EL ESCENARIO ELECTORAL

GBA vs. Interior y la ausencia de un relato macrista para el Conurbano

En el interior, dominado por el campo, el "segundo semestre" ya llegó y eso se traduce en una intención de voto de relevancia que acompaña al oficialismo. La contracara es el Conurbano, que acumula voluminosos bolsones de pobreza donde las supuestas bondades del modelo macrista tardan en cristalizarse. Allí, Cristina Fernández sigue siendo la principal opción. El discurso oficialista no sería el adecuado donde le faltan votos.

Una encuesta sobre intención de voto en la provincia de Buenos Aires muestra claramente cómo se traduce el acompañamiento al oficialismo en función del impacto el modelo macrista en distintos sectores socio-económicos de la provincia.  La encuesta de la consultora M&R Asociados en conjunto con Query Argentina que publica este viernes clarin.com es también un radiografía de las fortalezas y debilidades de Cambiemos y su rivales de acuerdo a la geografía del principal distrito electoral. 
 
El sondeo pone cabeza a cabeza a la opción oficialista con su rival inmediato, el kirchnerismo en su encarnación de Unidad Ciudadana, que lleva como principal candidata a la expresidente Cristina Fernández.  La medición de junio se da vuelta respecto a mayo, cuando Cambiemos lideraba por muy poco margen. La oferta K es ahora la que encabeza (34,8% vs. 34,3%). Un guarismo que, en cualquiera de los casos, no sale del margen de error. 
 
Más nítidos son los resultados cuando se divide a la provincia en sus 2 grandes identidades: el Gran Buenos Aires (GBA), que incluye al Conurbano y posee un perfil metropolitano; y el interior bonaerense, dominado por su carácter básicamente rural.  ¿Qué pasa cuando se mide bajo estos condicionantes? Cristina Fernández, como se sabe, se respalda en el GBA, en el conurbano, allí dónde se encuentran los mayores bolsones de pobreza en el país, porción de la población que fue beneficiada durante su gobierno con planes sociales que atenuaron su situación.  En este segmento, determinante en cada elección bonaerense, la exPresidente alcanza una intención de voto del 38%, y le saca una ventaja de 7 puntos a la opción oficialista, encabezada por Esteban Bullrich. 
 
Aunque tiene una intención de voto del 31%, el oficialismo paga el precio de una política económica que en su primer año produjo miles de despidos, el fin de la changas y  una escalada inflacionaria -sobre todo en alimentos- que tuvo entre sus damnificados -aún manteniendo los planes sociales - a esos bolsones que habitan en el GBA.  Otro dato que jugaría en contra del oficialismo es el despligue territorial. En el Conurbano, Cambiemos sólo tiene intendentes en 4 (Lanús, Quilmes, Tres de Febrero y Pilar), mientras que Cristina reúne a varios más y de mayor peso electoral, como La Matanza y Lomas de Zamora. 
 
La contracara de esta situación es la robustez que el macrismo y sus aliados muestran en el interior de la provincia. La opción oficialista -siempre según la encuesta de M&R y Query- trepa al 41%, relegando al kirchnerismo a un 2do lugar con el 27%. El campo le está reconociendo al Gobierno su política para el sector, una de los que mayor dinamismo muestra en una economía a la que le cuesta despegar del todo. La gestión Macri eliminó las retenciones para el trigo y el maíz, y redujo las de la soja, lo que aumentó la rentabilidad de los chacareros.
 
Queda claro, al menos en este mapa, que la fortaleza del oficialismo está concentrado en un sector de la provincia en la que ya llegó "el segundo semestre". Por el contrario, allí donde la bondades del modelo económico no logran percibirse con toda nitidez es donde aparecen los mayores desafíos para la opción de la Casa Rosada. 
 
Por otro lado, el discurso de campaña de Cambiemos no parece dirigido a conquistar a esos sectores que no le guardan mayor estima, más cuando la elección en la provincia de Buenos Aires tiene rasgos de competencia nacional. Es el Gobierno Nacional el destinatario último del resultado de ese comicio. 
 
De acuerdo a la mirada del analista Rosendo Fraga, en tren de polarizar con la exPresidente, la estrategia de Cambiemos se focaliza en la corrupción. "Para el voto del conurbano, ese no es un argumento. Puede pesar mucho en Azul, Bahía Blanca, Mar del Plata, Tandil, San isidro, pero no en el promedio", dijo. "Yo, si fuera el oficialismo, tendría que afinar una estrategia muy precisa en el campo social, que es su punto débil", recomendó Fraga en declaraciones a LN+. 
 
*La encuesta citada en este artículo se realizó entre el 25 y 28 de junio y se relevaron 1.204 casos, hombres y mujeres, todos mayores de 18, con el sistema IVR.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario