PRÓXIMO DESAFÍO EN EL SENADO

150 días más tarde, la Corte sigue incompleta

Se cumplen 150 días de Gobierno macrista, y por ahora, la Corte Suprema de Justicia sigue incompleta. En el Pro creen que este mayo lograrán la aprobación de los pliegos que nominan a Horacio Rosatti y a Carlos Rosenkrantz como jueces, pero lo cierto es que dependen del apoyo del PJ, y los gobernadores no están tan dispuesto a darlo si los fondos no terminan de llegar...

Los pliegos que nominan a Horacio Rosatti y a Carlos Rosenkrantz como jueces de la Corte Suprema de Justicia, propuestos por el presidente Mauricio Macri para cubrir las vacantes que dejaron Eugenio Zaffaroni y Carlos Fayt, serán el próximo desafío que deberá enfrentar el mandatario en el Senado.

Se cumplen 150 días de su Gobierno, y por ahora la Corte Suprema sigue incompleta. Al respecto, hay más incertidumbres que certezas.

Ambos pliegos obtuvieron dictamen en la Comisión de Acuerdos hace más de 45 días, y en el Pro aseguran que mayo es el mes en el que serán aprobados.

En los últimos meses se habían reactivado en el justicialismo las presiones al macrismo para promover la ampliación del número de miembros de la Corte, con el fin de generar nuevas vacantes que, llegado el caso, podrían ser negociadas con la oposición.

Uno de los impulsores de la iniciativa es el senador Adolfo Rodríguez Saá (PJ de San Luis), quien sin embargo negó que su propuesta estuviera supeditada a la aprobación de los pliegos de Rosatti y Rosenkrantz. "Son debates paralelos", afirmó.

Sin embargo, la relación del Gobierno con las provincias gobernadas por el peronismo no termina de encarrilarse. Y sin los votos que aportan los caciques peronistas del interior, es imposible que ambos candidatos se conviertan en jueces.

El Gobierno sabe que ellos presionan por fondos que no llegan y son los gobernadores los que habilitan o no a sus legisladores a apoyar tanto la ley antidespidos como a mantener congelados los pliegos de los dos candidatos a la Corte propuestos por Macri.

Otra vez: la aprobación de los pliegos de Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz para integrar la Corte Suprema necesita el voto de dos tercios de los presentes en el Senado, y esa cosecha sólo es posible con el apoyo mayoritario del PJ.