SUPERLIGA

Marin (Macri) y D'Onofrio consultan a la FIFA para intervenir la AFA

El Ejecutivo Nacional (Fútbol para Todos) y el G4 (Boca Juniors, River Plate, San Lorenzo de Almagro y Racing Club) no están dispuestos a sufrir una derrota en la próxima Asamblea Extraordinaria de la Asociación del Fútbol Argentino. Por ese motivo impulsan una intervención previa ya que, de consumarla luego de la elección, sería cuestionar la voluntad de la mayoría de los clubes mientras que haciéndola ahora ocurriría por una cuestión formal (la renuncia al Comité Ejecutivo de los 23 representantes de clubes que quieren la SuperLiga). Pero para intervenir la AFA y no quedar afuera de la Federación Internacional de Fútbol Asociado, el Ejecutivo y el G4 necesitan un acuerdo con la FIFA. De acuerdo a la agencia estatal de noticias Telam, Fernando Marin (Fútbol para Todos/Ejecutivo Nacional) y Rodolfo D'Onofrio (G4) visitan la FIFA para consultar si es posible consumar la jugada de la intervención:

¿Puede Gianni Infantino, presidente de FIFA realizar una excepción con la Asociación del Fútbol Argentino, autorizando la intervención de la entidad y garantizando que manipulará la situación en el Comité Ejecutivo de la entidad? ¿Cómo queda el flamante director estratégico, el noruego  Kjetil Siem?

Es evidente que el Ejecutivo Nacional y el llamado G4 'quema las naves' en la visita de Fernando Marin y Rodolfo D'Onofrio a Zurich (Suiza) para la consulta a Infantino, aunque se supone que el tema gozaría de alguna viabilidad, para evitar una frustración pública de semejante calado. También se transparenta que el G4 tiene perdida la próxima elección de autoridades en la Asociación del Fútbol Argentino.

Aquí el despacho de la agencia estatal de noticias Telam:
 
"Los efectos de esta reunión que se realizará en la sede de FIFA en Zurich, según anticiparon fuentes vinculadas a la dirigencia afista, apunta a apurar el establecimiento de la Súper Liga sin esperar a que se vote el 30/06, cuando además se elija en Asamblea Extraordinaria el nuevo presidente de AFA, tal y como pretenden los clubes del ascenso liderados por Claudio Tapia, justamente uno de los candidatos con más respaldo entre los clubes chicos que lo postulan para ese cargo.

Los dos representantes argentinos que se encontrarán con Infantino son Fernando Marín, titular de Fútbol para Todos y enviado del gobierno nacional, y Rodolfo Dónofrio, el presidente de River Plate en nombre de los clubes grandes (excepto Independiente) que impulsan la Súper Liga.

Si hay consenso allá y acá, la postura de este grupo cuyo mascarón de proa es el presidente de Boca Juniors, Daniel Angelici, influiría para que 23 miembros (por ahora son 14, como ayer lo adelantó el titular 'xeneize') del Comité Ejecutivo abandonen su representatividad, lo que dejaría acéfalo el organismo y le abriría la puerta a la intervención.

Y este será el punto en cuestión, ya que si bien esa intervención tiene características políticas, lo que habilitaría a la FIFA para sancionar a Argentina con la desafiliación y el consecuente impedimento para participar sus equipos y seleccionados en competencias internacionales, la idea es que Infantino la considere como 'administrativa', porque así no cabría ningún tipo de sanción.

De conseguirse esto, la Súper Liga avanzará raudamente hacia su concreción con pasaporte internacional, ya que la FIFA ve su concreción con tan buenos ojos como los otros 70 países que ya la ejecutan con autodeclarado éxito.

"Y si Independiente no quiere sumarse, jugará su clásico con Talleres de Remedios de Escalada", ironizó ayer Angelici en Ezeiza, donde anunció que llegó "la hora de dividir". Más que al club de Avellaneda, los dichos del titular boquense apuntaron a su presidente, Hugo Moyano, que por entonces se encontraba en la Sociedad Rural, de Palermo, en medio de una fiesta solidaria organizada por su institución.

"Y bueno, si el gobierno quiere poner a su candidato para dirigir al fútbol argentino, que nos avisen y listo", disparó hoy el presidente de Lanús, Nicolás Russo, quien justamente ayer protagonizó un alternado con Angelici cuando éste declamó que si no había acuerdo iba a organizar "una Súper Liga con 14 equipos".

El otro gran protagonista de estas veleidosas horas del fútbol argentino es, justamente, el mencionado Tapia, quien hoy catalogó esa misma declaración, en una entrevista con Télam, como "una demostración de frustración por no poder obtener lo que pretende. La verdad es que no sé que más quieren que hagamos si ayer fuimos al Comité Ejecutivo, debatimos, dimos la posibilidad de una votación y a pesar de no estar de acuerdo con la Súper Liga, la aceptamos".

"Eso sí, no nos moveremos de que la fecha de realización de la Asamblea Extraordinaria para elegir presidente de AFA sea coincidente con el tratamiento de la implementación de la Súper Liga, el próximo 30 de junio. Es que consideramos que eso es lo más democrático y lo más lógico, porque el presidente electo, ya con su Comité Ejecutivo, debe saber cual es el proyecto que más beneficie al fútbol argentino", advirtió.

"Y también tenemos claro que si se hace la Súper Liga, debe ser dentro de la órbita de la AFA. No queremos que se realice por afuera, porque sería un gran desatino. Por eso la semana que viene haré mi presentación formal como candidato a presidente, ya que tengo 40 clubes que me respaldan", aseguró.

Y respecto de la posible intervención mencionada dijo no temerle "porque no hay motivos para que el gobierno se pueda meter en el fútbol. Si en la reunión de anoche demostramos que el ascenso está unido y es solidario con todo el fútbol argentino. Nosotros nunca hablamos de clubes chicos o grandes, sino que apuntamos a la importancia que tiene el fútbol de ascenso para la AFA".

"En cambio en la reunión que finalmente quedó trunca el lunes, el fútbol del ascenso fue duramente castigado, y por eso ayer yo me encargué de hablar sobre todo lo positivo que hace el fútbol del ascenso por la AFA", completó el yerno de Hugo Moyano, quien ante la presentación de la candidatura de su yerno anunciada hoy, muy probablemente decline la suya.

Pero las partes no cejan en sus movimientos paralelos, y mientras este mediodía se realizó un asado con todos los clubes del ascenso en Barracas Central, justamente el presidido por Tapia, los cuatro grandes (Boca, River, Racing y San Lorenzo) comenzaron a armar un estatuto propio para la Súperliga.

Una alta fuente de AFA indicó a Télam que de acuerdo con el estatuto vigente, si la Súper Liga se establece por fuera de la competencia de AFA, los clubes que participen serán desafiliados y sus futbolistas quedarán tipificados en la condición de libres. Eso es justamente lo que mañana intentarán evitar los representantes argentinos en el despacho del suizo Infantino, al que llegarán desde Basilea, donde hoy estuvieron observando la final de la Europa League en la que el Sevilla, de España, se quedó con su tercer título consecutivo al vencer por 3 a 1 a Liverpool, de Inglaterra."