US$ 1.300 MILLONES, MUCHO DINERO

De Hillary a Trump: PAC, Super PAC y otras sospechas Made in USA

Hasta 2010, los Comités de Acción Política (PAC, en sus siglas en inglés) eran las organizaciones creadas en USA por partidos políticos, grupos de interés, lobbys o empresas para financiar a candidatos. Un individuo puede donar un máximo de US$ 5.000 al año a uno de estos comités. Los PAC pueden gastar un máximo de US$ 5.000 al año en un candidato y la misma cantidad para financiar otro PAC. Pero en 2010, una sentencia de la Corte Suprema en el caso ‘Citizens United vs. FEC’ abrió el grifo a contribuciones ilimitadas de individuos y empresas a las campañas electorales: nació la era de los Super PAC, organizaciones que recaudan fondos y los destinan a apoyar a un candidato. No hay límites en la cantidad que se dona y se gasta y que abre las puertas a contribuciones de compañías y sindicatos. En definitiva, permite a las grandes compañías y a los multimillonarios verter tanto dinero como deseen en sus campañas preferidas. De eso trata esta nota del economista especializado en planeamiento estratégico, Pedro Miguel Garassino.

 

por PEDRO MIGUEL GARASSINO

El financiamiento de las campañas políticas, genera sospechas y controversias en todo el mundo. Las limitaciones en la relación dinero - política se inicia en Inglaterra en 1883 cuando se aprueba la ley de prácticas corruptas e ilegales (Corrupt and Ilegal Practices Act) para restringir los gastos de los candidatos políticos.

En este aspecto, en 1918, los estadounidenses incorporan la ley sobre los "representantes del pueblo" (Representation of the People Act) aplicando limitaciones significativas al "dinero electoral" las cuales se fueron relajando por derogaciones y fallos judiciales que alegaron, principalmente, atentados contra la libertad de expresión consagrada en la Primera Enmienda de la Constitución de los EEUU.

Para comprender, en general, cómo funciona el financiamiento de las campañas políticas en EEUU, es necesario efectuar un corte temporal en febrero del 2010 con la sentencia de la Corte Suprema norteamericana para el Caso Citizens United vs. Federal Electoral Commission, en febrero de 2010. El fallo, permite donaciones ilimitadas de individuos, empresas y sindicatos por medio de la creación de grupos paralelos a las campañas de los candidatos llamados super comités de acción política o Super PACs, los cuales tienen prohibido coordinar las campañas con los partidos políticos.

A partir del fallo, comienzan fuertes disputas y críticas entre el Poder Ejecutivo y el Judicial supremo. La formación de grupos de poder económico para influenciar en la política por medio de Super PACs híbridos, dieron lugar a sospechas de lavado de dinero por el aporte de organizaciones sin fines de lucro, cámaras de comercio, asociaciones, entidades educativas y científicas, las cuales no están obligadas a informar sobre la identidad de los donantes o las fuentes de financiamiento.

El monto recaudado para todos los candidatos en esta elección 2016 asciende a US$ 1.300 millones, cantidad que se elevó por el creciente aporte de los Super PACS de US$ 594 millones hasta el 28/10/2016, según el Center for Responsive Politics (CRP), entidad sin fines de lucro que se dedica a investigar el origen del dinero de la política. El CRP presenta información sobre la recaudación discriminando las provenientes de los partidos políticos de las del dinero externo (PACs, Super PACS, Entidades sin fines de lucro).

Hillary Clinton recaudó, en total, US$ 687.261.894, mientras que Donald Trump, US$ 306.930.980 según la Comisión Federal de Elecciones al 28/10/2016. Según estos datos, el monto obtenido por Clinton representa casi el 70% del total recaudado por ambos. Los candidatos Gary Johnson, Evan McMullin y Jill Stein, recaudaron en total US$ 17.329.345 con muy poco financiamiento externo a sus partidos políticos.

Un tercio del financiamiento de la campaña de Donald Trump, proviene de fondos propios. Además, el republicano recurrió a la venta de “souvenirs”, remeras y gorros, entre otros. Propuso a sus seguidores duplicar la suma donada con fondos propios y también activar la “Trump Card”, “Tarjeta Negra Presidencial” para ser miembro de “élite” entre sus partidarios por el valor de US$ 35. Hoy, Trump ofreció a sus partidarios donar US$ 49 para que sus nombres aparezcan en un muro de la Trump Tower, como donantes para "la elección más importante de sus vidas". Los hijos del republicano, participaron activos en la recaudación bajo estas metodologías.

Los fondos para la campaña de Hillary Clinton, más que duplican a los de Trump y el dinero externo proveniente de los PACs, Super PACs y organizaciones no gubernamentales, tiene una participación relativa que asciende al 28% para Clinton y 19% para Trump sobre el total recaudado respectivamente. Las donaciones más significativas para la campaña de Hillary Clinton provienen de estudios jurídicos, compañías financieras, seguros y bienes raíces.

La mayoría de las encuestas en los EEUU reflejan que el 85% de la gente afirma que el sistema actual está hecho para que los poderes económicos controlen las decisiones de los políticos y el 70% rechaza la sentencia de la Corte Suprema de enero del 2010 para el caso Citizen United por la cual hay financiamiento ilimitado de las campañas políticas.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario