SOBRE JUSTICIAS Y REFORMAS

El historiador Casanello no es el juez Moro

"Si no hay pan, que haya circo": la frase es utilizada a menudo por políticos, periodistas y sociólogos en referencia a la tarea del Poder Judicial en una coyuntura complicada, y se refiere al famoso "pan y circo" ("Panem et circenses" en el latín que utilizó para redactarla el poeta romano Juvenal en el año 100 a.C., quien hacía referencia a la práctica de Julio César de proveer trigo en forma gratuita a unos 200.000 ciudadanos romanos pobres o vendérselo a precio simbólico, y de ofrecer costosas representaciones circenses y otras formas de entretenimiento como medio para ganar poder político). Mal que le pese a muchos argentinos, bastante diferencia hay entre el juez brasilero Sergio Moro y el argentino Sebastián Casanello.

"(…) desde hace tiempo —exactamente desde que no tenemos a quien vender el voto—, este pueblo ha perdido su interés por la política, y si antes concedía mandos, haces, legiones, en fin todo, ahora deja hacer y sólo desea con avidez dos cosas: pan y juegos de circo."
Juvenal,
Sátiras X, 77–81.

por EDGAR MAINHARD

El periodista Carlos Pagni realizó una muy correcta comparación en su editorial del programa Odisea Argentina (TN) entre el valiente juez brasilero Sergio Moro y el mucho menos valiente magistrado argentino Sebastián Casanello: no son acciones equivalentes el batallar contra la corrupción del poder vigente que investigar la corrupción del poder que ya no es.

Por lo tanto, Casanello es un antropólogo o historiador y Moro es un juez. Durante los días que Cristina Fernández de Kirchner gobernaba, Casanello fue famoso por su inacción, que un día en la Redacción le mereció al periodista Gustavo Valdez la apreciación de que el magistrado parecía "una tortuga" y lo escribió y lo reiteró. Era tan acertada la definición que fue popularizada.

Es cierto que Casanello, al menos, no cerraba los expedientes sino que los 'cajoneaba' y cuando los Kirchner fueron historia, los desempolvó para comenzar las citaciones a indagatoria, etapa previa indispensable para los procesamientos.

Pero siempre quedará la duda si él no cerraba los expedientes porque tenía un plan o porque la presión de la opinión pública fue tal que él no podía arriesgarse a varios pedidos de juicio político que se resolverían cuando los K ya no estuvieran.

Casanello asumió al frente del Juzgado Federal N° 7 en octubre de 2012, transformándose, con 37 años, en el juez más joven de Comodoro Py. Los famosos programas de Jorge Lanata sobre "La Ruta del Dinero K" aparecieron en la pantalla de Canal 13 en abril de 2013. Cristina Fernández de Kirchner abandonó el poder el 10/12/2015. Casanello resolvió recuperar la velocidad en abril de 2016.

Obviamente no es el juez Moro, quien investigó varios capítulos diferentes de corrupción agrupados como 'Lava Jato' (que refiere a un lavadero de autos), a partir de 2008, cuando acusó al empresario Hermes Magnus de lavar dinero en su empresa Dunel Indústria y Comércio, fabricante de componentes eletrónicos. Luego su pesquisa escaló hacia diferentes investigaciones que terminaron con la identificación de 4 grandes grupos criminales, dirigidos por Carlos Habib Chater, Nelma Mitsue Penasso Kodama, Raul Henrique Srour, y el cambista Alberto Youssef, quien había adquirido un vehículo Range Rover Evoque para Paulo Roberto Costa, ex-director de Petrobras. A partir de entonces, y mediante la aplicación del régimen de delación premiada, escaló rápidamente hacia el poder político y empresarial.

El deterioro del gobernante Partido dos Trabalhadores en Brasil y de su posible sucesor Partido Movimiento Democrático Brasilero, se vincula con la actividad incesante del juez Moro, quien no sólo embistió contra el dirigente político más popular de su país -Luiz Inácio Lula da Silva- sino también contra el actual presidente de la Cámara de Diputados y 'hombre fuerte' del próximo gobierno, Eduardo Da Cunha; y hasta tiene enfocado al próximo presidente de Brasil, Michel Temer.

Es evidente que Casanello y Moro no son comparables. Y que Casanello haya recibido el apoyo del papa Francisco (Jorge Omar Bergoglio) para avanzar en sus citaciones, tal como se afirma desde que el legislador porteño Gustavo Vera lo deslizó, y lo repitió Joaquín Morales Solá el domingo 17/04 en el diario La Nación, es muy preocupante porque también el pontífice católico apostólico romano, elegido en marzo de 2013, recibió y homenajeó a Cristina Fernández de Kirchner hasta el 10/12/2015, ¿y ahora estaría dando alas a Casanello?

La Justicia es bien diferente a la necrología. Y el trabajo de arqueólogo es distinto al de juez de la Nación. Precisamente ese es el tema central que se debate hoy día: si la Justicia federal cambiará a partir de la presidencia de Mauricio Macri, o si seguirá siendo la misma de siempre, la que tolera las injusticias y los excesos del poder de turno para recuperar la memoria sobre esos hechos y personas cuando otra gente llega al poder.

Así como ahora Casanello se indigna con los videos de gente funcional al kirchnerismo contando, o pesando, el dinero inexplicable en una oficina en Puerto Madero, hay quienes consideran inaceptable que magistrados federales, según las versiones más conspiranoicas, cuando dictan un procesamiento coticen cuánto costaría el desprocesamiento. Es probable que sólo sea una habladuría pero si existe el rumor es porque el comportamiento de la Justicia ha habilitado la especulación, y no es confiable ante la sociedad un sistema bajo sospecha.

Por ese motivo el ministro Germán Garavano propuso el conjunto de reformas agrupadas con el genérico nombre de "Justicia 2020", y mucho de lo que sucede hoy día tiene que ver con esa propuesta del Ejecutivo Nacional.

No hay "tortugas" acerca del pasado porque se está disputando el presente. Los tribunales de Comodoro Py quieren frenar la devaluación de una porción de su poder, tarea indispensable para reconstruir el fuero. Y le ofrecen al presidente Macri la cabeza de los que se marcharon, que gozan de impopularidad, y así también agradan a la opinión pública. Pero el debate es otro, y hay que decidir entre homologar la arqueología judicial o re cupera r la Justicia, ejecutando así una reforma estructural decis i va en la sociedad argentina.

Si Macri acepta 'la doctrina Casanello' se expone a convertirse en Cristina cuando abandone el poder, y él debería recordar que los mandatos de los políticos son, en general, más breves que los de los jueces.

En cuanto al inicio de esta nota: no da ni para comenzar la valentía del juez Moro y el oportunismo del juez Casanello, Papa mediante.

Enterate de todas las últimas noticias desde donde estés, gratis.

Suscribite para recibir nuestro newsletter.

REGISTRATE

Dejá tu comentario