INFORME DEL FMI

Latinoamérica ralentiza su crecimiento

Las caídas de Argentina (-1%), Brasil (-3,8%), Ecuador (-4,5%) y Venezuela (-8%), que juntas representan más del 50% del PIB de la región, no dejan ver que un grupo amplio de economías -Chile, Perú, Colombia, México, R. Dominicana, continúan "creciendo de forma moderada pero segura", acota el estudio.

América Latina, según lo apuntado por el Fondo Monetario Internacional, (FMI) en su informe "Perspectivas Económicas para América Latina y el Caribe", contraerá el crecimiento de su producto interno bruto (PIB) por segundo año consecutivo, situación que no acaecía desde 1982. Transcurrido el primer trimestre del año, lo ha revisado a la baja situándolo en un -0,5%; esgrimen como razones nuevos descensos en el precio de las materias primas, volatilidad en los mercados financieros y debilidad de la demanda externa.
 
Con todo, las caídas de Argentina (-1%), Brasil (-3,8%), Ecuador (-4,5%) y Venezuela (-8%), que juntas representan más del 50% del PIB de la región, no dejan ver que un grupo amplio de economías -Chile, Perú, Colombia, México, R. Dominicana, por citar algunas-continúan "creciendo de forma moderada pero segura", acota el estudio.
 
En cualquier caso, los países de México y América Central deberán estar atentos a lo que sucede en los Estados Unidos, cuya expansión se frenó en este primer trimestre, debido a una caída en la demanda interna y la fortaleza del dólar lo que afectó sus exportaciones. El PIB subió a una tasa anual de 0,5% entre enero y marzo, el ritmo más lento desde el primer trimestre de 2014, comunicó el Departamento del Trabajo en su estimación preliminar.
 
Refiriéndose exclusivamente a México, el FMI indicó que la economía internacional ha cambiado mucho de 2013 a la fecha, por lo que las perspectivas a nivel mundial se han revisado a la baja "y México no ha sido la excepción"; por ello, una subida del PIB sobre el 3% se ha pospuesto.
 
Para naciones como Chile, Perú, Uruguay, Brasil y Venezuela, el origen de su crecimiento moderado en el caso de los tres primeros, y de su caída en los dos últimos, estaría en gran parte fundamentado en China, destino de entre el 15% y 25% de las exportaciones de estos.
 
El deterioro previsto para Brasil podría afectar, según el FMI, los precios de los activos regionales, redundar en mayores primas por riesgo y una menor demanda de exportaciones entre los socios comerciales de la región. El Fondo menciona específicamente los casos de Argentina, Paraguay y Uruguay.