

Hay que recordar la época: Juan Perón permanecía en Madrid (España) y el gobierno cívico-militar se encontraba en una encrucijada.

En junio de 1970, el presidente de facto Roberto Levingston designó a Francisco Manrique, ministro de Bienestar Social, pero todo el gabinete renunció el 09/02/1971, cuando era evidente que Levingston se caía.

En marzo de 1971, asumió el general Alejandro Agustín Lanusse, nombró a Manrique nuevamente en Bienestar Social, y se comenzó a preparar una salida para la Revolución Argentina a través de elecciones.

Manrique decidió competir con el peronismo, cualquiera fuese su candidato.

En ese contexto creó la Secretaría del Menor y la Familia, el Instituto Nacional de Obras Sociales para Jubilados y Pensionados, la lotería deportiva Prode, y presentó su renuncia en agosto de 1972, distanciándose se Lanusse para no ser 'el candidato de los militares' (que terminó siendo el brigadier Ezequiel Martínez) sino de su Partido Federal.

Por lo tanto el Programa de Atención Médica Integral, del INSSJP, tuvo un objetivo político-electoral a partir de una necesidad pero, en vez de reorganizarse el sistema de obras sociales y la salud pública, para que absorbiera a la 3ra. Edad, se creó un organismo para afiliar jubilados, apostando a crear un nicho electoral muy interesante. O sea que el PAMI nació en el marco de un intento de clientelismo.

Sin embargo, aquel PAMI intentaba convenios globales antes que crear una enorme estructura administrativa y de contrataciones y compras, tal como devino más tarde, ya deformado: hoy tiene 550 bocas de atención.

En 1976, ya con otro gobierno cívico-militar, el llamado Proceso de Reorganización Nacional, se decidió abrir una delegación regional del PAMI en cada provincia. A los militares les fascina la burocracia, y pusieron al frente a Santiago de Estrada, un prócer del PRO hoy día.

Deberá recordarse que Manrique fue un pionero en identificar la potencia del nicho electoral de jubilados y pensionados. Años después, tanto Carlos Ruckauf como Fernando De la Rúa también fueron muy beneficiados por el voto de los jubilados y pensionados. Inclusive sucedió que llegó a diputado nacional, en 1987, por el Partido Blanco de los Jubilados, el comentarista televisivo José María Corzo Gómez.

Regazzoni

En 2016, Mauricio Macri designó al frente del vapuleado, quebrado, ineficiente PAMI al bien intencionado Carlos Regazzoni, quien le dijo a Pablo Duggan (AM 950 Belgrano), el lunes 07/11: "Macri quiere que se de un buen servicio a los jubilados y estamos trabajando para que eso ocurra. PAMI es una institución muy grande, con problemas estructurales pero estamos invirtiendo más que antes y somos muy optimistas. La idea es que el dinero de la corrupción vaya a los afiliados, que deben tener la mejor medicación. Cambiamos el sistema de médicos de cabecera para que los jubilados tengan un mejor servicio, quienes venían reclamando que no los atendían. Ahora los abuelos pueden cambiar de médico de cabecera cuantas veces quieran y nosotros le vamos a pagar al médico por paciente atendido. La idea es darle poder al jubilado. El médico que atienda bien a los pacientes ganará un 50% más y quien brinde un mal servicio dejará de trabajar para PAMI. La gente tiene el mejor servicio de cobertura de medicamentos del país y estamos combatiendo el fraude, que era el gran problema".

Desde que comenzó su gestión, Regazzoni puso empeño en identificar y cortar prácticas corruptas, poner al día los pagos a proveedores y prestadores, y mejorar la atención. Pero no es suficiente. Quizás nada resulte suficiente porque el PAMI es un gigante que ha superado el propósito original, es un negocio para muchas personas y empresas, y se ha perdido definitivamente de vista la atención, veloz y de calidad, para los afiliados.

Cuando el PRO, la UCR y la CC-ARI decidieron llamarse Cambiemos, como alianza electoral, ¿imaginaron algún límite al cambio prometido? Es interesante responder la pregunta porque, hasta ahora, la Administración Macri luce en extremo convencional. Los cambios propuestos son cosméticos antes que profundos. Y el propio futuro de Cambiemos se encuentra en un limbo.

Para la decisión política de cambiar se requieren al menos 4 virtudes:

** creatividad o imaginación,
** conocimiento o idoneidad para que la propuesta no resulte un fiasco,
** capacidad de articular un consenso y una adhesión al cambio, y
** capacidad de ejecución del cambio.

Por ejemplo, designar los 2 jueces de la Corte Suprema de Justicia de la Nación por decreto era creativo o imaginativo pero careció de conocimiento y consenso, y Macri tuvo que retroceder.

En el caso del PAMI, quienes conocen el problema del PAMI balbucean, con temor evidente, que si dependiera de ellos cerrarían el PAMI para ahorrarse los costos de administración y compras, abrirían la libre afiliación de los jubilados y pensionados a las obras sociales y el resto del sistema, y el Estado se haría cargo de la contribución monetaria: "Por lo menos se garantizaría la atención del paciente".

Por supuesto que sería una medida audaz, y es el motivo por el cual algunos agregan: "Pero eso es imposible... se armaría un embrollo con los que tienen la vaca atada... ".

No están refiriéndose a los afiliados sino a los que se benefician con la deformación del PAMI.

Con Macri, el sistema de salud pública sigue tan deficiente como lo fue con los Kirchner. O como lo es en Ciudad de Buenos Aires. También en esta cuestión se precisan ideas de cambio.

En el caso del PAMI, el problema es parecido al que tiene la Policía Bonaerense: el volumen. Resultan estructuras tan abultadas que no es sencillo reformarlas y menos controlarlas. Mientras tanto, quienes reclaman atención encuentran que se postegan las respuestas a sus necesidades.

Quizá el PAMI nunca hubiese existido si el regreso de Perón se hubiera negociado de otra manera. Por lo tanto, es evidente que su existencia es prescindible. Lo que no puede demorarse es la atención de los integrantes de la sufrida 3ra. Edad. Sin duda debe haber ideas de resolver la situación en forma más dinámica y barata que la vigente con el PAMI. Resultaría un buen 'caso testigo' que demostrara que Cambiemos promueve el cambio.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario