TIMOTHY MICHAEL KAINE

Católico amigo de jesuitas, compañero de fórmula de Hillary

Timothy Michael Kaine nació en Saint Paul, Minnesota; creció en Kansas City, Missouri; pero él es el gobernador de Virginia. Hijo de un pequeño comerciante e ingeniero, se graduó en Económicas por la Universidad de Missouri, y en Derecho por la Universidad de Harvard. Durante un año trabajó como misionero católico en Honduras con la orden de los Jesuitas, se estableció en Virginia y se dedicó a la práctica privada de la abogacía en la ciudad de Richmond, especializándose en la representación de gente con pocas oportunidades de vivienda. Luego se casó con la también abogada Anne Holton, hija del exgobernador republicano de Virginia, Linwood Holton (1970-1974). Como católico, se opone al aborto, y es miembro de la organización provida Democrats For Life of America. También se opone a la pena de muerte, aunque ha habido 8 ejecuciones en Virginia en los 2 años y medio que lleva como gobernador. Pero él ha vetado 5 proyectos de expansión de la pena de muerte. Sus vetos siempre han sido revocados por el Legislativo. En junio de 2006, firmó una orden ejecutiva prohibiendo fumar en todos los edificios gubernamentales, y en los vehículos propiedad del Estado.

Hillary Clinton ha confirmado a Tim Kaine, un hispanohablante senador por Virginia y exgobernador del mismo estado, como candidato demócrata a la vicepresidencia en las elecciones presidenciales de noviembre.

La segura candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ha confirmado la elección del senador Kaine como su compañero de fórmula para las elecciones del 08/11: "Estoy emocionada por anunciar a quien será mi compañero de fórmula, Tim Kaine, un hombre que ha dedicado su vida a luchar por los demás", ha afirmado Clinton a través de su cuenta oficial de Twitter.

Kaine, de 58 años, se estrenó en el Congreso en 2012 tras ejercer de gobernador y alcalde y tiene entre sus ventajas que

> Virginia es uno de los territorios clave para Clinton (Virginia es un swing state, es decir un estado pendular que varía de izquierda a derecha en las elecciones y, por tanto, resulta clave en los comicios, si bien en los últimos años ha sido más demócrata),

> él habla español (fue docente voluntario en Honduras, en una misión jesuita), y

> ha demostrado capacidad para atraer donantes.

Ya figuró en las quinielas para ser el vicepresidente de Barack Obama tras las elecciones de 2008, pero el Presidente eligió a Joe Biden.

Exgobernador de Virginia entre 2006 y 2010 es considerado del ala progresista del partido aunque más moderado que la senadora Elizabeth Warren, cercana a Bernie Sanders, y quien era mencionada como otra posible integrante del binomio.

En verdad, eran 3 en la lista: la senadora por Massachusetts, Elizabeth Warren; el secretario de Vivienda y Desarrollo Urbano, Julián Castro; y el senador Kaine, la opción “aburrida” pero “segura”.

Pero Clinton ya tiene el voto latino que le podría traer Castro y el voto de la mujer que le podría traer Warren. Lo que le hace falta es —en comparación con Trump— el voto de los hombres blancos. Es el rol de Tim Kaine.

Kaine se caracteriza por evadir posturas controvertidas o protagonizar salidas de tono, con lo que seguiría tradición de la política estadounidense con vicepresidentes de perfil bajo.

No obstante, según dijo Kimberley Strassel, columnista de The Wall Street Journal, durante el programa de noticias Meet the Press, “(Los votantes de Sanders) no la querían a ella porque no estaba lo suficientemente a la izquierda. No sé cómo escogerá a Tim Kaine como compañero de formula”.

Es indudable que el problema más grave para Clinton durante las primarias fue su rival Bernie Sanders y sus votantes. Sanders consiguió más de 12 millones de votos y, según una encuesta de Bloomberg Politics, 22% de sus votantes preferirían votar por Trump antes que por Clinton.

En cuanto a Kaine, luego del SuperMartes de elecciones primarias, meses atrás, él le concedió una entrevista exclusiva a Washington Hispanic, y prometió que en la elección presidencial de noviembre “el poder del pueblo hispano va a ser histórico. La comunidad latina tiene el poder increíble de hacer la diferencia, como lo acaba de demostrar en Virginia y en otros estados, donde se volcó a votar por Hillary Clinton en altos porcentajes. Y si tiene el poder, para hacer la diferencia es importante participar y votar”.

En esa oportunidad él vaticinó: “Lo que está claro ahora es que Hillary va a ser nuestra candidata demócrata en noviembre, aunque tengo un gran respeto por el senador Sanders, cuya campaña ha significado un éxito para él. Pero es cuestión de tiempo, y llegará la unidad en el Partido Demócrata”.

Kaine fue uno de los primeros demócratas en declararle su apoyo a Clinton, aún cuando ni ella misma había declarado su candidatura, en mayo de 2014.

En esa ocasión, él fue uno de los pocos a los que la ex senadora de Nueva York llamó a agradecer personalmente, de acuerdo a personas cercanas a la campaña, reportó la publicación Político.

El senador es miembro de los poderosos comités de Relaciones Exteriores y de las Fuerzas Armadas, y ya por entonces criticó a Donald Trump por haber dicho que las fuerzas armadas son “un desastre” en su lucha contra el terrorismo.

“Él utilizó esa palabra ‘desastre’. Yo tengo un hijo muy joven que está en los ‘marines’. Hay 1,6 millón de jóvenes, hombres y mujeres que están trabajando cada día en las fuerzas armadas y muchos son enviados a la guerra. Necesitamos un Comandante en Jefe que respete su trabajo y su sacrificio, no uno que les lance palabras de mala voluntad y falta de respeto. Ahí también hay una diferencia muy clara entre Hillary Clinton, que ha trabajado por las tropas y sus familias por 20 años, y un hombre como Trump, sin experiencia, que está hablando de nuestras tropas de una manera irrespetuosa”, afirmó.

Hillary ha prometido, durante ante la reunión de la organización hispana LULAC, que si gana las elecciones presentará una ley para reformar el sistema migratorio durante sus 100 primeros días de gobierno e irá más lejos que Obama. La reforma del Presidente, que aspiraba regularizar la situación de casi 5 millones de ‘sin papeles’, ha quedado bloqueada en la Corte Suprema. Clinton promete una solución para los 11 millones de indocumentados.

Un grupo importante de ellos reside en Virginia, donde casi el 4% de la población carece de permiso de residencia. El Estado, con una región rural en el sur y un norte conectado con la capital del país, donde las empresas de tecnología y las vinculadas con el gobierno disparan el nivel de renta per cápita, cuenta con una muestra de casi todos los sectores de la población estadounidense. Entre sus 8 millones de habitantes hay un 19,7% de afroamericanos (más de 6 puntos por encima de la media nacional), un 6,5% de asiáticos y un 9% de hispanos, según datos de 2015 de la Oficina del Censo.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario