COYUNTURA AGITADA

3 temas: Ley de Despidos, Echegaray/AFIP y Casanello/bóvedas

Los columnistas políticos han elegido 3 temáticas como las principales de la coyuntura: el choque oficialismo/oposición por una eventual ley contra despidos o bien de promoción del empleo; el futuro del auditor general de la Nación, Ricardo Echegaray, y la Afip que él parió; y el futuro del juez federal Sebastián Casanello, en el marco de las bóvedas con dinero que le buscan a Lázaro Báez, como expresión de la corrupción K. Aquí algunos recortes:

"(...) El destino de Macri no depende del peronismo ni de Cristina, sino de los propios resultados de Macri. Según dos encuestas prestigiosas, el Presidente perdió entre 8 y 5 puntos de popularidad en abril, cuando llegaron las nuevas facturas de los servicios públicos y la inflación no dejó de crecer. Sin embargo, Macri conserva aún el 61% de aceptación en una de ellas, y el 65 en la otra. El respaldo social con que cuenta sigue siendo importante. Macri y Prat-Gay están seguros de que la inflación bajará verticalmente a partir de junio y que el país estará en crecimiento en el último trimestre de este año. Nadie en el Gobierno olvida nunca que en el próximo año habrá elecciones legislativas. "Los argentinos tendrán entonces que estar tocando una realidad distinta para que ganemos. No valdrán sólo las promesas", suele espolear Macri a sus ministros.

Según esas dos encuestas, Cristina ha caído en la aceptación popular por debajo del 30% por primera vez en muchos años. Ella se enfrenta no sólo con la decadencia política propia de un presidente que se fue, sino también con la excitación de los jueces para investigarla. La AFIP se convirtió en una especie de oficina anticorrupción. Cerca de cien empleados de la agencia impositiva trabajan sólo para contestar los oficios de jueces y fiscales sobre los casos de corrupción que investigan.

¿Cuál es la sorpresa? El sistema de corrupción que aparece a la luz está conformado por empresarios kirchneristas que manejaban dinero de la familia Kirchner. Esa fortuna debía ser lavada y para eso se requería de la complicidad de los funcionarios de la AFIP. ¿No se llegó, acaso, a la grosería de que la conducción de la DGI oficiara en los hechos de contador de Lázaro Báez? ¿No intentó Cristóbal López trasladar las oficinas de su empresa Oil Combustibles al Sur, donde hay jueces y fiscales más amables y comprensivos? La AFIP y la Justicia no lo dejaron hacer eso ni le permitieron que Oil se declarara en concurso. Tanto para los jueces como para la actual AFIP el inmenso conglomerado de empresas de López (tiene unas cien compañías) pertenece a un solo grupo, Indalo. "No sé qué dirán los jueces, pero todos (Cristina, Lázaro, Cristóbal y Echegaray) formaron parte de una asociación ilícita", asegura un funcionario de carrera de la AFIP que trabaja 18 horas por día para responder a los jueces. (...)".

"(...) La ley contra los despidos que propone la oposición trae un propósito político escudado en una finalidad a la que políticamente parece dificultoso oponerse. En la retórica es una cosa, en la práctica puede terminar convirtiéndose en una ley antiempleo. Por la superficie navega la intención que se declara de mantener el empleo afectado por el ajuste, pero debajo viene lo que no se declara y que es más probable: el Gobierno ya consiguió de la oposición el apoyo para salir del default y ahora la oposición se prepara para cobrar ese apoyo.

El propio Presidente ha salido a oponerse a esa iniciativa y, al mismo tiempo, hizo trascender que vetaría la ley. Si se llegara a este extremo, se patentizaría, por primera vez, la derrota del oficialismo en el Congreso y, a la vez, la oposición cebada podría intentar un rechazo a ese veto y así la tensión escalaría, afectando negociaciones futuras.

Puesto en esos términos, se trata de una prueba de gobernabilidad lisa y llana. El problema del empleo no se arregla con un cepo al desempleo sino con una política genuina de creación de puestos de trabajo. Ese es el nudo de la cuestión.

Según Macri el horizonte es auspicioso, pero hasta que se llegue a esa supuesta tierra de promisión hay que atravesar el desierto de la recesión y su saga inevitable, el desempleo. Quienes saben dicen que el núcleo más numeroso de los que perdieron el trabajo está en la construcción (unos 25 mil puestos) que se intentará recuperar con la obra pública.  (...)".

Mariano Spezzapria, en el diario El Día, profundizó acerca del tironeo político-legislativo-sindical sobre ley contra despidos:

"(...) Para salir de esa agenda negativa, que lo presenta como un escollo para frenar los despidos, el propio Macri encabezará la presentación de un proyecto para promover el “empleo joven”, justo en la semana en que las tres CGT -Moyano, Caló y Barrionuevo- y las dos CTA -Yasky y Michelli- marcharán para manifestarse en contra del rumbo económico, el próximo viernes.

La iniciativa del gobierno podría empalmarse con otra que impulsa el massismo sobre “primer empleo y mayores de 50 años”, de acuerdo a lo que trascendió de ese encuentro entre los diputados del PRO y del FR. Y podría completarse con otra para quitar impuestos a las pymes que reinviertan sus utilidades. Con esa jugada, el FR buscará no quedar pegado con el FpV.

Y al mismo tiempo, volvería a colocarse como un opositor constructivo de Cambiemos, un rol que mantuvo hasta que la inflación empezó a golpear con mayor fuerza en la clase media. Por un carril paralelo corre un proyecto del FpV en el Senado, que podría ser votado en la sesión de este miércoles, que también declara la emergencia laboral pero sólo por un período de 180 días.

El bloque kirchnerista en la Cámara alta está prácticamente dividido en dos mitades, entre aquellos legisladores que acatan la jefatura de Miguel Pichetto y los que siguen encolumnados con Cristina. La ex presidenta reunió el jueves a 22 de los 42 miembros de la bancada y criticó que el ausente rionegrino inclinara la balanza a favor del acuerdo con los “fondos buitre”.

Dentro del sector que se encuadra con Pichetto están los senadores que reportan a los gobernadores, mientras que los kirchneristas provienen mayoritariamente de distritos no administrados por el FpV-PJ. En la sesión del miércoles, también se trataría un proyecto de Rodríguez Saá -un aliado de Pichetto- para limitar futuros endeudamientos del Gobierno.

El espíritu de esa iniciativa es que el Congreso recupere las facultades que cedió al Poder Ejecutivo en lo relativo a la toma de deuda externa. Existe, en buena parte de la oposición, un temor fundado de que el presidente Macri cuente desde ahora con un nivel de financiamiento que le permita no sólo llevar adelante su gestión, sino también cimentar la reelección en 2019.

El mandatario no salió ileso de sus primeros meses al frente de la Casa Rosada, a tal punto que bajó considerablemente su imagen positiva. La drástica caída del índice de confianza de los consumidores indica que el rumbo de la economía no está deparando certezas. Pero el Presidente se mantuvo firme al timón y espera cosechar el fruto de las reformas emprendidas. (...)".

Sergio Crivelli, en el diario La Prensa, también mencionó la puja decisiva acerca de la legislación sobre despidos:

"(...) La primera cuestión de la agenda por venir es la relación con los empresarios, que los medios han deformado hasta la caricatura. La idea de que alguien le puede hablar a los hombres de negocio "con el corazón", sólo pudo habérsele ocurrido a un radical, jamás a alguien con un mínimo sentido de la realidad.

Los reclamos del gobierno para que inviertan representan sólo una parte de la historia. Los empresarios en privado reclaman precisiones sobre el programa económico que viene y contactos con quienes lo pondrán en práctica. No saben -porque nadie se los dijo- hacia dónde apuntará Macri: las exportaciones, la infraestructura, la energía, etcétera. Nadie moverá un peso hasta no saber qué hará el Estado.

Prat Gay y Caputo ya cumplieron su función, ahora le toca al presidente explicar qué botones va a apretar para ganar las elecciones de medio término.

La peor performance ha sido, no obstante, la estrictamente política. Dos hechos de los últimos siete días lo confirman: la pérdida de control del Senado a manos del cristinismo y el zamarreo al que fueron sometidas por los medios las autoridades nacionales y de la ciudad de Buenos Aires a raiz de las muertes por consumo de anfetaminas de participantes en una fiesta masiva.

En el primer caso hubo dos hechos que demostraron la pasividad del macrismo: la primera fue la emisión de un dictamen de comisión en el Senado para prohibir despidos durante seis meses y otorgar doble indemnización a los trabajadores que opten por abandonar sus puestos. Más allá de la ineficacia de una ley de ese tipo para evitar el desempleo, el dictamen era de dudosa legitimidad porque el peronismo recurrió a una maniobra para obtenerlo, pero tanto el PRO como la UCR incomprensiblemente lo convalidaron.

Si llega a convertirse en ley, el costo de vetarlo lo pagará el presidente. El viernes se supo que el kirchnerismo lo aprobará el miércoles próximo en el recinto del Senado, hecho que de confirmarse representará un fuerte golpe para la gobernabilidad. (...)".

También Eduardo van der Kooy en el diario Clarín aborda la cuestión de la AFIP/Echegaray como un escenario de la coyuntura, más allá. Aquí hay una visión optimista de Casanello:

"(...) El golpe a Echegaray, sin embargo, no constituiría una novedad menor. Su situación se agrava. Casanello querría saber por qué motivo desarticuló las oficinas de la AFIP en Bahía Blanca, donde se había comenzado a investigar la facturación adulterada de Báez con la obra pública. Se trataría del delito precedente que serviría para corroborar que la ruta del dinero K representa un indubitable caso de lavado de dinero.

La intemperie de Echegaray podrá detonar derivaciones en la política. El ex recaudador fue llevado a la AGN para bloquear las auditorías de la entidad sobre el último año de gestión de Cristina. ¿Qué autoridad tendría para investigar un funcionario que está en la mira judicial? Un hipotético procesamiento de Casanello lo tumbaría. Pesan sobre él, además, dos pedidos de indagatoria por el caso Ciccone y la evasión impositiva del empresario K, Cristóbal López.

La semana pasada la mayoría de los auditores desoyeron un llamado suyo al plenario. Sólo concurrió Juan Forlón, el ultra K que Máximo y la ex presidenta colocaron a última hora. Que privó a Mariano Recalde, el ex titular de Aerolíneas Argentinas, de algún refugio. Ni siquiera asistió Vilma Castillo. Esa mujer fue asesora de Cristina en el Congreso y se desempeño también en Aerolíneas, cuando era regenteada por Julio Alak.

Echegaray significa otro motivo de discordia entre peronistas y kirchneristas. Varios diputados y senadores del PJ estarían dispuestos a buscarle un reemplazo. Pero debe mediar el aval de la conducción del partido. El titular formal es el jujeño Eduardo Fellner. Su ladero, Jorge Capitanich, intendente de Resistencia, que sólo cumple directivas de Cristina. Esa parálisis virtual se extenderá hasta el 8 de mayo cuando el PJ debe coronar su fórmula de unidad con José Luis Gioja y Daniel Scioli. Hasta entonces se sucederán como hasta ahora los tanteos informales. El sillón de Echegaray le fue ofrecido a Julián Domínguez, el ex titular de la Cámara de Diputados. El dirigente de Chacabuco está sin horizonte político. Pero duda: conjetura que su función en la AGN lo alejaría de la política peronista. (...)".

Carlos Pagni eligió apuntar sobre el fuero federal: él anticipa una renovada ofensiva para conseguir cambios en una estructura demasiado oportunista y eventual (aqui hay una visión negativa de Casanello):

"Después de escuchar la declaración del arrepentido Leonardo Fariña, el juez Sebastián Casanello dictaminó ante un pequeño círculo de allegados: "Si aparecen las bóvedas donde guardaban el dinero, la causa está definida". Fariña amplió su confesión el martes de la semana pasada, cuando informó con precisión los sitios donde Lázaro Báez atesoraba los billetes. Pero Casanello se demora en allanar esos lugares. Tal vez él mismo haya dado la explicación: "Si aparecen las bóvedas, la causa está definida".

Fariña identificó, con coordenadas de latitud y longitud, dos estancias de Santa Cruz, cercanas al lago Argentino: Cruz Aike y La Julia. Dijo que en Cruz Aike el tesoro se disimuló en las cocheras. En La Julia, prefirieron esconderlo en el quincho, a un paso de la casa principal. Desde allí Báez y su hijo Martín trasladaban los caudales hasta Buenos Aires. Los dos campos solían estar vigilados con un sistema de custodia perimetral de patrulleros y con personal armado cercano a las bóvedas. Todo provisto por la policía santacruceña. En su chacra de Río Gallegos, Báez recibía las mismas prestaciones.

(...) La demora de Casanello es más sorprendente cuando se relee la confirmación de la prisión de Báez por parte de los magistrados de la Cámara Federal.

(...) Las dilaciones de Casanello en el caso Báez inquietan a sus colegas de Comodoro Py. No porque sientan aversión por la impunidad. Temen que la Cámara lo reemplace. Nadie quiere ser juez en esa causa. Además, Casanello produjo el efecto opuesto al que se esperaba con la captura del empresario: su pachorra expone de nuevo a todo el fuero. Y la supervivencia de esos magistrados es incompatible con la luz.

Este fin de semana volvieron a intranquilizarse con una advertencia del ministro de Justicia, Germán Garavano. Dijo que el Poder Ejecutivo está esperando que otros jueces presenten su renuncia, en la senda de Norberto Oyarbide. Es la jugada más conservadora de las que Mauricio Macri tiene en la cabeza. También está previsto que, apenas se configure una mayoría de dos tercios favorable en el Consejo de la Magistratura, caiga la cabeza de un par de magistrados. ¿El motivo? Sencillo: un proceso por enriquecimiento ilícito.

La última acusación de este tipo afectó al camarista Eduardo Freiler. Jugarretas del azar: es uno de los padrinos de Casanello. Freiler fue denunciado por el abogado Ricardo Monner Sans por su opulenta acumulación patrimonial: mansión multimillonaria en Olivos, colección de autos de lujo, campos, yates y caballos de carrera. No se descartan relojes. La causa se abrió en lo de Marcelo Martínez de Giorgi. La esposa de Martínez de Giorgi, Ana María Juan, es secretaria de la Sala I de la Cámara, a la que pertenece Freiler. Aun cuando, aclaran allí, trabaja en vinculación con Jorge Ballestero. La acusación se produjo el 31 de agosto de 2015. Para el 17 de marzo pasado Martínez de Giorgi lo sobreseyó, a pedido del fiscal Ramiro González. A Freiler le gusta la velocidad. A Martínez de Giorgi se ve que también. Ni siquiera se dio tiempo para un peritaje. Casanello podría tomar clases. (...)".

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario