NUEVO TÍTULO

Barcelona, con Messi y Mascherano, se consagró campeón de la Copa del Rey

El Barcelona, de los argentinos Lionel Messi y Javier Mascherano, se consagró este domingo (22/05) campeón de la Copa del Rey tras ganarle en el partido final al Sevilla por 2-0 en tiempo suplementario. En este encuentro, Mascherano y Ever Banega (Sevilla) se retiraron expulsados. El partido se disputó en el estadio Vicente Calderón de Madrid.

Barcelona, con las presencias de Lionel Messi y Javier Mascherano (expulsado), se adjudicó la final de la Copa del Rey de fútbol de España, luego de derrotar por 2-0 a Sevilla, en tiempo suplementario, después de que los 90 minutos regulares en el estadio Vicente Calderón de Madrid finalizaran empatados sin goles. 

El club catalán, que cierra la temporada con los dos títulos más importantes del fútbol español en sus vitrinas, se encaminó hacia el triunfo a los siete minutos de iniciado el alargue con un gol del lateral Jordi Alba, quien tras un pase largo del delantero argentino Lionel Messi, batió a la valla defendida por Sergio Rico con un disparo cruzado.

El partido había terminado sin goles en sus primeros 90 minutos y con muchas dificultades para el Barcelona, que jugó con un hombre menos desde los 36 minutos del primer tiempo debido a la expulsión del defensor argentino Mascherano por una falta sobre el delantero Kevin Gameiro

El uruguayo Luis Suárez tuvo que ser sustituido por lesión en el Barça casi a la hora de juego.

La expulsión del central argentino del Barcelona Javier Mascherano cerca del fin de la primera parte (35), permitió el dominio del Sevilla en la segunda mitad, pero la subsiguiente exclusión de su compatriota sevillista Éver Banega (90+2) equilibró las fuerzas de cara al alargue.

Nada más iniciarse la prolongación, Leo Messi dio un pase largo a Jordi Alba, que se fue en carrera por la izquierda para soltar un tiro cruzado que se coló en el segundo palo de la portería defendida por Sergio Rico (97).

En la prórroga, los sevillistas, que venían de ganar la final de Europa League el miércoles, acusaron el derroche físico hecho durante el partido, lo que permitió al Barcelona retomar un control que apenas había ejercido durante los 90 minutos del partido.

La frustración sevillista llevó a Carriço a hacer una falta sobre Messi y luego protestar al árbitro, siendo expulsado por doble amarilla (120+1), apenas un minuto antes de que Neymar remachara la victoria azulgrana.