RUGBY

Por una patada criminal, sancionaron con 29 años a un rugbier de Pucará

El pilar de Pucará Cipriano Martínez recibió en la tarde de este miércoles (20/04) una sanción de 29 años por propinarle una patada descalificadora en la cabeza a Juan Masi, durante el partido de intermedia que animaron San Albano y Pucará del Torneo de la URBA 2016. El presidente del Consejo de la URBA, Orlando Greco Orlando Greco argumentó que “se tomó la declaración de todos los interesados, todos los vinculados al tema, más la grabación que todo el mundo conoce, más la declaración del réferi, del jugador y se llegó a esa decisión” y agregó sobre la sanción que “tuvimos en cuenta que el jugador agredido no tuvo ninguna consecuencia física y tuvimos en cuenta tres antecedentes que tiene Unión De Rugby De Buenos Aires de golpes en la cabeza. O sea con la misma figura penal. Sobre esa base trabajamos”.

Cipriano Martínez, pilar de Pucará, no volverá a jugar nunca más al rugby debido a que la URBA le aplicó una sanción de 29 años tras propinarle una patada descalificadora en la cabeza a Juan Masi, de San Albano.

Así lo confirmó Orlando Greco, presidente del Consejo de la URBA, quien argumentó: “Se tomó la declaración de todos los interesados, todos los vinculados al tema, más la grabación que todo el mundo conoce, más la declaración del réferi, del jugador y se llegó a esa decisión”.

En declaraciones a Rugby Line, el dirigente explicó la sanción: “Tuvimos en cuenta que el jugador agredido no tuvo ninguna consecuencia física y tuvimos en cuenta tres antecedentes que tiene Unión De Rugby De Buenos Aires de golpes en la cabeza. O sea con la misma figura penal. Sobre esa base trabajamos”.

Con este castigo, Martínez no podrá realizar ninguna actividad relacionada con el rugby. “Ni entrenamiento, ni manager, nada. Lo dice claramente el reglamento de disciplina, que sigue los lineamientos del de la World Rugby”, indicó Greco.

Cipriano Martínez llegó al equipo de Burzaco este año tras pasar por el SIC, donde se había desempeñado durante todo 2015. El sábado 3 de abril visitó con su club a San Albano y en un momento del encuentro agredió salvajemente a Juan Masi, segunda línea del local, quien debió dejar el campo de juego tras la patada recibida y fue asistido en un centro médico pero afortunadamente sólo sufrió mareos.

Para este tipo de acciones el Reglamento de Sanciones de la URBA permite en su Artículo 32, inciso 20, titulado Sanciones a Personas Físicas, la posibilidad de sancionar de por vida al jugador “que pateare en la cabeza”. En este sentido expresa castigos de “ciento cincuenta y seis (156) semanas hasta perpetuidad”.

Pero la URBA decidió inhabilitarlo durante 29 años para jugar como profesional. Por su parte, Pucará sí lo castigó con la pena más severa. Lo sancionó de por vida para cualquier actividad relacionada con el rugby.

Martínez sigue siendo socio del club pero no puede realizar ninguna actividad que tenga relación con el deporte que practicaba. “No puede entrenarse ni ver un partido desde la tribuna, pero puede usar las instalaciones del club” explicó el presidente. 

De cualquier modo, la sanción es ejemplificadora -tomada por el consejo directivo por tratarse de una sanción mayor a los dos años- y el club Pucará ya fue notificado oficialmente. 

En el rugby inglés, hace dos años hubo un caso similar: el de Ben Flower, jugador de rugby de Wigan Warriors, por pegarle dos piñas en el piso a Lance Hohaia, del St Helens, durante la final de la Super League.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario