¿HILLARY CLINTON O DONALD TRUMP?

Elecciones en USA: Cuando el alud de encuestas termina confundiendo

La sociedad estadounidense se encuentra profundamente dividida, y eso reflejan los candidatos Hillary Clinton vs. Donald Trump. Luego, las encuestas llegan por docenas y hay que separar la paja del trigo. De eso trata esta nota:

Según encuestas, USA se encuentra profundamente dividido, entre la ex secretaria de Estado, ex senadora y ex 1ra. dama, Hillary Clinton; y el empresario inmobiliario y personaje mediático Donald Trump.

Pero antes de saber que ellos serían los candidatos, la división era todavía más latente.

Los demócratas que seguían al senador socialista Bernie Sanders, ya resignados finalmente después de un apoyo tardío de él a Hillary, y los republicanos entre los jóvenes con escasa experiencia como Ted Cruz y Marco Rubio en su momento, y los poco carismáticos como Ben Carson... pocos esperaban a Trump como candidato.

Sin embargo, desde aquel 1er. debate -éxito total de rating para Fox News-, Trump dijo todo lo  imaginable políticamente incorrecto pero subió y subió en las encuestas. A la gente le encantó que él no estuviera ligado a la política convencional, un empresario exitoso diciendo lo que la gente común piensa acerca de todos los temas... y encima financiando de su propio bolsillo todo su proselitismo.

¿Cuánto puede cambiar ahora, que llega la hora de la verdad y Trump tendrá que comenzar a recibir dinero de empresas que veneran lo 'políticamente correcto'? En cualquier caso, la financiación de la política estadounidense es una espada de Damocles sobre la cabeza del sistema: ¿cómo ser objetivo en la gestión del Estado cuando se llegó gracias al dinero de aseguradoras, empresas bélicas, hospitales privados, cadenas de comida chatarra y bancos?

Esa fue la clave de Barack Obama: llegó al poder recibiendo dinero de pequeños donantes, y entonces tuvo bastante más margen de acción de George Bush o que Bill Clinton.

USA precisa una reforma cuanto antes porque con los legisladores ocurre lo mismo: demasiados intereses pagan el arribo al poder, y entonces el poder luce prestado para los que deben administrarlo, que sólo gobiernan para intereses que les pagaron o les pagarán sus carreras.

En este escenario, una encuesta del 14/07 afirma que Trump superó a Clinton 43% a 40%, diferencia dentro del margen de error de la encuesta. Luego, a la mañana siguiente, la ventaja de Trump empezó a reducirse.

Pero la situación es confusa: la mayoría de los desertores de Clinton indican que votarán por un 3er. candidato... que no lo hay, al menos hasta ahora.

Otra encuesta reporta que Clinton lidera entre los votantes latinos 51% contra 30%, y lidera entre los afroamericanos 77% contra 3%. Pero Trump lidera entre los votantes blancos que no tienen estudios universitarios, 53% a 24%.

Entre los blancos graduados en el sistema universitario estadounidense, Clinton lidera 42% contra 40%. Y cuando les preguntan qué candidato esperan que gane, Clinton gana 53% contra 41%.

Mientras tanto, otra encuesta en 50 estados (extensión que la hace más representativa y por eso se citará la fuente: Morning Consult), afirma que Clinton aún lidera en suficientes estados como para ganar los 270 votos electorales necesarios. Actualmente, Clinton lidera a Trump 320 contra 212.

Clinton lidera en los estados de Florida, Georgia, Maine, Michigan, New Hampshire, Pennsylvania y Wisconsin.

Ella tiene una cómoda ventaja de 51% contra 42% sobre Trump en otra recienta encuesta (la del Pew Research Center). Entre las minorías, Hillary gana por un margen de casi 3 a 1 (66% contra 24%) y entre los afroamericanos gana 91% a 7%.

La encuesta del diario Los Angeles Times -que depende de un panel de votantes para cada encuesta, en lugar de un grupo diferente de encuestados; y usa una escala basada en la probabilidad de que un encuestado vote por un candidato sobre otro- ubica a Hillary Clinton con 5 puntos porcentuales de ventaja sobre el republicano Donald Trump.

En cuanto al sondeo telefónico del diario The Wall Street Journal + la cadena televisiva NBC, le a Clinton 46% de apoyo electoral, frente al 41% de Trump.

El resto de los consultados dijo que no votaría por ninguno de los 2, o que no tenía decidido aún el voto.

Los datos difundidos este domingo 17/07 indican que Clinton tiene mucho más apoyo entre los votantes negros  (84% frente al 7% de Trump) , entre los jóvenes  (de 55% al 32 %) y entre las mujeres  (52%-37 %).

Pero Trump tiene ventaja entre los electores blancos  (50% al 37 % de Clinton) y los hombres  (46% al 39%).

La encuesta del Journal fue difundida en la víspera que el Partido Republicano iniciara su convención en la ciudad de Cleveland para confirmar a Trump como aspirante presidencial de ese partido con vistas a los comicios de noviembreo.

El sondeo indica que Trump se presenta en esa convención con la imagen menos popular de un candidato republicano en la reciente historia política del país, según el Journal: sólo un 27% de los encuestados tiene una imagen positiva del neoyorquino, y el 60% la tiene negativa.

En el caso de Clinton, 34% de imagen positiva entre los electores y 56% negativa. Se espera que ella sea confirmada como aspirante presidencial demócrata en la convención de ese partido, desde el 25/07 en la ciudad de Filadelfia.

El sondeo fue realizado con consultas telefónicas a una muestra de 1.000 personas entre el 09/07 y el 13/07, con un error de 3,1 puntos porcentuales.

En tanto, una encuesta difundida por The New York Times y la cadena CBS el jueves 14/07 concedió un empate entre Clinton y Trump, con 40% para cada uno.

Nate Cohn escribió en el Times:

"Han sido unas duras semanas en todo el mundo. Apenas unos pocos sorprendentes resultados de encuestas presidenciales han atravesado un ciclo de noticias dominado por tiroteos hacia y desde la policía, el FBI decidió no procesar a Hillary Clinton, se conoció el candidato a vice-presidente de Donald Trump (N. de la R.: Mike Pence, gobernador de Indiana), hubo más terror en Francia e inclusive un intento de golpe de Estado en Turquía.

La verdad, es que alrededor de 50 encuestas nacionales y estatales fueron difundidas la semana pasada. Individualmente, se sintieron a veces como caóticas, al igual que las noticias alrededor del mundo. Pero juntas cuentan una historia mucho más concreta: la señora Clinton mantiene un modesto aunque claro liderazgo en las convenciones partidarias.

Sólo encuestas ocasionales han sido favorables a Trump, y han pasado 2 meses desde que él lideró una pesquisa nacional que incluía a votantes sin teléfono fijo. La señora Clinton lideró docenas.

Su liderazgo es menor a lo que fue el mes pasado, antes de que el director del FBI dijo que no procesaría a la señora Clinton, aunque él le reprochó a ella por usar un servidor de correo electrónico privado siendo secretaria de Estado (N. de la R.: información muy confidencial y hasta secreta no puede deambular por servidores inseguros. Es poner en riesgo la seguridad nacional).
Pero ella mantiene la ventaja; tal vez por 4 puntos porcentuales a nivel nacional, y un margen similar en el campo de batalla estatal, que le permitirían obtener los votos en el Colegio Electoral necesarios para ganar la Presidencia (N. de la R.: en USA el voto es indirecto y no directo).

Esta sencilla historia puede perderse en los titulares, los cuales tienden a darle la mayor atención al resultado más sorprendente, ya sea por un anticipado margen amplio de la señora Clinton, o un liderazgo estrecho del señor Trump en estados decisivos.

La verdad probablemente esté en algún lugar de esos 2 extremos. Los encuestadores no bromean con respecto del “margen de error”: La inevitable variable de azar que existe por mera casualidad.

Si la señora Clinton lidera por 4 puntos en promedio, uno debe esperar encuestas que muestren a la señora Clinton liderando por una gran diferencia y otras trabada en una reñida competencia, y otras agrupadas alrededor del promedio. Eso es más o menos lo que vimos la semana pasada.

Es muy parecido al baseball. Inclusive grandes jugadores de este deporte pueden ir 0 a 4 en un juego; o pueden tener tramos ásperas durante semanas. En el otro extremo pueden ser noches de multi-hits golpeando desde la base, o un par de semanas espectaculares.

Algunas veces, estos tramos difíciles indican cambios en la capacidad de un jugador. Más a menudo, no son más que parte del 'ruido' inevitable ruido con pequeños ejemplos. Tomando más encuestas es como ver más jugadores bateando, y lo que Ud. necesita es estar seguro acerca de si un candidato está por delante o por detrás.

El “margen de error” ni siquiera incluye las varias diferencias entre un encuestador y otro, si el encuestador identifica a probables votantes, llama a celulares, conduce encuestas online o si toma otras decisiones difíciles para conocer las versiones públicas 'opacas' (N. de la R.: que brindan los encuestados).

Cualquiera fuera la razón, las encuestas de Quinnipiac muestran al señor Trump mejor que las encuestas de la NBC y de Marist Institute for Public Opinion (MIPO), a pesar de que aparecen fundamentalmente similares. Si Ud. añade a estas diferencias el inevitable error al azar, es sorprendente que no haya habido más encuestas mostrando al señor Trump a la cabeza.

Las encuestas cuentan una muy clara historia sobre la división del país en días de profundos cambios económicos y demográficos. Para los votantes blancos con un título universitario, la elección presidencial 2016 debe verse y sentirse como una victoria arrolladora, con grandes márgenes entre estos votantes tal como lo hacía John McCain en 2008.

Pero la historia es muy diferente en los votantes blancos sin un título universitario, los cuales son un bloque de votantes muy grande en el electorado. Pero haciendo un balance, la señora Clinton queda a la cabeza por casi el mismo margen que el señor Obama en las encuestas de pre elección en 2012.

Estas grandes divisiones demográficas han añadido confusiones a las encuestas de los estados en disputa, que a su vez tienen diferentes características demográficas.

Habiendo tomado en cuenta todos los factores, la señora Clinton está sobresaliendo en estados bien educados y diversos como Virginia, Colorado e incluso Carolina del Norte. Pero está luchando por igualar a la memoria de Obama en estados menos educados y diversos en el medio oeste y el noreste como Iowa, Ohio, New Hampshire, o incluso el 2do. distrito de Maine. Aun así, la señora Clinton figura estar empatando o a la cabeza, incluso en esos estados. La combinación le da una fuerte ventaja en el Colegio Electoral.

La volatilidad podría crecer esta semana y la próxima, cuando estos 2 partidos mantengan sus convenciones. Comúnmente, las convenciones de los partidos ayudan a sus candidatos en unos pocos puntos de porcentajes en las encuestas, y algunas veces más. Ese rebote generalmente desaparece en las pocas semanas que siguen, pero algunas veces no, alterando permanentemente la carrera.

Por lo general, las encuestas son mucho más predictivas para los resultados finales un par de semanas después de las convenciones de lo que son inmediatamente antes. Ningún candidato a Presidente moderno que se arrastró en las encuestas varias semanas después de la Convención ha vuelto a ganar el voto popular. Esto no es para decir que no puede pasar, especialmente si las encuestas post convención fueron bastante estrechas. Ha habido instancias en las cuales las encuestas se han movido considerablemente después de las convenciones, aun si no contradecían el resultado del voto popular (tal como en 1976 y 1980).

Pero sí indica que un liderazgo post convención es bastante significativo aún con semanas o meses hasta la elección. Para ese entonces, ambos candidatos habrán tenido muchas y bastantes oportunidades de unificar a sus partidos y presentar sus ofertas a un electorado más amplio. Si un candidato mantiene un claro liderazgo hasta ese punto, significa un montón."

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario